sábado 19 de junio de2021

Por un problema de salud no puede tomar nada de alcohol, pero busca ser el mejor bartender del continente
Darío Navarrete (26) no puede probar ni una gota de alcohol, ya que casi muere de cirrosis. Pero eso no le impidió preparar uno de los mejores cócteles argentinos -sin poder degustarlo-, y clasificar para competir por ser el mejor bartender de América. Foto: Gentileza.
Sociedad

Por un problema de salud no puede tomar nada de alcohol, pero busca ser el mejor bartender del continente

Darío Navarrete (26) es uno de los mendocinos que representará a Argentina en el Panamericano de Coctelería. Hasta 2016 trabajó como bartender, y desde entonces es maquinista de tren. En 2019 tuvo un serio problema de salud que afectó a su hígado y, desde entonces, no puede probar ni una gota de alcohol. Sin poder degustarlo, en abril preparó uno de los 3 mejores tragos de Argentina.

Por un problema de salud no puede tomar nada de alcohol, pero busca ser el mejor bartender del continente
Darío Navarrete (26) no puede probar ni una gota de alcohol, ya que casi muere de cirrosis. Pero eso no le impidió preparar uno de los mejores cócteles argentinos -sin poder degustarlo-, y clasificar para competir por ser el mejor bartender de América. Foto: Gentileza.

La historia de Darío Navarrete (26) cuenta con un sinfín de particularidades que la convierten, cuando menos, en curiosa y digna de ser reconstruida en una crónica. Actualmente se desempeña como maquinista -conductor de tren-, vive en Palmira (San Martín) y quienes lo conocen lo llaman (con cariño) “Negro”. Hasta 2016 se desempeñó como bartender en distintos locales y eventos, aunque luego decidió reencausar su curso profesional para intentar mejorar su andar económico. Hasta allí, nada fuera de lo normal; una historia como tantas otras.

Darío se lució con su trago "Old Dream", y fue uno de los mejores 3 de las Eliminatorias argentinas de cara al Panamericano de Coctelería. Ahora busca ser el mejor del continente. Foto: Gentileza.Gentileza

De hecho, si se agregaran los acontecimientos más recientes de su vida, tampoco variaría demasiado. Y es que hace unas semanas el “Negro” decidió volver a ese viejo amor que le representa la coctelería y participó del Torneo nacional de bartenders. Mal no lo hizo y –por lo visto- la práctica y experiencia está bastante fresca, ya que culminó tercero y será uno de los mendocinos que representarán al país en el Panamericano de Coctelería, en agosto y que se celebrará en Colombia.

Pero Navarrete tiene una particularidad frente a cualquier otro bartender: no solo que se ha alejado del oficio y no está activo –al menos en su vida diaria-; sino que desde hace casi dos años no puede probar siquiera una gota de alcohol. “En 2019 tuve una esteatosis hepática grado 2,5. Fue grave, me afectó el hígado seriamente y el médico me dijo que por muy poquito no fue una cirrosis. Desde entonces no pude volver a tomar más alcohol; y supe después de eso que mi vida iba a cambiar un montón”, se sincera el joven, quien no elude a una confesión en estado de honestidad brutal: “llevaba un estilo de vida al límite y con muchos excesos, y ese fue el resultado”.

Hasta 2016, Navarrete se desempeñó como bartender. Tras abandonar este oficio, es maquinista de tren desde entonces. Foto: Gentileza.Gentileza

Alejado de la actividad y sin haber siquiera podido probar una gota del cóctel que preparó, en abril Darío Navarrete participó del Campeonato argentino de Coctelería. Y estuvo entre los mejores, tanto que ahora representará a Argentina en los Panamericanos y buscará ser el mejor del continente.

“Fue como manejar a ciegas; preparar un trago que no pude probar. Porque hace dos años que ni tomo nada de alcohol, pero estoy contento por haber logrado clasificar. Ahora podré cumplir el sueño de representar a mi país”, reflexiona. Y recuerda sus inicios en la escuela de coctelería de Osar Herrera a quien, confiesa, le agradece y debe mucho de lo que vive por estos días.

Y, mirando un poco más a futuro, hasta se ilusiona con la posibilidad de –poco a poco- recuperar esta pasión y volver a darle un espacio importante en su vida. Eso sí, sin volver a probar ni una gota de su trabajo.

“Estoy viviendo un sueño. Cuando me pasó lo del problema, pensé que se acababa para siempre esto y que iba a vivir de los recuerdos. Pero esto me sirve para volver, es una motivación. Y me encantaría volver a trabajar de bartender, hacer lo que me gusta”, agrega.

El cóctel ganador

Por el contexto de pandemia, la Eliminatoria argentina para participar de los Panamericanos de Coctelería se desarrolló bajo una inédita modalidad: remota y virtual. Cada uno de los participantes envió un video con la preparación y la presentación de sus obras.

“Fue todo online, a principios de abril. Al hacerse de esta manera, se pone mucho más énfasis en la presentación y en la apariencia, que es lo que el jurado te marca y puede ver de tu cóctel. Pero se pierde todo lo que es la evaluación del sabor y el aroma, Además del video, uno tiene que mandarle la receta exacta para que el jurado pueda preparar el trago, probarlo y sacar sus conclusiones en base a ello también”, agrega el joven; quien –además de no poder volver a tomar alcohol- también debe cuidarse con las comidas. Y es que Darío no puede comer nada frito, ni con grasa; además de respetar una dieta con poca carne roja y mucha fruta y verdura.

Darío Navarrete (26) no puede probar ni una gota de alcohol, ya que casi muere de cirrosis. Pero eso no le impidió preparar uno de los mejores cócteles argentinos -sin poder degustarlo-, y clasificar para competir por ser el mejor bartender de América. Foto: Gentileza.Gentileza

El cóctel que lo llevará a competir para convertirse en el mejor bartender de América fue bautizado por él como Old Dream. “Le puse ese nombre porque, en 2016, competí en estas mismas eliminatorias y salí séptimo; por muy poquito no clasifiqué. Entonces volver a hacerlo y poder clasificar era para mí un viejo sueño. Y, además, como lleva ron añejo también tiene sentido que lleve ‘old’ de nombre. La preparación exacta lleva 3 centilitros de Ron Botran 12 años, 4 centilitros de Mandarine Napoleón, 2 centilitros de Aperol, 3 centilitros de Terma cuyano y un dash de bitter Palmer Hibisco”, comparte su secreto.

El Panamericano

El Campeonato Panamericano de Coctelería en Colombia tiene fecha para agosto de este año; y –hasta el momento- será presencial. Esto significa que los participantes y representantes de cada país deberán viajar al país cafetero.

Sin embargo, la pandemia de coronavirus y la crisis social y política en Colombia lleva a que se esté atento a las posibles novedades. “Sabemos que la situación allá está complicada, pero desde el comité me dijeron que estaba todo en pie todavía. Es a finales de agosto y, hasta ahora, es presencial, por lo que tendríamos que viajar”, concluye.