Tras una nota de Los Andes, una empresa donó materiales para construir un baño en una escuela

La docente solidaria de la escuela Tierra de Huarpes, de Guaymallén.
La docente solidaria de la escuela Tierra de Huarpes, de Guaymallén.

Se trata de una constructora, situada en Godoy Cruz. Fue a partir de la historia de Ciro y sus zapatillas donadas que cedió a su mamá. Ahora se hará realidad un baño adaptado.

La catarata de notas periodísticas y de donaciones que recibió la escuela Tierra de Huarpes, en el barrio Paraguay de Buena Nueva, Guaymallén, a partir de una historia publicada por Los Andes, no deja de sorprender. Ese artículo hablaba de Ciro, un alumno de séptimo grado a quien una maestra le consiguió zapatillas para que pudiera ir a la escuela, pero este se las cedió a su mamá.

La “seño” Valeria Juri, gestora de la situación, recibió hoy una gran noticia: una empresa constructora de Mendoza donó los materiales para edificar un baño adaptado, otro sueño de esta docente de puro corazón. Un sueño de la escuela para mejorar la calidad de vida de una niña con capacidades diferentes y problemas en su movilidad.

“Entre la gran cantidad de medios de comunicación con los que pude hablar luego de que saliera la publicación en Los Andes, hablé de la necesidad de construir un baño adaptado porque tenemos una nena que lo necesita”, relató Valeria, entusiasmada con alguna mano solidaria que se ofrezca a construirlo.

Con la ayuda de uno de sus hijos, que vive en Buenos Aires y consiguió camisetas de Independiente para ser rifadas, se reunieron 60 mil pesos.

Sin embargo, ese dinero no alcanzaba. La noticia llegó a una empresa constructora con sede en Godoy Cruz que confirmó en las últimas horas que donará los materiales.

“Es una felicidad difícil de explicar. Gracias, gracias, gracias”, dijo la docente, con 28 años de servicio y 52 de edad.

Luego de la gran ayuda que recibió Ciro al hacerse pública la historia, Valeria fue por más, decidida a ayudar a una nena de jardín que va con andador.

Estoy sorprendida con tanta solidaridad”, repitió la docente, que vive pisando un aula con necesidades.

El frente de la institución en la que trabaja la profesora solidaria Valeria Juri.
El frente de la institución en la que trabaja la profesora solidaria Valeria Juri.

El frío duele y cada año, frente al inicio de las heladas, comenzamos otro trabajo: el de las colectas interminables de zapatillas, buzos y camperas”, resumió en esa nota esta maestra, mamá de dos varones, que da clases en sexto y séptimo grado.

Las historias se repiten. Hay “miles” y todas tienen un denominador común: la pobreza y el desempleo que castigan a buena parte del país y que no escapa a la realidad de Mendoza.

“Las maestras siempre miramos los pies de nuestros niños y Ciro llegó al aula con zapatillas muy rotas. Enseguida me puse en campaña porque sé que siempre que pido ayuda la recibo y es mucha la gente solidaria y comprometida”, relata.

Así fue que Ciro, quien vive en un asentamiento cercano a la escuelase probó su nuevo calzado y partió a su casa. Estaba contento, dijo la maestra.

“Sin embargo, para mi sorpresa, al día siguiente llegó con sus viejas zapatillas. Le pregunté qué había sucedido y me contó que prefirió dejárselas a su mamá porque suele hacer changas caminando y por eso las necesita más que él”, relató conmovida. Valeria salió enseguida a buscar otro par. Buscó no sólo zapatillas, sino camperas, buzos, medias…

La de Ciro fue apenas una historia que se replicó de tal manera que ahora va por más: el baño será pronto una realidad. Las personas que pueden colaborar con la escuela pueden comunicarse al teléfono de Valeria Juri: 0261-4662763.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA