Más de 4.500 personas recibieron vacunas monodosis en Mendoza: ¿A quiénes está destinada?

Las dosis de Cansino se destinan a los municipios para operativos en territorio en busca de quienes no se vacunaron. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Las dosis de Cansino se destinan a los municipios para operativos en territorio en busca de quienes no se vacunaron. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

El desarrollo de Cansino es el único inoculante de estas características disponible. Es de fácil conservación, lo que facilita la campaña en territorio y puerta a puerta para quienes tienen más difícil el acceso.

En Mendoza, la gran mayoría de la población vacunada de manera completa contra el Covid-19 ha recibido esquemas de dos dosis. Sin embargo, hay un pequeño grupo que fue inoculado con vacuna monodosis, es decir que con un solo “pinchazo” ya se consideran con esquema completo. Para esos casos se ha usado la vacuna del laboratorio Cansino.

La proporción de mendocinos que han sido inoculados con este desarrollo es ínfima respecto a quienes han recibido el esquema de dos dosis. Mendoza ha aplicado 4.608 vacunas monodosis, sobre un total de 1.137.593 personas que han completado el esquema con otros inoculantes.

Pero ¿quiénes están siendo vacunados con esta opción? El director de Salud de la Municipalidad de Godoy Cruz, Martín García, dijo que a Cansino la usan para ir al territorio, cuando hay más dificultades de completar esquemas.

Los municipios son los que, con la coordinación del Ministerio de Salud, llevan adelante la campaña y desde allí explican que las vacunas monodosis están reservadas para casos excepcionales, de manera tal de garantizar la protección a quienes tienen más difícil el acceso.

La ventaja de la única dosis es que las personas con dificultades en el acceso se cubren con esta vacuna”, explicó la directora de Inmunizaciones de la provincia, Iris Aguilar. Detalló que se destina a personas que están postradas, con internación domiciliaria, de parajes alejados, puesteros, también en operativos territoriales y en trabajadores golondrina.

“El beneficio que tienen es que se logra cobertura con una única dosis para población con dificultades para el acceso y difícil de captar”, explicó la médica.

Vacuna monodosis

De este inoculante hay stock, se guarda y está disponible para estos casos o se envía a los municipios cuando se va a encarar una estrategia en territorio.

Llegaron a la provincia el 15 de septiembre, luego de que Nación acordara la compra.

Luego, el gobierno de Alberto Fernández dejó en suspenso las últimas entregas, tal cual publicó a comienzos de este mes La Nación, al aducir que tenía suficiente stock para la campaña.

Así, el laboratorio inició acuerdos directos con las provincias, tal el caso de Corrientes, la ciudad de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe, además de Buenos Aires que había acordado primera.

Ingresaron a Mendoza 17.640 vacunas, las primeras y únicas monodosis. Son destinadas a personas mayores de 18 años y la intención, ni bien ingresaron, fue abocarse con ellas a llegar a quienes aún no habían recibido ninguna vacuna. Esto en el marco de una campaña que busca lograr la mayor cobertura posible con esquema completo, ante el probable incremento de la circulación de la variante Delta.

El laboratorio chino a cargo del desarrollo ha informado que Convidecia (su marca comercial), a los 14 días de la aplicación, tuvo una eficacia del 68,83% en la prevención de todas las enfermedades Covid-19 sintomáticas y un 95,47% de eficacia en la prevención de la enfermedad grave.

Además, luego de los 28 días de aplicada presentó una eficacia del 65,28% contra todas las enfermedades sintomáticas y 90,07% de eficacia en la prevención de la enfermedad grave.

El inoculante tiene otra ventaja: es de fácil manipulación, lo que lo convierte en un plus para campañas en territorio. Es que se almacena a una temperatura de entre 2 y 8 grados; no es como otras que requieren ultrafreezer, y eso facilita la logística y la conservación.

Cómo se vacuna con Cansino

Llegar a quienes no han accedido implica una serie de meticulosos procedimientos: primero hay que encontrar esas personas en una especie de barrido en zona, luego hay que llegar con las vacunas casa por casa. Es que, además de tratarse de casos aislados, se trata de personas alejadas una de la otra y que no se acercan si se coloca un puesto, además de que por las distancias no tiene sentido.

Alejandra Weintraub, directora de Salud de la Ciudad Mendoza, explicó que están realizando el relevamiento y destacó que “la grata noticia es que hay muy poca gente que no tiene vacuna”. En general se trata de lugares más alejados, como algunos barrios de La Favorita.

Enumeró que, en general, señalan que no acceden “por falta de información, no manejan redes, no saben cómo inscribirse, dificultades para trasladarse, gente que por cuestiones culturales y geográficas no se acerca”.

Weintraub apuntó que, en realidad, hay puestos de La Favorita que están a 15 minutos de la Ciudad. En general son adultos mayores y, un poco menos, adultos de menor edad.

“Hicimos un relevamiento e instrumentamos un operativo porque están diseminados. Hay que ir a domicilio: primero encontrarlos y luego ir a colocar la vacuna. Hay que recordar que es voluntaria”, explicó.

Así, los equipos salen a hacer rastrillaje, algo que es incipiente: “Queremos ser prolijos”, subrayó la funcionaria capitalina. Entonces primero se hace un recorrido para detectar casos y después se va con los equipos a colocar las vacunas a domicilio.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA