Una abuela y una maestra ayudaron a caminar y pagar la adaptación de una prótesis ortopédica para un albañil

Ramona Solorza donó pierna ortopédica a  Alberto Berón para que tuviera su prótesis
Ramona Solorza donó pierna ortopédica a Alberto Berón para que tuviera su prótesis

El pueblo de Las Malvinas, en San Rafael, está movilizado por esta historia solidaria entre vecinos del departamento. También colabora Fierritos Solidarios, una entidad que se dedica a reunir alimentos, ropa y otros elementos para quien lo necesita.

Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas puede cambiar el mundo”. La frase, de Eduardo Galeano, no podría representar mejor la historia que inició de manera espontánea Bibiana López, docente de sexto grado en la escuela 1-094 Jacinto Botana de Las Malvinas, en San Rafael.

Una historia cargada de amor y solidaridad que generó una fuerte movida en toda una comunidad y en la que también participó Fierritos Solidarios, institución fundada a pulmón por Silvia Romero, que trabaja en pos de los más necesitados.

Bibiana, que vive en Cuadro Benegas, observó a un albañil que realizaba tareas en el techo de la escuela de Las Malvinas con una particularidad: tenía una pierna amputada y utilizaba muletas. El hombre, Alberto Berón, vecino de San Rafael, le comentó que, con ese trabajo, al menos podía subsistir.

La docente pensó de inmediato en la prótesis de su madre, también amputada y en desuso, ya que nunca pudo utilizar. Esa misma noche habló con ella y ambas decidieron tomar cartas en el asunto. Alberto, por su parte, se mostró feliz de poder contar con esa herramienta indispensable para mejorar su calidad de vida.

Sin embargo, el gesto de Ramona Solorza y de su hija Bibiana era apenas un primer paso, ya que luego comenzaron otra etapa, la de buscar y consultar presupuestos en ortopedias para adaptarla a la medida correcta. El costo de ese trabajo rondaba los 190 mil pesos.

Ramona y Alberto, que finalmente se conocieron hace pocas horas, padecieron en carne propia la misma situación: a ambos debieron amputarlos a causa de una trombosis.

“Y allí empezó la campaña que demostró cuánto se puede hacer con el esfuerzo de toda una comunidad. Nadie nos dio la espalda, al contrario, todos se comprometieron”, resumió Bibiana, con una sonrisa de oreja a oreja.

Estudiantes, directivos, docentes, vecinos y, por supuesto, Fierritos Solidarios se pusieron a trabajar de manera conjunta para reunir el dinero. Donaron premios (mesas servidas, tortas, postres, vinos, mercadería, etc.) y se organizó una primera rifa. Más tarde siguió llegando dinero a través de transferencias bancarias. Todo ese monto era enviado de manera directa y de forma transparente a la ortopedia sin siquiera pasar por las manos del destinatario final.

Así las cosas, entre las localidades de Cuadro Benegas, Las Malvinas y San Rafael se reunió casi la totalidad de lo necesario para que Alberto pudiera, al fin, gozar de una vida mejor y trabajar en mejores condiciones.

“Creo profundamente en estas pequeñas historias que nos alegran la vida y nos hacen mejores personas”, resumió Bibiana.

“El hombre está muy agradecido por todas las muestras solidarias, aunque creo que mi mamá es la más feliz de la historia por haber podido ayudar a alguien que necesitaba. La gente se puso al hombro la situación y debo agradecer a muchísimas compañeras, vecinos y alumnos”, agregó

Ramona, abuela de nueve nietos, de 73 años, sufrió la amputación de su pierna derecha por arriba de su rodilla. Fue en noviembre de 2020.

Su hija realizó en Pami el trámite correspondiente para obtener la prótesis mientras se desplazaba -y aprendía a vivir- en silla de ruedas.

“Fue un proceso largo y tedioso que requería forzar su otra rodilla, incluso para ello había que operarla. No lo logró y se adaptó a la silla. Hoy es muy independiente”, relató Bibiana, cuyo padre, a causa de un Accidente Cerebro Vascular (ACV), también se desplaza del mismo modo.

De todas maneras, Ramona conservó aquella prótesis y se sintió reconfortada cuando su hija le habló de Alberto. “Creo que las cosas se dan por algo, casualidad o causalidad. Aquella mañana este albañil me pidió agua caliente y ahí empezó la historia, en una escuela de Las Malvinas”, continuó. Antes de iniciar la movida, “Bibi” se dirigió a las autoridades de Pami. “No quería que se presentara algún problema legal porque estuvo siempre destinada a mi madre”, aclaró. Desde el organismo le dieron vía libre para donarla.

Claro que reunir 190 mil pesos no resultó tarea menor. “Aún restan juntar 40 mil pesos que, estamos seguros, pronto lo lograremos. Mientras tanto, la ortopedia trabaja en la adaptación de la prótesis que en los próximos días llegará al destinatario.

Donaciones

Silvia Romero, de Fierritos Solidarios, quien en todo momento recorre distintos sectores carenciados de San Rafael para ayudar a los que menos tienen, dejó su reflexión y alentó a quienes puedan seguir donando mercadería o dinero para personas en vulnerabilidad. Su teléfono es el 2604 02-2700.

Silvia, sotiene:”En estos tiempos turbulentos no siempre hay malas noticias también existen las buenas acciones merecedoras de un reconocimiento. La fe hace que las tormentas no sean tan violentas”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA