martes 19 de enero de 2021

Sociedad

Una joven mamá mendocina con cáncer tuvo que reclamar por redes un medicamento que su prepaga no le quiso cubrir

La mujer de 42 años enfrenta un cuadro agresivo con metástasis y necesita ingerir un suplemento para aumentar de peso. La empresa de Salud respondió y aseguró que el problema está en vía de solución.

Las ganas de vivir sobran, la alegría nutre de fuerzas en el día a día y los desafíos no son obstáculos sino metas a superar. Sin embargo el tiempo es uno, avanza indefectiblemente y su aprovechamiento al máximo se transforma en la piedra angular de la vida cotidiana.

Esa es la situación de Cecilia Fernández, una joven mamá de 42 años que vive en Godoy Cruz y que padece un cáncer agresivo que tiene metástasis en varias partes de su cuerpo. Su tránsito por la enfermedad arrancó hace siete años, unos meses después que su hermana falleciera producto de otro cáncer. Esto motivó a que se realizara un chequeo de rutina a las pocas semanas con la triste noticia de que le detectaron nódulos y calcificaciones en las mamas. “Vieron algo sospechoso, era un cáncer en puerta y estaba encapsulado”, detalló a Los Andes.

Debido a esto tuvieron debió someterse a una operación para extraerle ambos pechos. Su recuperación fue rápida y con sus 38 años y su amor por la vida rápidamente se recuperó y salió adelante. Así pasaron los días, los meses y los años; y el cáncer que parecía ser solo un amargo recuerdo y una prueba superada volvió a mostrar su temeraria presencia en 2019 tras la inflamación de un ganglio en la axila.

Algo no había sido retirado correctamente de la mama y un nuevo tumor en el pecho, con metástasis en el hígado, pulmones y huesos. Ante este panorama tuvo que someterse a la extirpación de ovarios para evitar la producción de hormonas que terminaban alimentando el tumor de mamas.

“En enero de este año comencé la toma de pastillas de quimioterapia y anduve muy bien, pero en julio el tumor en el hígado empezó a aumentar de tamaño y esto decantó en que la quimio con comprimidos fuera rechazada por mi cuerpo. Debido a esto tuvieron que hacerme una biopsia el 12 de noviembre y ahí me comunicaron que la enfermedad está avanzada y es grave”.

Cecilia necesita el suplemento alimentario para recuperar peso tras los intensos tratamientos médicos. Foto Facebook.

El agravamiento del cuadro, sumado a la intervención para la biopsia llevaron a que Cecilia bajara de peso de forma brusca: si bien es una persona de estatura baja y contextura delgada, en cuestión de días perdió 7 kilos y llegó a pesar 47 kilos. Ante esto el médico de cuidados paliativos le prescribió el suplemento dietario Ensure Clinical, una bebida que se consume un envase -220 cc- por día: “Bajé rápido de peso y necesito alimentarme muy bien para que mi cuerpo se fortalezca”, remarcó.

“El médico le pidió cinco envases para ver cómo lo toleraba y como el trámite se hace online tuve que hacer mandar el petitorio a Sancor Salud, que es la prepaga que tengo. Pero ellos lo rechazaron alegando que necesitaban la historia clínica, cuando llevo varios años en tratamiento. Después de varias idas y vueltas presento la historia clínica y me lo rechazaron argumentando que no me lo cubría”, expresó con mucha frustración.

La publicación de Cecilia en Facebook se viralizó rápidamente.

En este contexto es que su médico le solicitó un estudio genético, una suerte de “test genético que sirve para conocer cómo se desarrolla la enfermedad y que los especialistas puedan frenarla con el mejor remedio y saber si es hereditaria” -como explica la propia paciente-. Sin embargo “me respondieron al mes que el Plan Médico Obligatorio no cubría ese estudio –sumado a otras respuestas bizarras de por medio- lo que me obligaba presentar un recurso de amparo, pero la pérdida de tiempo que significaba me llevó a pagarlo de mi bolsillo. Fueron $43 mil”, explicó la joven mamá.

“Sancor no cumple en fecha las autorizaciones, la semana pasada tenía turno para la quimioterapia –habiendo mandado los papeles un mes antes- pero no llegó la autorización y perdí la sesión. Ahora estoy débil y psicológicamente es terrible el daño que te hacen, no pido una cirugía estética o unas uñas esculpidas. Puedo morirme. Tengo la vida pendiendo de un hilo te mandan de vuelta cuando querés validar algún tratamiento porque ‘la letra del médico no se lee’”.

La respuesta de la prepaga

Sobre el cierre de este artículo desde la prepaga Sancor Salud se contactaron con diario Los Andes para informar que el caso de Cecilia Fernández se había ‘encaminado’ y los inconvenientes habían sido resueltos.

La orden que recibió esta tarde Cecilia, en la que autorizan la entrega del remedio, luego de que su caso se viralizara en las redes.

La propia paciente detalló que durante la tarde de este martes una empleada de la prestadora la contactó por teléfono para informarle que había sido autorizada la orden para entregarle el suplemento dietario y que “una persona en particular iba a resolver todos mis requerimientos”.