jueves 24 de junio de2021

Meriendas escolares: en la DGE reconocen un retraso por la diferencia de modalidad presencial en las escuelas
Las meriendas sufrieron un retraso porque hay escuelas con distintos tipos de presencialidad.
Sociedad

Meriendas escolares: en la DGE reconocen un retraso por la diferencia de modalidad presencial en las escuelas

Recién a partir de abril se incorporarán lácteos a los alimentos que se entregan en los establecimientos.

Meriendas escolares: en la DGE reconocen un retraso por la diferencia de modalidad presencial en las escuelas
Las meriendas sufrieron un retraso porque hay escuelas con distintos tipos de presencialidad.

Si bien el 1 de marzo comenzaron las clases en Mendoza, recién el lunes pasado la Dirección General de Escuelas (DGE) empezó a brindar la merienda escolar en forma masiva en los establecimientos de la provincia.

Este año la entrega de la prestación arrancó una semana más tarde de lo habitual, según lo confirmó Franco Pulido, director de Alimentación Escolar de la DGE: “La semana pasada y la anterior hicimos un relevamiento escuela por escuela, a través del GEM, para saber cuáles trabajan en presencialidad y con cuántos niños lo estaban haciendo”, dijo.

La principal complicación se dio en torno a la libertad que tuvo cada establecimiento para adecuar el protocolo a sus necesidades. La gran mayoría ha dividido a los alumnos en dos grupos que cursan presencial semana por medio, pero otras han establecido tres grupos o sistemas por días.

No podíamos enviar la cantidad sin medir porque hay productos perecederos”, precisó el funcionario. No obstante, la semana pasada ya arrancaron con la merienda en 20 instituciones de Las Heras, Godoy Cruz y Ciudad, para cerca de 2 mil alumnos.

En esta primera etapa, y hasta que finalice el mes, los alumnos recibirán una infusión (té o yerbeado) y un panificado que consiste en tortitas, facturas, turrón y vainillas, según el día. Esta semana ya son 1.054 las escuelas a las que se hace llega la prestación. “Con el relevamiento ya pudimos informar a los proveedores. Son 119 mil raciones por día”, detalló Pulido.

Comienzo sin lácteos

En cuanto a la falta de leche en la merienda, hasta abril, aclaró que en febrero y marzo se ha “dado la prestación del módulo alimentario, son 110 mil bolsones que vamos a seguir entregando en los próximos meses, porque los alumnos no van todos los días y no se están quedando a comer en las escuelas”.

Cada bolsón contiene “víveres secos como leche en polvo, fideos, arroz, harina, azúcar, polenta y aceite, entre otros productos”, según precisaron desde el Gobierno provincial.

De esta manera, desde la DGE consideran que se garantiza que los niños estén recibiendo la ‘copa de leche’ que hasta el próximo mes no van a tener en los establecimientos educativos.

El que módulo alimentario se entregó durante 2020 en las escuelas públicas con alumnos en situación de vulnerabilidad, luego de que se suspendieran las clases presenciales y los chicos dejaran de recibir la merienda escolar.

“Hicimos un cruce de datos con Desarrollo Social y se entrega un bolsón por niño a los que están en situación desfavorable”, indicó Pulido. De esta manera, si una familia tiene varios niños escolarizados, recibe varios bolsones.

Meriendas más completas en abril

A partir del lunes 5 de abril, los alumnos van a recibir una prestación más completa en los establecimientos escolares, con la llamada ‘copa de leche’.

Sobre esto, el director adelantó: “Vamos a incorporar hasta 4 días de leche. Eso sin contar las meriendas reforzadas con quesos y frutas, en caso de escuelas urbano marginales y rurales”.

Además, la DGE debe recibir los datos de 446 establecimientos con los que la cantidad de raciones se elevaría. En 2020 fueron 220 mil, correspondientes a las mismas 1500 escuelas.

No obstante, en opinión de Pulido, el número de meriendas diarias este año “va a ser un poco inferior, debido a que la presencialidad en la mayoría está al 50 por ciento”.

Uno de los puntos que se venía analizando desde la DGE era cómo se les iba a brindar la merienda a los chicos. Y, a pesar de que se había informado que una posibilidad era hacerlo en bolsitas individuales, finalmente se optó por la forma tradicional.

“Este año se hace como se hizo antes, sólo que con más cuidado: desinfección de superficies, limpieza, distancia y uso del barbijo. Lo ideal sería que llevaran su propio vaso, pero en muchos casos entendemos que nos es posible”, concluyó Pulido.