domingo 20 de junio de2021

Sosa puso su nombre en la historia del wushu
Sosa puso su nombre en la historia del wushu
+ Deportes

Sosa puso su nombre en la historia del wushu

La mendocina compitió en el certamen desarrollado en Colombia y le dio a la Argentina por primera vez la medalla de bronce en taolu.

  • jueves, 15 de agosto de 2013
Sosa puso su nombre en la historia del wushu
Sosa puso su nombre en la historia del wushu

Las artes marciales orientales nacieron como resultado de la búsqueda del hombre de una disciplina que le enseñara a encontrar el equilibrio entre cuerpo y espíritu, basándose en teorías propias, ya sea del budismo Zen o del Taoísmo, entre otros. Entre aquellas artes surgió el Kung Fu practicado hasta hace unos años como tal y que hoy se conoce como wushu.

Este equilibrio es la búsqueda constante de Natalia Sosa Avallone, quien en los últimos Juegos Mundiales de Cali 2013, realizados en el Coliseo Evangelista Mora, logró la medalla de bronce, dejando atrás a una de las campeonas mundiales, la china Xiaoling. Primero quedó China y segunda, Canadá.

La mendocina con destacada trayectoria a nivel nacional e internacional, hizo historia en el mundo del wushu argentino, siendo la primera argentina en lograr un podio en taolu (formas) en este certamen, para deportes no olímpicos (pero reconocido por el Comité Olímpico Internacional).

Entre 23 países participantes, Argentina estuvo representada por Natalia y el platense Matías Lere, quien obtuvo el cuarto lugar en palo (taolu). Ambos, dejando una buena impresión entre las grandes potencias del deporte.

Un largo camino

Con 14 años, Natalia comenzó a obtener títulos nacionales en la categoría de junior. Luego compite en el Sudamericano 2005 donde consigue tres medallas de oro. Y hace el salto a mayores profesional obteniendo excelentes resultados, para obtener podios en Sudamericanos y Panamericanos posteriores. Desde hace cuatro años, Natalia Sosa viene trabajando para superar sus anteriores logros. Lo cual se vio manifestado en estos Juegos Mundiales de Colombia.

Mientras que Argentina se presentó con sólo dos participantes, uno por rama, China lo hizo con 9. Por lo que las posibilidades eran escasas. Sin embargo, Sosa aprovechó esa pequeña chance.

Clasificando a la final entre las cinco competidoras (China, Canadá, Hong Kong, Brasil y Argentina), la ilusión de hacer podio se hacía palpable. Y así fue.

“A Canadá ya le había ganado en un Panamericano. Brasil y China quedaron afuera, tras un error, y por eso entró ella en el tercer lugar”, aclaró José Luis Sosa padre y vicepresidente de la Federación Argentina de wushu y entrenador oficial de Argentina.

Nacida entre tatamis

Algo natural crecer con el wushu. “Cuando era chica mi papá no quería que practicara artes marciales. Y con la picardía que uno tiene de niña, aproveché que había un profesor de karate en el gimnasio e iba a entrenar a escondidas. Tenía 4 años”, contó Natalia.

Y continuó: “Un día me descubrió y comprobó que no iba a jugar o molestar a los demás y que me lo tomaba en serio. A partir de ahí me tomó de alumna. Comencé con la parte tradicional (técnica) del kung fu. Y a los 14 años, en una competencia me enamoré de las acrobacias del wushu. A medida que pasó el tiempo, me di cuenta del verdadero sentido de esta arte marcial”.

-¿Qué significa el wushu para vos?

-Es la familia. Todos unidos por una misma pasión y la relación que se manifiesta con gente de diferentes países. Y sobre todo, es la superación de uno mismo no sólo en la práctica sino en todos los sentidos de la vida.

El sueño

“Irme a China a practicar y perfeccionarme, experimentar, y después aplicar todo lo aprendido acá, en nuestro país. Porque creo que para crecer en el wushu en Argentina, hace falta ir a la cuna de este deporte”, expuso.

El legado de Natalia

“La idea es perfeccionarme. Y transmitir valores de humildad, respeto y compañerismo. Eso me interesa inculcar en los más chiquitos”, confió la medalla de bronce, quien actualmente da clases.

-¿Te ves reflejada en tus alumnitos?

-Sí, mucho. Recuerdos de mis comienzos. Quiero que entiendan en qué se basa el wushu. Te llena el alma. Es un equilibrio entre lo espiritual y el cuerpo.

El orden del wushu

“Está en el primer lugar de mi vida, y a las competencias no voy puntualmente a vencer a alguien,voy como superación personal. Es una pasión. Además, practicar wushu para nosotros es una superación constante porque no contamos con materiales e infraestructuras adecuada. Todo lo que hacemos es a pulmón. Y llegar a un nivel como estos Juegos y obtener una medalla, es un gran premio al sacrificio”, expresó.

Tras estos Juegos en Colombia y su premio,  Natalia Sosa fue invitada a competir en el Mundial de Malasia para los países asiáticos. Esto sería otro premio a su mérito pero “todo depende del apoyo que podamos conseguir”, concluyó.