Martín Miguel de Güemes, el héroe que es recordado en Mendoza

Martín Miguel de Güemes, el héroe que es recordado en Mendoza
Detalle de la carta que se encuentra en el Archivo Histórico Provincial. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes

A 200 años de su muerte. El “Héroe Gaucho” salteño mantuvo correspondencia con el General San Martín durante la gobernación de ambos.

A 200 años del fallecimiento del “héroe gaucho”, el General Martín Miguel de Güemes, es reconocido como una de las figuras claves del proceso de Independencia. El militar, considerado un héroe –especialmente- en Salta, comenzó su carrera como cadete en las filas del 3º Batallón del Regimiento Fijo de Infantería de Buenos Aires y terminó como gobernador de la provincia del norte y General en Jefe del Ejército de Observación, designado en este cargo por el general don José de San Martín.

Güemes, según los expertos locales, nunca pasó por Mendoza, sin embargo hay numerosos documentos que llevan su firma en los archivos provinciales, muchos de ellos corresponden al intercambio de correspondencia con el Padre de la Patria, cuando fue intendente de Cuyo. También hay varios monumentos en nuestra provincia que recuerdan al salteño y escuelas que lo homenajean con su nombre.

Según consigna la historiadora e investigadora principal del Conicet y profesora de la UNCuyo Beatriz Bragoni, tras un final trágico y solo, a fines del siglo XIX, a semejanza de otros personajes o héroes de la independencia, las elites políticas e intelectuales salteñas rescatarían su figura para amalgamar la identidad provincial e integrar la lucha librada por Güemes y sus gauchos en las narrativas fundacionales de la nación argentina.

Su historia

Martín de Güemes nació en Salta el 8 de febrero de 1785. Hasta sus catorce años repartió su vida entre los estudios primarios, sus tareas como cadete del 3º Batallón y la ayuda que prestaba a su padre en la Tesorería de la Real Hacienda. En 1805 fue trasladado a Buenos Aires para incorporarse a las filas que combatían la invasión inglesa. Allí cumplió funciones y roles estratégicos en batallas y lugares cruciales como la Quebrada de Humahuaca; la batalla de Suipacha, la guerra de guerrillas —o guerra guacha, como también se la conoce— y en la defensa de la capital del Virreinato. Además, ocupó la gobernación de Salta entre 1815 y 1821.

San Martín, en 1814, le asignó el mando de las milicias salteñas y campesinas, en las que ejerció gran desempeño y logró el mérito necesario para luego ser nombrado Teniente Coronel de Ejército; en 1815, fue elegido por el Cabildo de Salta gobernador. En 1820, San Martín lo solicitó como auxiliar para la campaña de liberación del Perú y en 1821 Güemes decidió delegar su poder en la gobernación y dedicarse exclusivamente a organizar la Expedición para liberar el Alto Perú y auxiliar a San Martín.

El 7 de junio de 1821, Güemes resultó herido en una emboscada realizada por tropas españolas con la cual éstos sitiaron la provincia de Salta. Días después, ya agonizando y acompañado por sus soldados fieles y compañeros de batalla en sus últimas horas, Martín de Güemes ordenó al coronel Jorge Enrique Vidt que lo reemplazara y siguiera la lucha contra los españoles.

Murió el 17 de junio de 1821 luego de varios días de sufrimiento y agonía. Actualmente, sus restos yacen en el panteón de Las Glorias del Norte, en la Catedral de Salta.

Documento histórico de Martín Miguel Juan de Mata Güemes Montero de Goyechea y la Corte, conocido como Martín Miguel de Güemes.

Güemes “en Mendoza”

En Mendoza hay diferentes referencias al prócer salteño. Además de ser el “padre” de la gendarmería nacional, hay una plazoleta mendocina que lleva su nombre. Está ubicada en las inmediaciones de la terminal de ómnibus mendocina, donde también hay un busto del héroe gaucho.

En el parque General San Martín hay otro busto con la imagen del prócer. Se encuentra cercana al lago, en la calle que lo rodea, y mira hacia el oeste.

En tanto, en el departamento de Godoy Cruz, entre las calles Feliciano Gambarte y Suipacha se encuentra la Plaza Güemes. Más allá del nombre, en este espacio verde no hay ninguna otra referencia al prócer más que un cartel que anuncia a la plaza.

En cuanto a las instituciones educativas, hay 7 que llevan el nombre del salteño o bien hacen referencia a su ejército. Se trata de la escuela 1.071, ubicada en la Ciudad del departamento de San Martín, la secundaria técnica 4.021 de San Rafael, la secundaria orientada 4.091 de Luján de Cuyo; y un SEOS de jardín maternal, inicial y primaria de Malargüe. Además, existe la primaria 1.372 de Alvear, denominada “Gauchos de Güemes”.

Vale recordar que en 2019, el gobierno de Salta entregó un busto del prócer a la provincia. Fue de manos del gobernador Juan Manuel Urtubey y la escultura fue emplazada en el Campo Histórico del Plumerillo.

Por último, resta decir que en el Gran Mendoza, específicamente en Ciudad, hay un callejón que lleva su nombre. Se encuentra ubicado entre las calles Capitán de Fragata Moyano y el Colegio Universitario Central, en la Segunda Sección.

Un rol protagónico

Para la historiadora Beatriz Bragoni, autora del libro: “San Martín. Una biografia politica del Libertador ( Edhasa 2018)”, tanto el padre de la Patria como Güemes cumplieron un rol protagónico en la crisis política que tumbó el gobierno de Carlos Alvear y abrió las puertas al Congreso soberano que declaró la independencia de las Provincias Unidas en 1816, en medio de un contexto internacional adverso y el reflujo de la revolución en el subcontinente.

Además, la común agenda política gravitó en un nuevo capítulo institucional en 1819 cuando San Martín y Güemes juraron la constitución centralista y aristocrática emanada del congreso que también fue jurada en Tucumán en medio de las fiestas mayas, y en Santiago de Chile por el pleno de la oficialidad y las tropas del ejército de los Andes en la que el general Las Heras pronunció una encendida proclama que erigía la constitución como “la ley que refrena al despotismo, que protege al ciudadano y consolida la libertad de la Nación”.

“Se trataba de solidaridades políticas de relieve en torno al presupuesto básico del denominado “plan continental” el cual preveía la asociación o alianzas de Estados independientes, el de Chile y el de las Provincias Unidas para emprender la campaña sobre Lima en su doble vertiente marítima y terrestre con el fin de dispersar o multiplicar los frentes de guerra del enemigo”, aseguró la historiadora.

Eso explica, según indicó Bragoni, la designación del general Martín Miguel de Güemes como Jefe del Ejército de Observación en vísperas de la partida de la Expedición Libertadora al Perú. “Fue una designación que realizó el mismo San Martín después de haber reanudado el vínculo con los oficiales y jefes del ejército en Rancagua que expresaba con extrema nitidez el componente político-territorial asociado con la experiencia de las ya disueltas Provincias Unidas de Sud- América”, destacó.

Para terminar, Bragoni contó que Güemes tuvo un final trágico, el 17 de junio de 1821. El militar recibió un balazo en la espalda mientras conducía una partida de gauchos para expulsar la última incursión realista en territorio salteño. “Los funerales en la capilla de Chamical fueron austeros; dos años después, el gobernador Gorriti, resolvió trasladar sus restos para rendirle honores en la ciudad”, explicó Bragoni.

Dos Cartas relevantes

En el Archivo Histórico de Mendoza se pueden encontrar varias cartas firmadas por Martín Güemes, pero hay dos que son más relevantes y llamativas por su contenido. La primera de ellas, quizás la más interesante, es un documento que pertenece a la colección de correspondencia con las provincias y fue enviada por Güemes al Libertador.

“En ese entonces se usaba que cuando asumía un gobernador se notificara a las otras provincias. Entonces Güemes le notifica en esa carta que asumió como gobernador y que ha sido en una junta de vecinos secreta, porque en esa época no estaban todos de acuerdo, había patriotas y realistas enfrentados”; explicó Alicia Guevara, del Archivo Histórico recordando que por aquellos años San Martín era gobernador de la Intendencia de Cuyo.

Otra de las cartas está fechada en 1820 y se dirige al gobernador Campos a quien le agradeció que Mendoza y su pueblo hayan colaborado con caballos y mulas para continuar con la gesta libertadora que en ese entonces se preparaba para liberar de los españoles a Perú.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA