viernes 14 de agosto de 2020

En la Mira. Las juntadas comienzan más temprano que antes de la pandemia. Foto: Nicolás Ríos / Los Andes.
Sociedad

Reuniones familiares, bares, deportes y el turismo vuelven atrás

El Gobernador y los intendentes del Gran Mendoza definieron retomar algunas restricciones por el pico de contagios. Esperan DNU nacional.

En la Mira. Las juntadas comienzan más temprano que antes de la pandemia. Foto: Nicolás Ríos / Los Andes.

Los detalles de las medidas se confirmarán mañana, pero es un hecho que Mendoza volverá atrás con varias de las flexibilizaciones de la cuarentena dispuestas en los últimos dos meses por el Gobierno: las reuniones familiares, las juntadas en bares y las actividades deportivas y recreativas en grupo quedarán suspendidas por 15 días, así como también se limitará el turismo interno.

La razón es el pico de contagios de Covid-19 registrado en la última semana, con más de 100 casos diarios el jueves y viernes. Sin embargo, y ante los datos difundidos por Alberto Fernández, que el Gobierno provincial considera erróneos, hay expectativa por el DNU que el Presidente firmará hoy y que regirá para todo el territorio nacional.

Si Mendoza vuelve a ingresar a la etapa de Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, dejando atrás la más laxa de distanciamiento social que rige ahora, habrá que recalcular lo que se está analizando. El decreto provincial caduca mañana a la noche, por ello en la tarde se sabrá en detalle cómo se avanza con las restricciones. Por las dudas, ya se envió toda la información necesaria y se hicieron contactos con funcionarios nacionales para que, en caso de que se tome una decisión, sea con los datos que tiene el Gobierno local.

El récord de casos positivos y las filminas erróneas de Fernández , que aseguró que los contagios habían aumentado acá por la flexibilización de la cuarentena, fueron motivo de análisis en Casa de Gobierno ayer. La reunión fue encabezada por el gobernador, Rodolfo Suárez, junto al ministro de Gobierno, Víctor Ibáñez, y los intendentes del Gran Mendoza Ulpiano Suárez (Capital), Tadeo García Zalazar (Godoy Cruz), Marcelino Iglesias (Guaymallén), Daniel Orozco (Las Heras) y Sebastián Bragagnolo (Luján). Allí se habló de cómo controlar los contagios y, de acuerdo a los datos que proporcionó la ministra de Salud, Ana María Nadal, se establecieron dos grandes grupos sobre los cuales hay que focalizarse.

“El crecimiento de los contagios iba a suceder, vamos a convivir con la pandemia y es lo que está pasando. Y en un acuerdo sobre cuáles son las actividades para poner más restricción, se apuntó a los bares porque allí se juntan los jóvenes, las reuniones familiares, aquellos deportes en grupo y clubes, además de circunscribir el turismo interno a cada oasis. Eso hemos acordado para ir modificando”, explicó el ministro Ibáñez a Los Andes

En detalle, aclaró que “restoranes no se cerrarán, pero bares sí porque son lugares en los cuales se reúnen muchos jóvenes, que se agrupan más y son una franja de contagio alta, y si bien no son de riesgo, están en contacto con gente de riesgo”

“Ahora hay que decir que sólo se ha decidido restringir, a partir del próximo decreto, a bares, reuniones, y turismo a los oasis provinciales y evitar esos desplazamientos, el resto continúa igual”, indicó.

Ulpiano Suárez, intendente de la Ciudad de Mendoza y con gran cantidad de bares en el departamento, evalúa cómo implementar la posible medida.

“Hay que procurar que el impacto en la economía no sea mayor y trabajarlo a través de Mendoza Activa. Advertíamos que el sector gastronómico tenía esas limitaciones, planteé el hecho de tratar que tengan la modalidad del ‘pase y lleve’ en caso de ser posible. Es muy difícil que con estas medidas todos queden conformes”, indicó a este medio.

Con respecto a las otras medidas, expresó que las reuniones familiares son uno de los focos de difícil control y que “depende exclusivamente de que la gente cumpla”.

El jefe comunal lasherino, Daniel Orozco, aclaró que “no sería volver de fase. Mendoza viene manejando un sistema de flexibilizaciones de acuerdo al comportamiento de los casos”.

“El Gobernador está en permanente contacto con la Nación. Esta mañana (por ayer) estuvimos comunicados con el ministro de Salud, Ginés González García, y con referentes de Córdoba para analizar en conjunto los pasos a seguir”, agregó.

Respecto a las restricciones en el turismo interno, la decisión sería limitar solamente los traslados entre oasis. Es decir que, por ejemplo, un vecino del Gran Mendoza no podría ir al Valle de Uco ni al Este.

El único ausente fue Matías Stevanato, intendente de Maipú. Mientras desde el Gobierno sostuvieron que habló con Suárez durante la reunión pero que no asistió, desde la comuna aseguraron que “no fue porque no lo invitaron”, aunque reconocieron que “sí, hablaron” y aclararon que “no hay enojos, para nada”.

Actividades en vilo

Para Fernando Barbera, presidente de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica y Afines de Mendoza la solución no está en mayores restricciones a su actividad.

“Vemos que Buenos Aires lleva 130 días con los bares cerrados y hay más de 150 mil casos. No hay relación con las actividades económicas porque trabajan con protocolos”, señaló y consideró que las riesgosas son las ilegales o no registradas ya que no tienen controles.

“En Mendoza todos trabajan (supermercados por ejemplo) y con más gente que un bar. Estamos frente a una pandemia y vamos a tener que convivir con eso con protocolos estrictos, prevención y responsabilidad individual, pero la solución no es restringir actividades económicas. Los contagios arrancan con alguna fiesta clandestina o conductas por fuera de la normativa”, manifestó.

Además destacó que para la entidad lo importante es que las actividades respeten los protocolos y las personas sean responsables.

En tanto, Arturo González, presidente de la Cámara de Turismo, explicó que el turismo interno moviliza sólo a los mendocinos y favorece a un pequeño sector fundamentalmente en la montaña y el Valle de Uco, que sería el perjudicado.

Señaló que la apertura reciente sirvió para dar un poco de oxígeno a este segmento tan golpeado, pero que fue un paliativo. Consideró que si se limita nuevamente “lo poco que los ayudaba los dejaría de ayudar”. Pero recordó que sólo han estado habilitados para trabajar al 50% y que para nada han podido recomponerse para afrontar una nueva restricción.

Recordó que los hoteles del Gran Mendoza siguen cerrados porque no tienen mercado.

Otra de las actividades que se evalúa restringir es el deporte, aunque Silvana Caponi, presidenta del Colegio de Profesionales de Educación Física, dijo que aún no tienen detalles del alcance.

“Creo que es un sector que ha sufrido muchísimo, más el privado, lo que son los dueños de gimnasios”, remarcó.

“No deberían cerrarse los gimnasios privados ni los lugares donde realmente los profesionales han trabajado tan bien en el cuidado de los alumnos. No hubo contagios, ni indicativo de que se haya hecho algo mal en esos lugares, además de que tienen muchos controles”, consideró. Por otra parte hizo hincapié en la necesidad de realizar actividad física para conservar la salud y el sistema inmunológico.