martes 26 de enero de 2021

La protesta tuvo más de tres cuadras de manifestantes rodeando el “kilómetro cero” desde primeras horas de la tarde. / José Gutiérrez
Sociedad

Una multitud pidió el “fin de la cuarentena” en las calles de Mendoza

Hubo principalmente reclamos en contra del Gobierno, pero también se hicieron presentes las quejas contra la OMS, la reforma judicial e incluso la obligatoriedad de la vacuna.

La protesta tuvo más de tres cuadras de manifestantes rodeando el “kilómetro cero” desde primeras horas de la tarde. / José Gutiérrez

El ambiente se respiraba enrarecido desde los primeros minutos del lunes. Es que antes de irse a dormir, miles de mendocinos se encontraron con el DNU de la Nación publicado a medianoche, donde se establecía que el Gran Mendoza, Tunuyán y Tupungato deberían regresar a la etapa de Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO). La fundamentación era clara, y ya había sido advertida por Fernández el viernes: la gran cantidad de contagios y la situación del sistema de salud, de algunos departamentos de Mendoza y de 17 provincias más.

Durante la mañana de ayer, las conclusiones y lecturas fueron variadas; con el misterio de si la Provincia debería regresar a Fase 1 -la más restrictiva de todas y la del inicio de la pandemia- o no. En este contexto, miles de mendocinos salieron a la calle por la tarde; en la marcha denominada Banderazo del 12-O (12 de octubre), y en la que el pedido fue unánime: que se levante la cuarentena.

Horas antes, el gobernador Rodolfo Suárez había anunciado y aclarado en conferencia de prensa que ni el pedido del presidente Alberto Fernández ni la intención del gobierno local era regresar a Fase 1. No obstante, aclaró que aquellas flexibilizaciones anunciadas a fines de la semana pasada quedaban sin efecto por medio del DNU nacional. Y fue eso lo que, a juzgar por sus declaraciones; más molestó a los mendocinos que marcharon durante la tarde de ayer.

“Necesitamos que la Nación deje de meterse en lo que hace Mendoza. Para algo tenemos gobernador nosotros; y si el pueblo lo votó, es para que tome las decisiones de qué se tiene que hacer acá”, sintetizó contundente Mariela, entre las palmas y las bocinas de los presentes; sin dejar de hacer flamear su bandera.

La protesta tuvo más de tres cuadras de manifestantes rodeando el “kilómetro cero” desde primeras horas de la tarde. Los Andes

Reclamos

Entre los variados pedidos, sobresalió el apoyo al Gobierno Provincial. “Mendoza tiene autonomía, puede tomar sus propias decisiones. No podemos permitir que el presidente pase por alto a nuestros gobernantes”, destacó a su turno Agustín. A unos metros se veía un cartel claro que rezaba: “Apoyamos a nuestro gobernador Rodolfo Suárez”.

La marcha comenzó pasadas las 16:30 de ayer, y juntó más de tres cuadras de gente -por San Martín desde Catamarca hasta pasando Amigorena; y por Peatonal, entre San Martín y 9 de julio-. Fue, por lejos, la que más manifestantes congregó desde que comenzaron estas marchas durante la cuarentena.

La mayoría de los asistentes llevaba su bandera argentina, ya sea traída de casa o comprada a los oportunos vendedores ambulantes de siempre. Además de los que llegaron caminando y se instalaron en el Km 0 e inmediaciones, también participaron conductores; quienes con sus bocinas acompañaron el pedido; y también con las banderas colgadas en sus ventanillas, en sus baúles o capots.

El presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Fernández fueron los principales blancos de las críticas, aunque no faltaron los carteles en contra la OMS, la reforma judicial y también contra la “vacuna obligatoria”. Hasta había un grupo de personas que juntaba firmas para rechazarla, aunque fueron increpados por algunos otros manifestantes.

Preocupados

“Es una expresión que usan los libertarios del mundo para pedir a los gobiernos que no se tomen atribuciones excesivas”, explicaba un joven que portaba una bandera amarilla con una víbora y la expresión “don’t tread on me” (“no pases sobre mi”, en español). El mismo joven luego, con su bandera, se posicionó en la intersección de San Martín y Garibaldi, saltando y gritando “¡Li-ber- tad!, ¡Li-ber-tad!”, junto con otros manifestantes.

“Hoy sale la nota que dice que la OMS ha recomendado no hacer cuarentenas tan largas. Somos el país con más tiempo de cuarentena, la economía está muerta; y tenemos una altísima tasa de contagios. Necesitamos trabajar, no tiene sentido seguir en ASPO o en Fase 1. ¡no ha servido de nada!”, se quejó por su parte Ana María, mientras no dejaba de golpear su cacerola de forma más que ruidosa.

Trabajadores de algunos gimnasios y también gastronómicos de Mendoza participaron de la marcha. “Estamos acá, no solo apoyando a nuestro sector, sino al pueblo en general. Es imposible seguir así”, indicaron.

Entre los aplausos y los bocinazos, se intercalaban cantos en contra del gobierno nacional, el infaltable “el pueblo unido jamás será vencido” y la reiterada entonación del Himno nacional argentino.

Cerca de las 18:30, algunos manifestantes realizaron una suelta de globos celestes y blancos, al tiempo que encendieron algunas bengalas de esos colores. Eso derivó en un extenso aplauso; acompañado de una potente entonación del Himno y de un enérgico grito de: “¡Ar-gen-tina!” repetido una y otra vez.