Plan Bee Mendoza, el emotivo proyecto de inclusión que rompe barreras y une al turismo y la vitivinicultura

Nada es imposible: el proyecto de inclusión que rompe barreras y vincula al turismo y la vitivinicultura. Foto: Plan Bee Mendoza.
Nada es imposible: el proyecto de inclusión que rompe barreras y vincula al turismo y la vitivinicultura. Foto: Plan Bee Mendoza.

Es impulsado por emprendedores mendocinos y del que participan siete jóvenes con discapacidad. En distintos talleres fabrican llaveros, bolsas y pañuelos con motivos que involucran el mundo turístico con la imagen y la industria del vino.

Aerodinámicamente el cuerpo de la abeja no está hecho para volar... Lo bueno es que ella no lo sabe”. Tomando como punto de partida esta frase, que ya se ha convertido en un enunciado universal si se trata de proponerse metas que parecen inalcanzables y a la larga se consiguen, a fines del año pasado un ingeniero en computación y una diseñadora crearon el proyecto de inclusión laboral Plan Bee Mendoza. Desde entonces, Belén, Paula, Sol, Luci, Bruno, Pablo y Martín -jóvenes mendocinos de entre 22 y 32 años y que presentan diferentes discapacidades intelectuales- pusieron en práctica su creatividad, su esfuerzo y su talento para la fabricación y confección de distintos productos vinculados al turismo y a la vitivinicultura, y que actualmente se ofrecen a la venta en distintos puntos. ¡Incluso, hasta tienen su propio showroom en el mismo espacio donde se lucen con sus trabajos!

“El nombre Plan Bee (NdA: Bee en inglés significa “abeja”) es un juego de palabras que involucra varias cosas. Por un lado, la frase de que el cuerpo de las abejas no está hecho para volar, pero lo bueno es que ella no lo sabe. Es una frase que nos gusta y siempre usamos; tiene que ver con que todos tenemos limitaciones, pero si las ignoramos, podemos seguir adelante. Además, el concepto de las empresas B, aquellas que trabajan con responsabilidad social, es algo que impulsamos. Y también “Plan B” suena a una segunda oportunidad, una opción diferente”, resume el ingeniero en computación Mariano Camarda, uno de los impulsores y coordinadores del proyecto y a quien acompañan la diseñadora Cecilia Despirito y la psicóloga Sol Fernández.

Nada es imposible: el proyecto de inclusión que rompe barreras y vincula al turismo y la vitivinicultura. Foto: Plan Bee Mendoza.
Nada es imposible: el proyecto de inclusión que rompe barreras y vincula al turismo y la vitivinicultura. Foto: Plan Bee Mendoza.

Inclusión real

Plan Bee es un proyecto de inclusión que busca, por medio del trabajo digno y responsable, encontrar un lugar para todas las personas. “Trabajo en una escuela para chicos con discapacidad y hace algunos años empecé un proyecto con los chicos más grandes, una actividad extracurricular. A través de un vínculo con la Universidad de Mendoza, salió la idea de hacer trabajos y talleres productivos. Pero eso quedó allí. En ese proyecto conocí a Cecilia y seguimos en contacto, siempre tuvimos la idea de armar algo, una actividad productiva para los chicos. En especial viendo que hay una necesidad laboral para los jóvenes y adultos con discapacidad. Porque la realidad es que a la mayoría de los chicos con discapacidad se les acaba la escolaridad y se les acaba parte de la vida”, describe Mariano Camarda sobre los orígenes de Plan Bee. “Entonces nació este proyecto para insertarlos en el mundo laboral. Ya habíamos tenido algunos intentos, pero justo comenzó la pandemia y se frenaron”, agrega.

Nada es imposible: el proyecto de inclusión que rompe barreras y vincula al turismo y la vitivinicultura. Foto: Plan Bee Mendoza.
Nada es imposible: el proyecto de inclusión que rompe barreras y vincula al turismo y la vitivinicultura. Foto: Plan Bee Mendoza.

Así fue como comenzaron a darle forma y ya a trabajar en la práctica con este proyecto de inclusión laboral a fines de 2021. La sede de Plan Bee Mendoza se encuentra en Chacabuco 69, de la Ciudad de Mendoza. Allí funciona el taller donde confeccionan sus distintos productos, y también tienen un sector para exponer y vender sus trabajos.

Llaveros con chapita -trabajados a partir de duelas (restos de madera de barricas) en desuso-, llaveros con arandelas, bolsas contenedoras (que trabajan en vinculación con distintas organizaciones de economía social), pañuelos de seda y postales temáticas son algunos de los productos que los emprendedores y realizadores de Plan Bee Mendoza confeccionan.

Nada es imposible: el proyecto de inclusión que rompe barreras y vincula al turismo y la vitivinicultura. Foto: Plan Bee Mendoza.
Nada es imposible: el proyecto de inclusión que rompe barreras y vincula al turismo y la vitivinicultura. Foto: Plan Bee Mendoza.

“Apenas comenzamos, nos contactamos con algunos papás que conocíamos y así fue como surgió esta idea de fabricar cosas que sean vendibles, lindas y originales. Un emprendimiento donde los chicos no pagaran por asistir y participar y donde lo que produzcamos, se venda. Con los mismos chicos coordinamos qué hacer con ese dinero, se compra más material y seguimos produciendo. Al principio comenzaron siendo productos para el turismo, y ahora hemos empezado con serigrafía. Estamos haciendo unas bolsas de tela también”, destaca Camarda.

“También intentamos vincular a quienes participan de Plan Bee Mendoza con otra comunidad vulnerable, como pueden ser las mujeres de los Centros de Capacitación en Trabajo (CCT) que fabrican las bolsas que luego se estampan acá. La idea es vincular a todos estos agentes en una actividad donde ganamos todos”, resume a su turno Cecilia Despirito.

El diseño estratégico es la fortaleza de los productos desarrollados por los integrantes del proyecto. “Pequeños productos que puedan ser transportados, que no sean muy caros y transmitan identidad de la provincia”, refuerza Cecilia,

Nada es imposible: el proyecto de inclusión que rompe barreras y vincula al turismo y la vitivinicultura. Foto: Plan Bee Mendoza.
Nada es imposible: el proyecto de inclusión que rompe barreras y vincula al turismo y la vitivinicultura. Foto: Plan Bee Mendoza.

Conocé los productos que fabrica y comercializa Plan Bee Mendoza

El taller donde los 7 jóvenes que conforman Plan Bee Mendoza en la actualidad fabrican sus propios productos -vinculados al rubro turístico y enológico- funciona en calle Chacabuco 69, de Ciudad. Allí asisten los miércoles, viernes y sábados (por lo general los sábados es cuando coinciden todos en el lugar). En uno de los salones ubicados en la parte de adelante del taller están exhibidos y a la venta los productos que fabrican en su propio showroom.

“Hemos podido llevar nuestros productos para que se vendan a Entre Dos, Wine Up, y Bodega Don Rosendo, por ejemplo. En Entre Dos (Cacheuta) hay un espacio con nuestros productos, que se ofrecen a la gente. El proyecto consiste en generar un espacio de trabajo, donde nosotros diseñamos los productos y existe una inclusión laboral, social y que consiste en tener actividades y fabricar cosas reales”, concluye Camarda.

Plan Bee en las redes: www.instagram.com/plan.bee.mza

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA