Una niña salvó a su familia al advertir que se quemaba su casa en Ciudad

Luis Ezequiel Arrieta dueño de la vivienda, muestra cómo quedó la vivienda despues del incendio. Foto: José Gutierrez/ Los Andes
Luis Ezequiel Arrieta dueño de la vivienda, muestra cómo quedó la vivienda despues del incendio. Foto: José Gutierrez/ Los Andes

“Gracias a Dios estamos vivos, pero quedaron atrapados nuestros dos perros y nuestros pájaros”, dijo Ezequiel, padre de Antonella, de 9 años. Perdieron todo y piden colaboración.

Una familia del barrio San Agustín, en La Favorita, quedó en la calle tras un incendio ocurrido durante la madrugada de ayer, en el que perdieron absolutamente todo.

El siniestro tuvo origen en un espiral para ahuyentar mosquitos colocado a un costado de la cama de uno de los hijos y, según pudo saberse, el fuego arrasó rápidamente todos los ambientes de la vivienda, situada en el lote 7 del mencionado barrio.

La vivienda era habitada por Ezequiel Arrieta (29) y Romina Ureta (28), que tienen dos hijos: Antonella (9) y Dylan (7).

Incendio en una vivienda ubicada en el lote 7 del barrio San Agustín de  La Favorita de Cudad. 
Luis Ezequiel Arrieta dueño de la vivienda, muestra como quedó la vivienda despues del incendio.
El fuego fué causado por un espiral mientras dormían
 Foto: José Gutierrez/ Los Andes
Incendio en una vivienda ubicada en el lote 7 del barrio San Agustín de La Favorita de Cudad. Luis Ezequiel Arrieta dueño de la vivienda, muestra como quedó la vivienda despues del incendio. El fuego fué causado por un espiral mientras dormían Foto: José Gutierrez/ Los Andes

Alrededor de la 1 de la mañana Ezequiel decidió colocar un trozo de espiral a un costado de la cama de su hija para evitar la presencia de mosquitos, según comentó en diálogo con Los Andes.

“Un rato antes me había dicho que los mosquitos la estaban molestando, así que aproveché que tenía un trozo de espiral. Nos fuimos a dormir sin imaginar la tragedia. Poco después, alrededor de la 1.45 o 2 de la mañana, el primer calor despertó a la nena, que enseguida me alertó de lo que estaba sucediendo”, contó.

“Todo se dio rapidísimo y parece que el fuego estaba esperando que saliéramos para terminar de propagarse. Me apuré a sacar a toda la familia a tiempo y, afortunadamente, nos salvamos, pero quedaron nuestros dos perros debajo de la cama y nuestros pájaros. Los chicos están destruidos”, agregó.

Según dijo, una prenda de vestir --o un trapo que estaría sobre la cama-- cayó en el espiral y generó el fuego en todos los ambientes: en un principio en la propia habitación que los niños compartían con sus padres (divida con un mueble) y luego la cocina-comedor.

Según se supo, el techo de machimbre no demoró en ser alcanzado por las llamas en cuestión de segundos.

“Nos nos quedó nada. Perdimos todo lo que teníamos en el interior de la vivienda que tanto nos costó alcanzar, además de los destrozos en la propia construcción. Me quedé, incluso, sin el teléfono celular, documentación y por supuesto sin los artefactos como heladera, cocina, camas, mesa. Perdimos todo, pero estamos vivos y pienso que podría haber sido peor”, alcanzó a señalar Ezequiel poco antes de acudir acompañado por un vecino a realizar la denuncia correspondiente.

El damnificado, que trabaja en una empresa que provee servicio de Internet, sostuvo: “Esto es una verdadera pesadilla. Quisiera despertarme de este sueño horrible y que lo que nos ocurrió no sea cierto”.

En medio del desastre, los hijos de la pareja fueron llevados a casa de familiares que viven en la misma zona en medio del llanto desconsolado y de la conmoción.

“Lloraban sin parar, no solo por lo sucedido, sino por sus perros que no pudimos rescatar. Insisto, estamos vivos y eso es lo que realmente importa”, relató.

Intervinieron los bomberos de la Policía de Mendoza, además de voluntarios de Ciudad y Godoy Cruz.

Francisco Sosa, integrante de este último cuartel, dijo a Los Andes que el panorama anoche era desolador.

“No quedó absolutamente nada de esa vivienda”, dijo, en tanto que brindó contactos de vecinos de la familia afectada para efectivizar donaciones de todo tipo.

Romina Ureta pidió ayuda material: desde camas, colchones, ropa, calzado, vajilla, artefactos eléctricos, mesa, sillas y todo lo que requiere armar nuevamente una casa.

“Nos costó muchísimo llegar a tener nuestra vivienda y ahora siento que tenemos que comenzar de cero. Agradecemos a toda la gente que nos está dando una mano y seguimos pidiendo ayuda para superar este mal trance”, indicó la mujer, para agradecer la rapidez con la que actuó su hija Antonella.

“Ella nos salvó la vida”, exclamó, todavía conmocionada.

Incendio en una vivienda ubicada en el lote 7 del barrio San Agustín de  La Favorita de Cudad. 
Luis Ezequiel Arrieta dueño de la vivienda, muestra como quedó la vivienda despues del incendio.
El fuego fué causado por un espiral mientras dormían
 Foto: José Gutierrez/ Los Andes
Incendio en una vivienda ubicada en el lote 7 del barrio San Agustín de La Favorita de Cudad. Luis Ezequiel Arrieta dueño de la vivienda, muestra como quedó la vivienda despues del incendio. El fuego fué causado por un espiral mientras dormían Foto: José Gutierrez/ Los Andes

Mientras tanto, dijo que su hijo Dylan fue atendido por médicos de la sala asistencial de La Favorita. “Pero está bien, aparentemente no tiene nada grave. Podría haber sido una tragedia mucho peor y agradezco que estemos vivos”, señaló.

Cómo y dónde ayudar

Quienes deseen efectuar donaciones pueden contactarse a los siguientes teléfonos de vecinos de la familia afectada: 2616 85-3287 (Pancho, tío de Romina); 2615 57-5027 (Iván, referente de La Favorita y amigo) y 2615 98-5690 (Germán, vecino de la pareja).

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA