Una iniciativa solidaria logra que alumnos mendocinos de bajos recursos tengan su campera de egresados

Chicos de la escuela Arturo Jauretche donaron campera de promoción a alumnos de una escuela del Carrizal de Abajo. Gentileza: Eric Farias.
Chicos de la escuela Arturo Jauretche donaron campera de promoción a alumnos de una escuela del Carrizal de Abajo. Gentileza: Eric Farias.

La campaña se titula "Mi campera, tu campera". Busca que los estudiantes sin recursos para adquirir buzos puedan hacerlo y celebrar su promoción.

Primero empezaron a hacerlo los estudiantes secundarios, luego se sumaron los del nivel primario y ahora hay veces en los que ni siquiera hace falta terminar un ciclo para hacerse un buzo que presente la promoción que están transitando. Es una costumbre instalada entre los alumnos mendocinos e incluso, en tiempos habituales, hasta se hacen concursos para ver qué escuela tiene el mejor diseño.

Pero este año, por la pandemia, todo es diferente. Sin embargo, una empresa de la provincia volvió a llevar adelante una iniciativa solidaria llamada “Mi campera, tu campera”. La idea, en resumidas cuentas, es que una escuela secundaria de algún departamento (van variando por año) elija a otra primaria (a la que asistan alumnos que no tengan posibilidades económicas accesibles) y les donen la ropa que ellos elijan para usar el año en curso.

En esta ocasión y contexto adverso, claro que todo fue diferente pero la emoción y la alegría de los chicos que recibieron las camperas fue la misma de siempre o aún mayor.

“Una escuela con la que lo hicimos este año es la Arturo Jauretche de Ugarteche. Una promoción eligió a la escuela Dorrego del Carrizal de Abajo (ambos establecimientos educativos situados en Luján de Cuyo)”, contó Jesús Muñoz, de la empresa Bless Egresados, de Ciudad de Mendoza, que justamente se dedica a realizar indumentaria para egresados. “Hicimos camperas para 12 niños más la maestra (Carina Arias, señorita de 7° grado). En medio de una pandemia que ni siquiera podés darte la mano, fue emocionante. Una mamá habló y se puso a llorar porque no imaginó que en este contexto los chicos iban a tener sus camperas”, expuso.

Un año distinto, nuevos caminos

Bless Egresados es un comercio familiar pequeño que empezó hace 10 años, en la cochera de una casa y como un pequeño emprendimiento familiar.

Si bien hace cuatro años que lograron abrir un negocio, como se dedicaban exclusivamente a los egresados, tuvieron que adaptarse a la crisis de la cuarentena y ahora están rebuscándoselas.

“Siempre, de año a año, nosotros terminamos la temporada en mayo y por esto de la pandemia este año vamos a terminar en septiembre. En marzo de cada año se comienza con la próxima temporada, que en este caso debería haber sido la 2021, y recién están empezando ahora a reactivarse algunos grupos. Hay algunos colegios para la temporada que viene pero no es lo mismo de años anteriores”, se explayó Muñoz.

Al tiempo, el dueño del lugar que llevó adelante la iniciativa solidaria a pesar de todo, comentó que se están reinventando e incorporando otros productos. “Hacíamos exclusivamente indumentaria para egresados pero por las circunstancias estamos con muy poquito de este trabajo para estudiantes”, concluyó el emprendedor.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA