Toma de los Españoles: un ícono mendocino de la cultura del agua que espera por ser revalorizado

Cultura del agua. Lo que se conserva de esta construcción, hecho en el tiempo en que esta región era parte del Imperio Español, se mantiene a la espera de su puesta en valor. Foto: Nicolás Ríos / Los Andes.
Cultura del agua. Lo que se conserva de esta construcción, hecho en el tiempo en que esta región era parte del Imperio Español, se mantiene a la espera de su puesta en valor. Foto: Nicolás Ríos / Los Andes.

Está junto al río Mendoza y es una derivación de agua pionera, construida en la época del Virreinato. Fue declarada Monumento Nacional, pero necesita cuidados.

Una caminata junto al río Mendoza, en la zona de Cacheuta y Blanco Encalada, permite observar algunos hitos del cauce que nace en la cordillera principal y termina en Lavalle. Desde el agua, que surca las rocas sobre el puente vial de Cacheuta, hasta la zona de barrancas a la altura de la Colonia Suiza. A partir de allí, aguas abajo hasta el dique Cipolletti, empieza el sector más utilizado actualmente por la gente que busca pasar un rato junto a las frescas aguas durante los cálidos veranos.

Hace muchos años, las partes más visitadas para el veraneo fueron la costa norte en la Ciudad de Luján y ambas márgenes de Barrancas y Lunlunta, en Maipú. Y más abajo, la zona de Costa de Araujo y Nueva California, límite entre los departamentos de Lavalle y San Martín. Pero desde hace más de cuatro décadas, el punto de reunión de la gente que va al río Mendoza es Cacheuta-Blanco Encalada.

Con la llegada del nuevo milenio, las aguas dejaron su característico color marrón debido a la regulación del río a través de la presa Potrerillos. Las ahora cristalinas aguas permiten un uso más recreativo y turístico del sitio. La playita de Luján y los campings instalados en el sector son un claro ejemplo de la explotación turística. Estos sectores se encuentran bien mantenidos, pero hay otros de libre acceso que muestran la clara falta de conciencia ambiental, dado que los ocasionales visitantes dejan todo tipo de desperdicio.

A pie, o en una balsa de ráfting, una vez superado el puente del ex Ferrocarril Trasandino (otro gran hito), que cruza el río en Blanco Encalada y después de pasar por la playita de Luján, el río empieza a dejar las sierras para adentrarse a la zona cultivada. Una construcción de piedra, que parece ser el vestigio de una obra hidráulica de defensa y conducción, se encuentra sobre la margen norte.

Se trata de un lugar que llama la atención a pesar de que se encuentra a poco más de un centenar de metros del lecho principal, pero muy cerca de los brazos del Mendoza. Es la famosa Toma de los Españoles, la primera obra de derivación de agua realizada en la provincia, según los registros oficiales.

Esta obra hidráulica data de fines del siglo XVII, en la época del Virreinato, y en 1989 fue declarada Monumento Histórico Nacional. Aunque funcionó durante poco tiempo, básicamente, la obra consistía en derivar el agua proveniente del río Mendoza hacia la gran acequia o canal, hoy conocido como Cacique Guaymallén que atraviesa todo el Gran Mendoza. Lo que queda es una estructura de compactos muros de piedra que soportó varias crecidas del río y el accionar de personas desaprensivas. Varias botellas vacías alrededor y cenizas junto a los muros, muestran un paisaje de abandono.

“Los que visitan el lugar siempre nos dicen lo mismo, qué lástima que no exploten esto, que es la cuna del riego mendocino”, asegura Mario, un vecino de la zona que vive sobre la ruta 82 y es propietario de un almacén. Y agrega que, muy cerca, está la estancia de La Crucecita, que perteneciera a la orden jesuita. También recordó la existencia de un museo paleontológico privado, pero abierto al público, a menos de 200 metros. “Con todo esto, si estuviéramos en Córdoba, esto estaría lleno de turistas”, se ilusiona Mario. Como se encuentra sobre la cuenca del río Mendoza, el bien patrimonial pertenece al Departamento General de Irrigación.

Sergio Terrera, a cargo del Archivo Histórico del Agua, de Irrigación, explicó que están trabajando en estos temas desde 2018, cuando se creó el Archivo, y que ya han realizado la mensura del predio y una serie de relevamientos con el objetivo de llevar adelante acciones tendientes a poner en valor el monumento.

“Desde la Secretaría de Gestión Institucional de Irrigación se han mantenido reuniones con representantes de Patrimonio de la provincia y se han acordado estrechar lazos para acciones en conjunto que buscan sentar las bases de un proyecto sustentable y que cuente con la aprobación de los organismos nacionales que intervienen en este caso”, señaló Terrera.

Por su parte, el intendente de Luján de Cuyo, Sebastián Bragagnolo, destacó que la idea es que “el dique Toma de los Españoles sea uno de los hitos más importantes en un futuro recorrido turístico, que bien podría ser ‘La Ruta del Agua’, teniendo en cuenta que en la zona hay varios hitos: el dique Cipolletti (seguramente la obra más importante), la central hidroeléctrica La Lujanita, las viejas compuertas de la central hidroeléctrica más antigua, y el mismo Dique Potrerillos”. El jefe comunal aclaró que recién se están iniciando las gestiones.

Graciela Moretti, delegada de la Comisión Nacional de Monumentos de Lugares y de Bienes Históricos, señaló que cada propietario o custodio del bien debe elevar el proyecto de intervención a la Comisión para su aprobación. Posteriormente con la autorización se realizan las obras en los monumentos nacionales. La arquitecta tiene presente un proyecto de puesta en valor que fue aprobado hace unos años y agregó: “Lo que esperamos es que el proyecto que había y que estaba aprobado en su momento, se pueda actualizar y concretar”.

Herencia del Imperio Español

La Toma de los Españoles es una obra hidráulica realizada en la época virreinal y que tuvo por objeto derivar las aguas del río Mendoza hacia el canal de riego mayor. La obra fue impulsada por el marqués de Rafael de Sobremonte, cuando fue nombrado gobernador intendente de Córdoba del Tucumán. Los trabajos se iniciaron en 1788 y fueron realizados por el constructor José Comte. La presa, concluida en 1791, se construyó con piedras del lugar asentadas mediante mortero de cal. Del conjunto, inicialmente conformado por una toma y un dique derivador y regulador de las aguas del río, sólo se han conservado algunos vestigios, ya que, al poco tiempo de su puesta en funcionamiento, la obra sufrió graves daños por causa de una gran creciente, dejando de funcionar. Por constituir un valioso exponente de la ingeniería hidráulica de aquella época, un caso singular no sólo de la provincia sino del país, los restos de la Toma de los Españoles fueron declarados en el año 1989 como Monumento Histórico Nacional, mediante decreto N° 325/89.

El conjunto está situado en una zona de gran valor paisajístico junto al río Mendoza, en el departamento de Luján de Cuyo. Se encuentra bajo la tutela del Departamento General de Irrigación, organismo que creó en el año el Archivo Histórico del Agua de Mendoza, para promover la valoración y conservación de su rico patrimonio cultural.

Para más datos se puede consultar la web http://www.irrigacion.gov.ar/archivo_historico/2020/11/26/historia-agua-mendoza/

Los datos los proporcionó la arquitecta Graciela Moretti.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA