martes 4 de agosto de 2020

Evidencia. Las sábanas que utilizó el fugitivo, amarradas a la pared del hotel.
Sociedad

Sigue la búsqueda del sanrafaelino que utilizando sábanas se fugó de un hotel para ir a ver su novia

La Policía está tras los pasos de Facundo López (21), luego de que el domingo se "largara" del cuarto piso del lugar donde estaba alojado por llegar de viaje de Neuquén. Lo imputarán por romper la cuarentena estricta.

Evidencia. Las sábanas que utilizó el fugitivo, amarradas a la pared del hotel.

Una fuga de película y un intenso operativo policial tienen como protagonistas a un joven de 21 años de San Rafael, que en la noche del domingo decidió violar la cuarentena obligatoria y se fugó de un hotel. Ató siete sábanas y bajó desde el cuarto piso. Hasta anoche se mantenía prófugo, pero los investigadores ya contaban con el dato de que había estado en la casa de su novia minutos después del escape.

Facundo Nahuel López llegó a Mendoza el pasado 4 de julio, y tal como indican los protocolos, debía hospedarse en algún establecimiento y mantenerse aislado 14 días.

El muchacho arribó proveniente desde Rincón de Los Sauces, en Neuquén, y el objetivo de la visita era pasar algunos días en San Rafael con su familia. El acusado trabaja en una empresa constructora en la vecina provincia, y se dedica específicamente a trabajar con yeso. Decidió tomarse unas vacaciones para estar con sus afectos y viajó.

La primera semana en el hotel Millenium, ubicado en calle San Martín de San Rafael, la pasó sin inconvenientes y con “buen comportamiento”, explicaron.

Sin embargo, cuando le quedaban algunos días más allí-el próximo sábado podría ir con su familia-decidió fugarse y burlar los controles del hotel. En su habitación López anudó siete sábanas y las extendió por la ventana; las usó como soga y de a poco empezó a descender desde el cuarto piso. Todo lo hizo sin que le ofrecieran resistencia, y a pesar de estar alojado en una zona céntrica, nadie pudo observar sus maniobras.

El fugitivo ganó la calle y escapó, dejando como evidencia las sábanas en la pared. Pasadas las 22, el personal que lo asistía le llevó la cena como cada noche, pero el joven no respondía el llamado en la puerta de su pieza. Al no contestar, decidieron abrir con otra llave y se percataron de la fuga porque la ventana estaba abierta.

Pistas y destinos

La identificación de este hombre, lógicamente, fue muy sencilla; todos sus datos estaban en la conserjería  y comenzaron a llamarlo al celular, pero no respondió. La Policía localizó a su familia, domiciliada en el barrio de la Isla del Río Diamante. Sus parientes fueron entrevistados por los efectivos, y aseguraron que no lo habían visto llegar a la vivienda.

Otra pista que condujo a los uniformados los llevó hasta la casa de la novia de López, quien les confesó que en la noche del domingo estuvo con él, pero que en un momento se fue y no volvió a verlo.

Varios operativos se montaron ayer en búsqueda del acusado, que hasta anoche a última hora no había sido arrestado. Todos los pasos fronterizos del departamento ya tienen el alerta para no dejarlo salir.

Una vez que el hombre sea capturado, el fiscal Iván Ábalos lo imputará por romper la cuarentena y definirá si queda en prisión. Fuentes consultadas aclararon que no tiene antecedentes.