sábado 6 de marzo de 2021

Candela está orgullosa de su Uspallata y no se cansa de recomendar visitarlo.
Sociedad

Vendimia 2021: descubrí qué es lo que más le gusta de su departamento a la Reina de Las Heras

En su segundo año de mandato Candela Ávila piensa retomar los proyectos que no pudo concretar en pandemia. La montaña se cuela siempre en su discurso e invita a conocerla.

Candela está orgullosa de su Uspallata y no se cansa de recomendar visitarlo.

Es una reina montañera, nacida en el corazón de los colosos de piedra que coronan el Oeste provincial y a pocos kilómetros del centinela de nieve de los Andes. Candela Ávila (20) comienza su segundo mandato como Reina de Las Heras y la soberana uspallatina invita a recorrer su departamento destacando los paisajes por los que alguna vez pasara San Martín con su ejército.

Ella se subió al trono lasherino en la fiesta realizada en 2020 llamada “Retazos de historia” para cumplirle un sueño a su mamá. No se imaginaba que su mandato duraría dos años debido al coronavirus.

Tras un año duro, en el que poco pudo hacer, este nuevo mandato viene cargado de ilusiones y de proyectos para llevar adelante. Hace poco menos de un mes participó de la apertura del calendario virtual, con formato renovado, y pudo homenajear a Josefina Di Pietro, quien hace 75 años fuera Reina Nacional de la Vendimia de este departamento, fallecida recientemente.

Este es uno de los departamentos más grandes, más ricos y cargados de paisajes inigualables. Creo que tiene una gente hermosa y es como si fuéramos todos una gran familia. Es un lugar excelente”, dice la joven soberana que es profesora de música, toca el saxo y el piano. Además es técnica de Comercio Internacional y Aduanas.

Un valle de película

Candela asegura que Uspallata es el lugar que más la representa. Nacida en este distrito lasherino, no duda en indicar que es un valle de película. “Uspallata es mi lugar elegido porque es donde me crié. Es un valle de película, lleno de paisajes por todos lados y con sus historias. San Alberto es también uno de mis sitios porque está rodeado de un arroyo y ahí siempre hay gente que va a pasar el día”, cuenta Candela quien fue candidata por su distrito gracias a que su madre la anotó sin que ella lo supiese.

Para Candela, crecer en Uspallata es crecer rodeados de familiares que no son de sangre y, siempre que alguien necesita algo, hay un vecino disponible para ayudar. “Es muy lindo porque podés salir a las cinco de la mañana sin ningún problema, podés dejar la llave de la camioneta puesta o querer comprar algo sin dinero que igual se sabe que al otro día se paga. No son cosas que pasen en la ciudad”, dice la profesora de música.

También asegura que en “el valle” ser adolescente no es fácil porque hay que trasladarse mucho para estudiar, por ejemplo, pero cree que de todas maneras tiene más pros que contras. “Y si hablamos de vida nocturna, también se pueden hacer cosas, no hay tantos boliches como en Ciudad, pero igual hay”, indica.

Más allá de los bellos paisajes, su Reina asegura que Las Heras “tiene gente hermosa” que funciona “como una gran familia”. Pero su corazón mira siempre a Uspallata.

Lugares favoritos

Saliendo de las montañas, Candela dice que Las Heras tiene muchos atractivos turísticos, como el Campo Histórico El Plumerillo, donde el general San Martín preparó al Ejército Libertador. Pero vuelve a su “zona de confort” y señala que sus favoritos son Villavicencio, el camino del Inca –declarado Patrimonio Histórico por la Unesco-, el Cristo Redentor en el límite con Chile, y el Aconcagua, como no podía ser de otra manera. Respecto del Coloso de América, apunta: “Es un lugar que a veces no estamos acostumbrados a valorarlo pero vienen turistas de todo el mundo a visitarlo. Es imponente y siempre hay que ir a verlo. Tengo planes de subir en algún momento y aunque me he estado preparando, yendo al Duraznito, todavía no he podido hacerlo. Igual, el paisaje desde esos lugares es inigualable”, remarca.

Además de los sitios mencionados, Candela recomienda visitar, sin dudas, la reserva natural Villavicencio y también el circuito de El Challao. En su discurso, la montaña está presente siempre. “También me gusta un sitio que se llama La Costanera, cercano al hotel de Uspallata, donde podés ir a estudiar. Es un lugar que está lleno de estudiantes que van a buscar tranquilidad. Cuando tenía que mandar audios tocando un instrumento para la facultad, me iba ahí. Es magnífico”, subraya.

Un año con la corona

Candela admite que ha sido un año atípico y que no pudo llevar adelante todos los proyectos que hubiese querido. Sin embargo, cuenta que realizaron la campaña “No más hambre” y que actualmente acompaña a Ciro, quien tiene 8 años y necesita una cirugía reconstructiva auricular. Para ayudar, ayer estuvo en La Costanera donde se llevó adelante un evento para recaudar fondos encabezado por Javier Sosa de Chef sin Fronteras.

Por último, dedica unas palabras a Di Pietro, a quien conoció cuando salió electa y fue una compañía para ella durante este primer año de mandato. “Le tenía mucho cariño, fue muy lindo verla días antes y homenajearla. Creo que lo pudo disfrutar con las personas que más quería”, termina.

Los recomendados de su majestad

Estas son las recomendaciones de Candela Ávila para quienes visiten Las Heras.

-Un lugar único de Las Heras: La reserva natural Villavicencio.

-Un lugar para ir durante la mañana: El cerro Siete Colores.

-Un lugar para ir durante la tarde: Costanera, en Uspallata.

-Un lugar para ir a la noche: Circuito El Challao o el mirador del cerro Vía Crucis, en Uspallata.

-Un lugar histórico: Sin dudas, el campo histórico El Plumerillo.