Preocupante: debido a la extrema sequía, desapareció una laguna en Santa Fe

El espejo de agua de Laguna Paiva se secó por la extrema sequía que azota a la región.
El espejo de agua de Laguna Paiva se secó por la extrema sequía que azota a la región.

Organizaciones ambientalistas advierten sobre el impacto en la fauna del lugar. Aseguran que han muerto miles de peces y tortugas acuáticas.

Debido a la extrema sequía que están atravesando algunas provincias argentinas, en Santa Fe desapareció la Laguna Paiva. Las imágenes del espejo de agua prácticamente seco causó preocupación.

Un equipo de El Litoral visitó el lugar y captó las imágenes. Los ciudadanos de la localidad, ubicada a unos 35 kilómetros al norte de la ciudad capital, esperan recuperar la laguna a partir de una obra que se está llevando a cabo.

Hasta hace ocho años atrás la laguna tenía un murallón que contenía y le daba el nivel de agua necesario para poder disfrutar del lugar. Producto del paso del tiempo y la erosión misma que produce el agua, sumado a la falta de mantenimiento hemos perdido el control”, explicó  el intendente de Paiva, Elvio Cotterli.

“Se están desarrollando las tareas y obras necesarias justamente para recuperar el espejo de agua. También estamos en medio de un proceso de sequía que hace mucho no vemos en la región. Esto también contribuyó a que se produzca esta triste imagen de la laguna”, agregó.

Miles de peces muertos y una población de tortugas acuáticas diezmada es el panorama que se observa en lagunas internas en el humedal del Delta del Paraná, frente a Rosario.
Miles de peces muertos y una población de tortugas acuáticas diezmada es el panorama que se observa en lagunas internas en el humedal del Delta del Paraná, frente a Rosario.

La sequía, el calor y la bajante del río Paraná

Miles de peces muertos y una población de tortugas acuáticas diezmada es el panorama que se observa en lagunas internas en el humedal del Delta del Paraná, frente a Rosario, por la bajante del río, la sequía y la ola de calor, informó Télam.

“Miles de peces muertos flotan por estas horas en lagunas internas del humedal y la población de tortugas acuáticas prácticamente ha desparecido por la bajante del río, sequía, ola de calor y extremas temperaturas”, advirtió ayer Pablo Cantador de la organización ambientalista El Paraná No se Toca.

En Laguna Garay, por ejemplo, ambientalistas de la zona rescataron en los últimos días a cientos de tortugas acuáticas que habían quedado enterradas en el barro.

“Acá, en las islas frente a Rosario, la mortandad de tortugas fue una muerte silenciosa, que pasó desapercibida para el común de la gente”, indicó Cantador.

“En las pocas lagunas que han quedado y que tienen todavía algo de agua, hay miles de peces muertos flotando. En el caso de las tortugas, la mortandad ya viene desde el año pasado”, agregó el ambientalista.

“Pero ahora, al secarse los últimos espejos de agua, por la falta de lluvia, bajante del río, y las altas temperaturas, murieron todas las tortugas. Los lugareños, describen a la situación como alarmante”, comentó el ecologista rosarino.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA