lunes 13 de julio de 2020

La tercera y última temporada de la serie Dark es el contenido más visto en Netflix Argentina actualmente.
Espectáculos

Paradojas temporales, una trama impredecible, atención a los detalles: ¿por qué “Dark” es tan exitosa?

La serie alemana que estrenó su tercera y última temporada este fin de semana es el contenido más visto en la plataforma de streaming Netflix. Un grupo de fanáticos mendocinos comparte sus sensaciones sobre el fenómeno que, además, ha invadido las redes sociales.

La tercera y última temporada de la serie Dark es el contenido más visto en Netflix Argentina actualmente.

A poco más de tres días del estreno de la tercera temporada, la alemana Dark ya se ha convertido en la serie más vista en Netflix Argentina (está el primer puesto de la plataforma de streaming). En las redes sociales no se habla de otra cosa, los infaltables memes ya están a la orden del día y los hilos en Twitter son compartidos -y agradecidos- por los fanáticos más minuciosos y detallistas. Si hasta anda dando vueltas una especie de árbol genealógico como machete de consulta indispensable y casi obligatoria para no perderse en la enmarañada y oscura trama.

Mendoza no es ajena al “fenómeno Dark”, y en todos los grupos de amigos o familiares hay -por lo menos- un fanático de la serie; y quien suele estar atento a cruzarse con otro para compartir algunas reflexiones o, por qué no, intentar de cerrar algunos de esos pendientes que hacen tanto ruido. A continuación, un grupo de fanáticos mendocinos intenta explicar -según su punto de vista y sin spoilers (aunque aseguran que sería imposible spoilear, aunque así lo quisieran)- dónde creen que radica el éxito de la serie germana creada por Baran bo Odar y Jantje Friese.

Paradojas temporales

Los fanáticos consultados coinciden en que uno de los grandes atractivos de la serie tiene que ver con el juego entre pasado, presente y futuro al que están expuestos los personajes. “La serie te refleja el presente, el pasado y el futuro; y hay que estar muy atento a todos los detalles. Porque si no seguís los árboles genealógicos, no entendés. Al principio tenés que hacerte un croquis y, en base a eso, vas ordenando y entendiendo a cada personaje. El sábado estrenaron la temporada tres y en las redes hay más memes que spoilers, porque es difícil de entender. El tema es que en cada capítulo vas entendiendo y sacando algo nuevo”, sostiene Julián Arccidiacono (27), quien es periodista y trabaja actualmente como operario en una empresa.

“Uno quizás se queda con la idea de la película ‘Volver al Futuro', donde se refuerza que, haciendo cosas en el pasado, podés cambia el presente y el futuro. Pero en este caso la idea central radica en que, aunque cambiés algo del pasado, no vas a modificar el presente. Ya está escrito. Entonces solo te queda modificar el futuro, viviendo el presente. Es medio rebuscado, pero es algo característico de la serie”, se sincera el fanático; quien además enumera los tres detalles principales que lo engancharon: la musicalización, los paisajes de los lugares y el contexto de la trama.

En la misma sintonía se explayó Fernando Paz (24), quien es guardavidas. “Todo está armado como un rompecabezas; y saben qué pieza poner en cada momento. Se construye una especie de árbol genealógico, donde todo tiene que ver con todo, y todos tienen importancia en la serie. Tienen un papel protagónico también las paradojas temporales (el pasado, presente y futuro); y cómo puede repercutir una pieza alterada. Eso te mantiene expectante. Porque no sabés lo que puede pasar, una simple cosa te cambia la serie. No es predecible y no se puede especular con lo que va a pasar”, destacó el joven godoicruceño; quien elige una frase de la serie y que -considera- sintetiza gran parte del contenido: “Nosotros sabemos una gota en un océano”.

Es un rompecabezas donde te manejan el tiempo como quieren. La primera temporada te explica para que sirve cada personaje; quienes son, en que tiempo se encuentran. Y te va jugando con ese ping pong de llevarte al presente, al pasado y al futuro; muy interesante”, concluye.

“Lo primero que me enganchó con la serie fueron los viajes en el tiempo, debe haber sido por el bichito que dejó ‘Volver al futuro’. Después me fue atrapando más el hecho de no saber qué esperar. Por momentos sabés quién es bueno y quién es malo, pero en otros dudás de que haya buenos y malos. Lo llamativo de la serie es que te obliga a estar atento, porque no sabés realmente qué puede pasar; y siempre te quedás con la sensación de: ‘pará, retrocedamos que no entiendo nada’. Eso mismo también ha llevado a que cada uno entienda algo y vaya tejiendo sus propias hipótesis”, acotó Alejandro Gordillo, quien es gasista.

Imposible distraerte

Mirar una serie mientras uno está cenando o chequear el celular periódicamente en simultáneo al desarrollo de la historia que muestra la pantalla se ha convertido en algo rutinario. Pues bien, operativa y prácticamente se torna imposible con Dark. O se puede hacer, pero el constante retroceder en la reproducción terminarán por obligar a uno -o a una- a abandonar el teléfono mientras dure el capítulo.

“Lo más atrapante que encuentro en la serie es que no es de esas que te sentás a ver y, cuando termina el capítulo, te olvidás. Cada capítulo te deja la cabeza con mil preguntas o teorías de cómo va a ser el desenlace de la historia. En mí caso, me hizo investigar si algo de lo que se plantea realmente existe, o saber en qué se inspiró el guionista para pensar todas esas cosas. Es como que expandís la mente”, detalla la contadora Sabrina Funes (34), quien vive en Ciudad y también ha sido alcanzada -y arrastrada- por el “fenómeno Dark”.

“Para entender la historia, no solo tenés que prestar atención a los personajes. Tenés que prestar atención a los lugares, las fechas los objetos. Mínimos detalles que hacen que todo en la historia cierre. Y creo, además, que se convirtió en un fenómeno por cómo fueron estrenando las temporadas. Lo hicieron para que coincida el tiempo de la historia con el tiempo actual”, cierra.

Luciano Zanichelli tiene 22 años, vive en Guaymallén y estudia Medicina. También se “devoró” la tercera temporada de Dark. “Una de las cosas que más me impresiona es que cada detalle tiene un significado e importancia, desde un simple objeto hasta la más mínima acción; todo tiene repercusión más adelante en la trama. Tiene, además, una forma rara de contar la historia. Si bien parece que se cuenta de forma desordenada, cuando uno analiza cada hecho por separado; perfectamente se puede teorizar y sacar conclusiones” acota el joven.

La cantidad justa

A lo largo de la historia ha existido una importante cantidad de series o sagas de películas que arrancaron de la mejor manera y terminaron arruinadas -según el veredicto de los rigurosos fanáticos devenidos en jurados- por la innecesaria incorporación de nuevas entregas. En pocas palabras: la necesidad de estirar en exceso el éxito de alguno de estos fenómenos en pos de monetizarlo cada vez más derivó en que la elasticidad se corte; y el resultado final no sea bueno.

En ese sentido, los fanáticos de Dark coinciden y tienen algo bien en claro: la serie fue pensada desde el primer momento para tres partes, por lo que ya llegó a su fin. “Los viajes en el tiempo y universos paralelos siempre son interesantes y atractivos de ver para los espectadores. Quizás el éxito de Dark radique en que está muy bien filmada, cuidada hasta en los detalles mínimos. Otra clave puede radicar también en que se haya escrito el guión para las tres temporadas. Así se presentó el proyecto y así se hizo, por lo que no hay parche de parche ni giros de último momento. Tampoco hay dramas para rellenar capítulos, como ocurre en otras series que se estiran en temporadas debido al éxito. A lo sumo podrán hacer series derivadas. Un dato no menor para el que la quiera ver: hay que tenerle mucha paciencia y aprenderse los personajes “, sintetiza a su turno Adrián Cascio, otro mendocino enganchado con la serie. El aficionado no duda además en definirla como una serie “hija de Fringe”; en alusión a aquella emitida entre 2008 y 2013, y considerada como una de las “madres” de muchas series de ciencia ficción.

Los actores y los personajes, fundamentales

El reparto y la interpretación de los personajes de la serie también son un punto altísimo para los fans mendocinos.

“Los personajes están muy bien manejados. La historia presenta tres tipos de personaje: de pasado, de presente y de futuro. Entonces, tenés uno que es joven, otro con la edad media del personaje y después al anciano; y la trama va jugando igual con todos. Son tan iguales y parecidos que te creés que es su personaje; está muy bien manejado. Ni hablar cuando te meten otro mundo, y otra paradoja. Es un círculo perfecto”, reflexiona Fernando Paz, quien concluye en que está muy bien llevado el rol que cumple cada uno de ellos y en cada paradoja temporal.

“Los papeles están muy bien logrados. Creo que es un éxito también por eso; por cómo te juega con el pasado, el presente y el futuro. Con el éxito que tiene podrían haber hecho cinco o seis temporadas. Pero tienen en claro que está pensado para tres temporadas”, acota a su turno Julián Arccidiacono.

“El reparto de actores es algo a destacar y que deslumbra. Es increíble como los actores que representan al mismo personaje en distintas épocas tienen un gran parecido, tan así que es posible creerse que son la misma persona en distintos tiempos”, cierra Luciano Zanichelli.