Nueva Zelanda, un imán que atrae a jóvenes y familias que buscan una vida estable, tranquila y con paisajes naturales

Argentinos en Nueva Zelanda. Bellos paisajes naturales y estabilidad económica, buenos motivos para quedarse a vivir.
Argentinos en Nueva Zelanda. Bellos paisajes naturales y estabilidad económica, buenos motivos para quedarse a vivir.

Empleo seguro, abundante, bien pagado. Seguridad, naturaleza exuberante y una economía estable, los secretos de un lugar que atrae a argentinos y mendocinos en particular.

Tuve la oportunidad de visitar 5 ciudades de la Isla Sur de Nueva Zelanda. Viajamos para ver a nuestra hija que emigró con una visa Working Holiday hace 3 años. Fue difícil procesar que se haya ido sola al otro lado del mundo, pero al conocer cómo vive, nos enorgullecemos de su decisión tan acertada y valiente.

La mayoría de los inmigrantes argentinos optan por distintos tipos de visas de acuerdo a la edad y al propósito del viaje: Trabajo, vacaciones, estudios, otros se consiguen un” sponsor” que los patrocine con un contrato de trabajo.

Cada vez llega más gente de Latinoamérica, sobre todo aquellos que tienen entre 20 y 35 años de edad, aunque desde hace unos años ya es común ver a familias enteras que se van “trayendo” unos a otros.

De todas maneras, el proceso de “atraer” a latinos (argentinos-chilenos-uruguayos -paraguayos-colombianos y brasileños) es reciente. Migración neozelandesa ha ido flexibilizando temporadas y ampliando con más frecuencia los cupos, aunque igualmente resulta todavía difícil conseguir rápidamente un permiso.

Tranquilidad y seguridad

El vivir de la gente es pausado, sin sobresaltos ni robos, desestructurado al máximo (algunos van en pijama y ojotas al supermercado!). El “kiwi”( así los llaman) es por naturaleza amable y confiado, se ve continuamente a personas saludándose por las calles, sin bocinazos ni piquetes, por supuesto. La paz y el orden social es lo que viven a diario. La comunidad latina es apreciada y se mantiene unida y solidaria entre sí. Generalmente los latinos viven juntos para compartir el costo del alojamiento.

Argentinos en Nueva Zelanda
Argentinos en Nueva Zelanda

Un párrafo aparte que ilustra a este pueblo oceánico es lo que vivimos nosotros los argentinos en el partido de los Pumas con los All Blacks en Christchurch. Apenas habían ganado los Pumas, se acercaban a felicitarnos, a darnos un abrazo, y estar sentados en el estadio era como ver el partido en un bar rodeado de gente con alegría y sin animosidad.

Es un país altamente progresista con una cultura igualitaria, sobre todo con la mujer, a quien nadie cuestiona un puesto de trabajo y sobretodo tienen seguridad personal al caminar, por ejemplo, solas de noche por la calle o manejar el auto por las rutas y acampar. -”Acá todo funciona”- es la frase que me repiten unas mil veces los latinos.

Macarena, de Uruguay, me cuenta que quiere comprarse un auto para viajar sola a las playas de norte.

–¿Sola? le pregunto preocupada. Y responde con placer: “Por supuesto!, ya lo hice al Sur. Acá es muy común. Conocer el país así es algo maravilloso y divertido”, concluye entusiasmada.

Conseguir empleo es fácil y está bien pagado

N.Z ofrece empleo mediante un sistema de “aplicaciones”. El que necesita empleados publica en unas Apps con el perfil y características del empleo, tipo de visa del candidato, etc. y el que busca “aplica” y puede o no quedar seleccionado. El pago es por hora. Al salir del país le devuelven los impuestos aportados si es que no debe pagar alguna multa, de tránsito, por ejemplo. Cobran en promedio 24 dólares la hora. Y trabajan unas 10 horas por día aproximadamente. Con eso les alcanza para comida y alojamiento y les queda un 50% para ahorrar. El “salto” económico lo logran cuando consiguen la residencia y pueden aspirar a mejores trabajos con un pago superior.

Por lo menos en 4 ciudades observé carteles pidiendo “disculpas por las demoras, por no tener personal para atender bien”, con el agregado de una invitación a recibirte para trabajar ahí.

Respecto de la inmigración, ha habido cambios en los últimos 5 años. Antes, la mayoría era de clase media, media alta, pero desde hace 3 años están solicitando el ingreso de familias enteras de clase trabajadora.

Llegaron hace 4 años con toda la familia. Viven en la Isla Norte. Jorge trabaja en el sector de la Miel, como Chief Financial junto a otros 10 mendocinos del Valle de Uco. Ella es arquitecta y trabaja en una empresa de casas con sistema sostenible. Llegaron con 3 hijos de 19, 15 y 14. Ahora son estudiantes en la universidad al haber obtenido la residencia. Comentan que no les fue fácil el periodo de adaptación a un nuevo lenguaje, una cultura distinta. Pero se los ve muy contentos. Dicen que fue un gran desafío dejar su zona de confort. Tienen la idea de quedarse a vivir ya que en 5 años serán ciudadanos. Con mucho dolor dicen que extrañan familia, amigos, comidas y sobretodo vivir en una zona rodeada de bodegas y … ¡que no exista una fiesta de la Vendimia!!

Bellos paisajes

Las ciudades están rodeadas de parques, lagos, islas, montañas. Es uno de los motivos que hace de NZ un lugar para vivir relajados ante una naturaleza exuberante y amigable. Todo está preparado para dar paseos por bosques, lagos, caminatas de 4 ,6 y 8 horas entre montañas y senderos señalizados con tiempos para pasear con amigos incluyendo adrenalina y aventura. Atrae un mundo donde correr por la playa se puede disfrutar tranquilamente después de un día de trabajo, aunque sea tarde.

Los espacios son casi todos públicos, para el esparcimiento de la gente. Al costado de un lago que visitamos hay churrasqueras eléctricas. Allí podés hacer un asado en planchetas de acero inoxidable. Las prendés con un botón y hay que dejarlas impecables después de usarlas.

Los baños públicos son un tema aparte. Todos funcionan. Cerrados mediante un sistema de seguridad, con acceso automático. Están equipados con inodoros y duchas algunos; y un sistema de desecho sostenible. En todas las plazas hay por lo menos 2 y cuentan con servicio de agua medida para cada uso.

Es un país interesante para descubrir, hablan un inglés que no es fácil, plagado de modismos, pero el “nuevo mundo” te hace sentir que una vida en paz es posible, que la amabilidad te hace todo más llevadero y que el orden social hace que las personas puedan realmente vivir mejor.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA