domingo 17 de enero de 2021

Durante la cuarentena se han realizado remodelaciones en las viviendas, jardines y piletas. / José Gutiérrez
Sociedad

Manos a la obra: la cuarentena fomentó las remodelaciones y arreglos en casa

Muchos destinaron ahorros para planes que quedaron truncos por las restricciones y acondicionaron el hogar. Se suma el boom del “hágalo usted mismo”.

  • domingo, 11 de octubre de 2020
Durante la cuarentena se han realizado remodelaciones en las viviendas, jardines y piletas. / José Gutiérrez

La cuarentena obligó a salir de una rutina que para muchos transcurría mayormente fuera de casa. Hoy ese espacio debió convertirse en varios a la vez: casa, trabajo, gimnasio, lugar de entretenimiento. Habitarlo durante todo el día permitió atender y, en algunos casos, reconocer rupturas, deterioros, falta de espacio y necesidades que se pasaban por alto y que hacen a un mejor pasar, ya sea que se viva solo o en compañía de muchos, en departamento o en casa.

La tendencia de remodelaciones y ampliaciones se suma a la de mejorar los jardines y colocar o reparar piletas. Entre los factores que las impulsan se encuentran los económicos. Algunos deciden utilizar dinero que iba a ser destinado a un viaje, mientras otros han logrado ahorrar esa plata que antes destinaban a salidas.

La situación económica del país invitó a que muchos, antes de que se licúen sus ahorros y ante la imposibilidad de comprar dólares, lo inviertan en el hogar. Como una jugada económica también. Según la remodelación o ampliación se aporta un importante valor patrimonial.

Testimonios dan cuenta del fenómeno. “Digamos que nos chiflamos bastante con mi hija y nos dedicamos a hacer todo tipo de arreglos en la casa. Fuimos desde albañil, a carpinteras, a ceramista, de todo. Fueron dos meses que estuvimos a full haciendo cosas que en otro momento ni se nos hubieran ocurrido”, cuenta riendo Nancy.

A partir de un problema muy común, como es la humedad, contrataron albañiles que para arreglarlo debieron romper paredes y piso. Encontraron allí el aprendizaje necesario para lo que siguió. “Veíamos cómo preparaban la mezcla de cemento y, cuando ellos se iban, la preparábamos nosotras y arreglábamos los contrapisos, la vereda, otras paredes. Hasta me dediqué a hacer terminaciones en el techo”, describe.

“Al ver que estábamos acá encerradas y que habían muchas cosas por hacer, utilicé el dinero de un viaje que no podremos hacer. Terminamos agotadas, todos los días nos poníamos un objetivo para no tener la cabeza metida sólo en un contexto de encierro, así que trabajábamos para nuestro propio beneficio y para ver mejor nuestro lugar”, cuenta Nancy, que también hizo su placard, todo el jardín de nuevo, reconstruyó la churrasquera, remodeló y construyó muebles, pintó, todo con las herramientas que fue comprando durante el proceso.

A lo aprendido a través de los albañiles, le sumaron un instrumento infaltable: videos tutoriales, sobre todo de YouTube. “A prueba y error, y viendo tutoriales, me animé y realicé algunas instalaciones eléctricas. En otro momento hubiese tenido que llamar a alguien y pagar para hacerlas”, concluye la ahora “todo terreno” Nancy.

Mariela y su familia se encuentran en plena remodelación del patio de su casa. “Lo que me llevó a decidirme es que siempre iba a haber alguien en casa para estar mientras estuviesen los albañiles, cosa que antes era muy difícil. Y a eso se suma que tenía un dinero que no quería que se desvalorizara”, explica.

La vida en departamento se tornó muy particular durante el aislamiento. Julieta y su novio necesitaron darle un nuevo aire. “Pintamos todo el departamento. En la cocina y la lavandería pintamos los azulejos de blanco. Pintamos los muebles, pusimos estantes en el balcón para poder tener más espacio. Es muy viejo y no queríamos que se viera así. La idea es refuncionalizar y decorar; aún seguimos en proceso”, describe la joven.

“Nos pasamos horas mirando Pinterest. Es muy lindo sacar ideas de ahí, ilusionarte y animarte. Hicimos todo nosotros. Vimos muchos tutoriales de YouTube: cómo pintar azulejos, qué colores conviene usar para agrandar o para la iluminación de un lugar, cómo aprovechar espacios chiquitos”, agrega entusiasmada Julieta.

Rubros beneficiados

“Mucha gente estaba con proyectos de comprar un lote, construir, o mudarse a otra casa y hoy no les están dando los números, entonces están ayornando sus casas. Al pasar tanto tiempo ahí, buscan que la casa sea más convivible y vivible”, explica Virginia respecto de trabajos específicos solicitados por sus clientes ya que es arquitecta.

“Se están haciendo desde pequeñas remodelaciones hasta cosas un poco más grandes, como ampliaciones. En general relacionadas a galerías, patios, refacciones de baños y cocina. Se vende de todo: griferías, sanitarios, revestimientos, cerámicos, piso”, comenta a su turno una profesional de una reconocida empresa mendocina de elementos para la terminación de obra.

Sergio se dedica a realizar instalaciones de riego por aspersión y automatización de piletas y cuenta que la demanda de trabajo ha aumentado mucho. “Cuando voy a los barrios a trabajar veo muchas construcciones o remodelaciones por todos lados”, agrega. En relación al boom de las piletas, concluye: “Sé de empresas de instalación de piletas que están dando turnos para diciembre o enero porque están saturados”.