Miles de médicos indignados por la caída de la web para rendir el examen de residencia

Miles de médicos indignados por la caída de la web para rendir el examen de residencia
A partir de la pandemia, el examen de residencia pasó de ser presencial, a virtual. Foto Ilustrativa

Más de 25 mil profesionales de la salud se vieron afectados por la caída del sistema online en el que debían rendir la evaluación. Denuncian irregularidades y desorganización.

Médicos, bioquímicos, y enfermeros de todo el país se vieron afectados por la caída de la web donde debían rendir el Examen Único Digital y Ubicuo (EUDyU), la evaluación de la que depende el ingreso a las residencias. En total fueron 25.260 los médicos graduados perjudicados, de los cuales 466 habían concursado para hacer su residencia en Mendoza. Denuncian irregularidades en todo el proceso y apuntan al Ministerio de Salud de la Nación, el responsable del examen.

La evaluación en cuestión es la que define el ingreso a las residencias, es decir, a la especialización de la rama de la medicina en la que un médico va a trabajar durante toda su vida profesional. “Es el futuro nuestro, a lo que nos vamos a dedicar para siempre”, comenzó explicando Primo Lucentini, médico de 25 años. “La residencia es donde te vas a formar para el resto de tu vida y donde te van a enseñar todo lo que vas a hacer, entonces no es un examen cualquiera, es muy importante”, agregó Agustina, también recibida en la UNCuyo.

Ambos rindieron este martes 14 y contaron a Los Andes su amarga experiencia. Para empezar, explicaron, la evaluación comenzaba a las 8 de la mañana y ninguno pudo acceder con normalidad en ese horario. “Nos habían dicho que teníamos que entrar 15 minutos antes porque iba a haber una sala de espera. A las 7:45 yo estaba conectado y no te daba la opción para empezar. Cuando le dabas click te saltaba un error”, detalló Primo.

Antes de comenzar a responder las 100 preguntas múltiple choice, cada alumno debe ingresar al sistema con su cuenta personal, cargar una foto en el momento, y grabar un audio de su voz que compruebe que están en condiciones de rendir. En cada uno de esos pasos, la página se trababa y reiniciaba, incluso algunos podían avanzar y comenzar con las primeras preguntas, donde también colapsaba la web. En algunos casos, el sistema obligaba a volver a empezar, en otros tomaba las preguntas como completadas, y en otros directamente daba por finalizado el examen, aunque sólo se hayan respondido pocas consignas.

“Me lo esperaba porque el examen previo de prueba funcionó muy mal el sistema”, anticipó Agustina, en relación a una evaluación de ensayo que el Ministerio de la Nación había habilitado para que quienes rindieran se familiaricen con el formato. “Cuando la mayoría lo empezó a hacer tuvieron problemas porque se trababa la página, y ahí todos se empezaron a preocupar de cara al martes”, explicó Lucentini.

La desorganización había comenzado mucho antes. Según explicaron los entrevistados, “no se cumplió ningún tipo de cronograma preestablecido. Íbamos a rendir el 25 de agosto y lo pasaron al 31, y después al 14 de septiembre. Y así se iba corriendo todo el cronograma”, lo que ocurrió también con el examen modelo. “Hace dos días subieron el padrón definitivo, que es el que te dice quién puede rendir y quien no. Es nefasto que lo hayan subido 48 horas antes”, amplió el joven egresado de la UNCuyo.

Ya en el día de la evaluación, ambos pudieron completar el múltiple choice, algo que la gran mayoría de los más de 25 mil inscriptos no pudieron hacer. “Yo tuve suerte porque sabía que iba a pasar algo de esto, que se iba a trabar. Entonces pensé en no desesperarme y hacerlo tranquilo, y tuve la suerte de que no se cortó a las 10:30, y lo pude terminar”, reconoció Lucentini. Es que el horario para rendir, que en teoría sería de 8 a 10:30, finalmente se extendió hasta las 12 del mediodía. “Supuestamente el Ministerio de Salud publicó en instagram que se extendía el horario, pero es mentira”, agregó el joven.

Agustina pudo ingresar con normalidad al sistema recién a las 9:30, una hora y media más tarde de lo estipulado. “Contesté todo rapidísimo y a lo terminé a las apuradas, no sé si habré hecho todo bien”, indicó. Aunque no dudó sobre lo que sintió al finalizar: “Me generó mucha frustración porque vengo estudiando desde febrero, y pospusieron el examen muchas veces. Muchos lo toman como una tomada de pelo”.

A partir de la indignación generalizada, las redes sociales se inundaron de mensajes de protestas contra la desorganización. Incluso en Buenos Aires el enojo escaló al punto de que un grupo de profesionales de la salud protestó en las calles, frente al Ministerio de la Nación. “Desde allá nos dicen que pudieron hablar con una representante del Ministerio, que tomaron sus quejas y que en dos días van a ver qué hacen. Lo que se pide es que se postergue el examen y que lo hagan de manera presencial”, detalló.

La presencialidad es uno de los focos del reclamo. “Este examen fue toda la vida presencial, pero por el tema de covid desde el año pasado se hizo virtual, y se armó este lío. Por eso había miedo y se había pedido que sea presencial”, recordó Lucentini. “Si no lo pudieron solucionar para este año es porque no les importa, o porque no tienen la capacidad. ¿Cómo en un año no vas a conseguir un buen sistema para rendir?”, se preguntó Agustina con indignación.

Ante la posibilidad de volver a rendir el examen, la egresada de la UNCuyo reconoció estar de acuerdo porque “sería lo más justo”, aunque confesó que personalmente la frustración es muy grande: “No tengo más ganas de saber algo con este examen, me ha sacado mucho tiempo de vida”. Mientras tanto, aseguran que desde el Ministerio de Salud respondieron que para organizar el examen presencialmente “necesitan más tiempo y más plata, y que sería recién en abril de 2022”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA