domingo 25 de julio de2021

Sociedad

Por qué se celebra hoy el Día Mundial del Perro

Por qué se celebra hoy el Día Mundial del Perro

Se trata de una fecha que busca concientizar sobre el abandono y adopción del mejor amigo del hombre. Qué hay que tener en cuenta antes de adoptar un can.

Todos los 21 de julio desde el 2004 se celebra en todo el mundo el Día del Perro. Se trata de una iniciativa que busca concientizar sobre el abandono y adopción de perros callejeros.

En la actualidad, existen más de 300 millones de perros en el mundo, de los cuales, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que el 70% no tienen un hogar.

Está demostrado que la compañía de un animal puede ser terapéutica y aliviar el estrés. De hecho en Argentina, desde que comenzó el aislamiento, las adopciones de perros aumentaron un 200%.

“Este fenómeno, tiene que ver con el forzado aumento de horas que las personas pasan en sus casas y con que, gracias a eso, logran tener más tiempo para dedicarle al nuevo integrante de la familia y a su adaptación”, explicó Julia Fenley, Coordinadora de Asesores Técnicos de Vitalcan, compañía argentina con más de 20 años en el mercado del cuidado de las mascotas.

Qué hay que tener en cuenta antes de adoptar un perro

1. En el caso de los cachorros es importante asegurarte que tenga por lo menos 45 días antes de llevarlo a tu casa. Lo ideal es dejarlo hasta los 60 días con su mamá, ya que esas dos semanas serán clave a nivel aprendizaje y determinarán en gran medida su comportamiento futuro. Una vez en casa, deberás realizar una consulta con el veterinario para hacer un chequeo general. El profesional definirá un cronograma de vacunas, medidas de prevención y una dieta adecuada.

“El cambio de alimentación también puede provocar estrés, por lo que lo ideal sería los primeros días respetar el alimento que estaba consumiendo anteriormente, y luego de 2 o 3 días comenzar un cambio gradual al alimento que elegimos proveer en el nuevo hogar”, explican desde Vitalcan.

2. Hacer de su hogar un lugar seguro: los cachorros son muy curiosos por lo que deberás tener cuidado evitando situaciones de riesgo como dejar a su alcance piezas pequeñas que pueda llegar a llevarse a la boca y atragantarse, otras muy nocivas como pilas o baterías, objetos cortantes, cables que pueda masticar, etc. También hay que limitar el acceso a lugares inseguros como balcones, patios con piletas o la calle.

3. Asignale un lugar:  debe tener un espacio definido y reconocerlo como propio. Para esto, sería bueno utilizar colchonetas o canastos (no de mimbre o similar). Cuando vaya a su lugar, podés reforzarlo con un premio.

4. Dejalo dormir: no te preocupes si duerme mucho. Es importante no molestarlos, ya que pueden estresarse.

5. Enseñale su nombre: seguramente lo primero que harás cuando el cachorro llegue a casa es ponerle un nombre. Es fundamental repetírselo reiteradas veces, y ante su respuesta recompensarlo con elogios y mimos.

Como explican desde Vitalcan, “los cachorros caninos nacen con un sistema inmunológico funcional pero inmaduro, por lo cual la nutrición (al igual que un plan sanitario adecuado) resultan de vital importancia”.

Alimentación

Un gato o perro para llegar a su peso adulto debe aumentar, en promedio, 40 a 50 veces su peso al nacimiento. En ambas especies el período más rápido de crecimiento comprende los primeros 3 a 6 meses de vida (en los caninos de gran tamaño este período es más prolongado). Por esto los requerimientos nutricionales son considerablemente más elevados que los de un perro adulto, el cachorro debe mantener una vida saludable y, además, crecer

Los perros de pequeño a mediano tamaño alcanzan el peso adulto alrededor de los 9-12 meses y los grandes y gigantes entre los 18 y 24 meses de vida. Es en estos últimos en quienes hay que tener los mayores cuidados a la hora de elegir una dieta ya que tienen un potencial genético para crecer a gran velocidad por lo que debemos, entre otras cosas, regular su alimentación para evitar que se manifiesten enfermedades ortopédicas del desarrollo.

Un alimento apropiado para cachorros de razas grandes-gigantes tiene que presentar menor densidad energética y un nivel balanceado de proteínas de alta calidad que se ajusta a la misma.

Las razas pequeñas requieren alimentos más energéticos y proteicos principalmente por dos factores: su organismo utiliza mayor cantidad de energía (en relación a la superficie corporal) para mantener el correcto funcionamiento y el estómago tiene menor capacidad.

Hoy podés ser parte de Los Andes y acceder a todos los beneficios

Convertite hoy en suscriptor de Los Andes y accedé a todas las noticias en forma ilimitada, contenido exclusivo, newsletter y podés comentar las notas. También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en más de 500 marcas.

Quiero ver las promociones vigentes