Nuevo sitio para amantes del senderismo se inaugura en Godoy Cruz

Caminando por el piedemonte en Godoy Cruz
Caminando por el piedemonte en Godoy Cruz

El municipio inauguró en el oeste un espacio deportivo y turístico, el Sendero Geológico, en el piedemonte mendocino. En abril comenzará la actividad que se extenderá hasta fin de año con dos excursiones por mes, gratuitas y en grupos 15 a 20 personas. Apuestan a desarrollar el turismo de naturaleza. Transformarán un chalet abandonado de la zona en hotel boutique.

A menos de diez kilómetros al oeste del centro de Godoy Cruz desaparece la vida urbana y reina un paisaje natural de cerros, ríos secos, vertientes, flora y fauna silvestre. Se ubica prácticamente en el eje central del departamento, y se debe acceder por calle Segundo Sombra. La zona pedemontana es ideal para la práctica de senderismo, turismo de naturaleza y deporte aventura, porque se encuentra a pocos minutos de los centros poblados, ya sea Capital, Las Heras o Luján.

Ahora se suma Godoy Cruz, departamento que decidió apostar a su piedemonte como zona turística, ecológica, deportiva y educativa. La semana pasada habilitó un sendero geológico- turístico en el Puesto Las Trancas, que podrá ser recorrido con guías a partir de abril.

El objetivo es que se utilice para hacer senderismo, con un “enfoque educativo geológico y ecológico”, según explicó el intendente Tadeo García Zalazar, durante la inauguración oficial del sendero. El mandatario departamental habló allí de “la importancia para el ecosistema y la naturaleza de esta reserva natural municipal que estamos planteando ”.

Concretamente se trata de un lugar habilitado para caminatas en grupos de entre 15 y 20 personas, con base en el puesto Ortega, Las Trancas, y con un recorrido de mediana dificultad que requiere un tiempo de unos 3 kilómetros y unas dos horas de duración.

Allí se ha colocado cartelería especial para interpretar el camino que realiza el senderista. Con el cerro Melocotón como referencia, por ser el más alto de este sector, el camino discurre hacia el oeste por la cerrillada. “En esta primera parte del recorrido se puede observar la falla del Melocotón, y a lo largo del camino vemos como cambia el terreno y se observan distintos colores del suelo. Para lograr esta información, disponible a través de cartelería, contamos con el aporte de un geólogo”, explica Andrés Fuenzalida, responsable de Turismo del municipio godoicruceño.

El funcionario comenta que han recibido una capacitación por parte del especialista para poder informar al visitante, para que además de conocer este lugar, sepa cómo se formó. Es una caminata que muestra el pasado geológico mendocino, similar a lo que se puede observar en la Reserva Divisadero Largo, ubicada a unos de 4 km al norte. Además de caminar por quebradas y distintas formaciones, el tramo final permite pasar por un río seco, uno de los afluentes del canal zanjón Maure. En realidad es río parcialmente seco, porque a lo largo del recorrido se observan numerosas vertientes de agua. Allí se explica la importancia que tienen estos cauces, que forman parte del sistema de defensa aluvional, con el dique Maure como contenedor de los torrentes de verano.

Fuenzalida dice que la geografía del lugar es muy similar a los sitios vecinos, como el cerro Arco (Las Heras) o la zona de La Crucesita (Luján de Cuyo), pero cada uno tiene sus características “y consideramos que los amantes del senderismo y el piedemonte disponen de una nueva oferta”. Es que durante mucho tiempo estos lugares estuvieron prácticamente abandonados. Los puestos de crianza de animales (cabras, vacas, caballos) siempre se han mantenido en actividad en la zona. En los años 70 y 80 estos lugares eran muy visitados por motocicilistas todo terreno, también por jinetes que integran distintas agrupaciones gauchas. Hace unos 25 o 30 años, se sumaron los ciclistas de mountain bike y ahora los senderistas van ganando terreno en el piedemonte.

“Consideramos que esta zona tiene un potencial enorme para desarrollar estas actividades recreativas, deportivas y también turísticas, no hace falta ir tan lejos para visitar la montaña”, confía Fuenzalida y agrega que el municipio cumple un rol muy importante, porque de alguna manera se encarga de acondicionar la infraestructura para posibilitar la inversión privada en este sector.

Matías Dalla Torre, director de Planificación de Godoy Cruz, destaca: “Al sendero lo generamos con gente del Conicet, con la intención de darle un atractivo vinculado al geoturismo, que permite además una divulgación científica del lugar, poniendo en valor las características del espacio. Hay registros, rocas volcánicas de 260 millones de años, allí está toda la historia, de los movimientos telúricos, los procesos que demoran millones de años”.

La idea es organizar dos salidas por mes y, según informaron desde el municipio, la primera será el 9 de abril. Por estos días están ultimando detalles organizativos y legales para iniciar esta actividad que se extenderá a lo largo del año.

Hotel boutique

Como parte de la presentación de esta nueva oferta para senderistas, el intendente García Zalazar destacó la participación de profesionales del Instituto Nacional del Agua y del Conicet, Víctor Burgos y José Mescua respectivamente, quienes brindaron sus aportes para conocer las características geológicas del piedemonte de Godoy Cruz.

Por otra parte, Dalla Torre señaló que llevan adelante otras iniciativas, siempre en el marco del plan del ordenamiento territorial del departamento. En este sentido, señaló que acaban de firmar un acuerdo con un privado para disponer de un espacio para actividades en del chalet que perteneció a la familia Thomé, una construcción icónica de esta zona pedemontana ubicada en las cercanías del puesto La Cieneguita y a 2 km al este del sendero inaugurado. Esta propiedad pertenece ahora a Emanuel Richardi, quien tiene pensado desarrollar el lugar y convertir en el chalet en un hotel boutique destinado al turismo de naturaleza. “Es un ambicioso proyecto que incluye viñedos, elaboración de vino, productos artesanales y asociación con puesteros de la zona, con el objetivo de desarrollar una actividad sustentable”, señaló Emanuel.

La casona, edificada en los 60 por un empresario español, resalta por sus características constructivas y un diseño español colonial, con algunas modificaciones realizadas con el paso de los años. Estuvo abandonada durante varios años. La propiedad tiene 10 hectáreas, posee piscina, bosques de coníferas y otras especies, gracias a que dispone de 3 vertientes. Según lo informado por Richardi, el proyecto es a 18 y 24 meses, con habilitaciones parciales de las actividades programadas.

Con el desarrollo de estos emprendimientos, en el municipio se ilusionan con desarrollar el lugar, siempre dentro de un marco de sustentabilidad y protección del piedemonte. “Si bien ya se han organizado competencias de mountain bike a nivel provincial, se puede proyectar más actividades de este tipo, cabalgatas, encuentros de senderismo”, comentó Fuenzalida. La gran pregunta es la seguridad en la zona, al respecto Fuenzalida resaltó que por el momento se organizan visitas guiadas programadas y controladas. Se tiene pensado organizar dos salidas por mes, los sábados. Richardi acotó: “Pensamos que si se desarrolla el turismo aquí, con una propuesta sustentable, se puede transformar la zona”.

Mayor información

Quienes deseen más información se pueden comunicar a turismo@godoycruz.gob.ar o a la 4133253, de 9 a 14.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA