martes 7 de julio de 2020

Reclusos solicitaron la instalación de un cajero automático pero no fueron tenidos en cuenta. Foto: gentileza La Gazeta.
Sociedad

Presos aprovecharon la crisis carcelaria y pidieron la instalación de un cajero automático en el penal

En medio de las negociaciones por la pandemia, un grupo de reclusos argumentó que necesitan el aparato para cobrar el IFE.

Reclusos solicitaron la instalación de un cajero automático pero no fueron tenidos en cuenta. Foto: gentileza La Gazeta.

Un representante del Servicio Penitenciario tucumano pidió que algún banco se hiciera cargo de la colocación de un cajero automático en el penal de Villa Urquiza. Dicho pedido surge tras las negociaciones que las autoridades mantienen con grupos de reclusos, en el marco de la crisis carcelaria por el Covid-19.

Entre los motivos del mismo está el planteo de los reclusos de acceder al pago del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que, aunque no están habilitados para cobrarlo, unos 14 presos lo perciben.

Según detalló diario La Gaceta, la Oficina de Gestión de Audiencias (OGA) recibió en los últimos días pedidos para que se autorizara a los internos salir del penal para cobrar el subsidio o presentarse a un banco para gestionar la clave bancaria única (CBU).

“Recibí varios pedidos de este tipo, pero fueron rechazados porque no les corresponde cobrar. No sé cuál fue el criterio que adoptaron mis colegas”, detalló Alicia Merched, jueza de Ejecución. Además agregó que “No entiendo para qué necesitan manejar efectivo los internos. En todo caso, el IFE lo pueden gestionar sus familiares”.

En tanto, el gerente regional del NOA de la Anses, Jesús Salim, afirmó que los presos no están contemplados en el pago del beneficio: “Cualquier persona puede ingresar y cargar los datos. Después se hacen los chequeos de datos con la AFIP y Migraciones. No existe un entrecruzamiento de información con la Justicia”.

Entre otras cosas, Salim subrayó que rechazó la idea de la posible instalación de un cajero automático en la cárcel.

Raúl “El Turco” Fadel. Fue condenado en 2014 a 14 años de prisión por el crimen del empresario Marcelo Rocuzzo.

Andrés Alejandro González. Está sentenciado a 18 años por la desaparición de María de los Ángeles “Marita” Verón.

Tomás Alejandro Ceballos. Cumple prisión perpetua por el crimen de Adrián Mansilla.