martes 2 de marzo de 2021

Un ejemplar de tucura quebrachera apareció en San Carlos y despertó curiosidad y alarma entre los vecinos de la zona. Gentileza / El Cuco
Sociedad

Preocupación por una langosta gigante que apareció en San Carlos y es considerada peligrosa

El ejemplar que apareció en el Valle de Uco fue declarada en alerta fitosanitaria el año pasado por el Senasa. Aunque en nuestra provincia no suelen verse, su aparición llama la atención. Por qué es considerada peligrosa.

Un ejemplar de tucura quebrachera apareció en San Carlos y despertó curiosidad y alarma entre los vecinos de la zona. Gentileza / El Cuco

Este martes una vecina del departamento de San Carlos encontró una extraña langosta de gran tamaño, por lo que decidió filmarla y resultó ser que se trata de un ejemplar de “Tucura quebrachera”, un insecto que puede llegar a medir hasta 12 centímetros y que el Servicio Nacional de Seguridad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) lo declaró en todo el país como alerta fitonsanitaria.

Aunque en Mendoza no sea considerada una amenaza, debido a que no son típicas de nuestra zona, en las últimas semanas se han reportado varios casos en los que denuncian haber encontrado este tipo de langostas, por lo que crece la preocupación de los agricultores.

En agosto de 2020, el Senasa declaró en emergencia sanitaria a la Tucura quebrachera, a partir de haberse registrado numerosos y grandes ataques de mangas de langostas en Córdoba, el resto de la pampa húmeda y el norte argentino, entre los más afectados.

Fue entonces, que a partir de allí se firmó la resolución 568/2020 por parte del Senasa, que declaró la alerta fitosanitaria con respecto a la plaga Tucura Quebrachera, con vigencia hasta el 31 de marzo de este año.

Por qué es considerada peligrosa

La especie Tropidacris collaris Stoll, conocida como la tucura quebrachera, además de caracterizarse por su gran tamaño, también se destaca por su voracidad y aunque una especie polífaga con preferencia alimenticia hacia el follaje de árboles y arbustos de hoja dura, en sus estadíos juveniles consume prácticamente todo tipo de material vegetal, por lo que es considerada una plaga y por consiguiente una amenaza hacia los cultivos.

“La distribución típica de este insecto se ha circunscripto a localidades de las provincias de Santiago del Estero, Chaco y Córdoba, y los registros de las capturas de los últimos años señalan que la plaga ha avanzado en zonas de las Provincias de Santa Fe, de Entre Ríos y de San Luis, y en la localidad de Pergamino, Provincia de Buenos Aires”, informa el SENASA en su página web.

Sin embargo a Mendoza suelen llegar a veces en cargamentos de madera, u otros, que provengan del norte argentino o de las zonas donde suele encontrarse.

Como suelen llegar ejemplares esporádicos y no mangas, es por lo tanto que se descartan las alertas. Pero no significa que se deba dejar de lado la preocupación al respecto.