martes 4 de agosto de 2020

La Ciudad de Mendoza adhirió al Plan Nacional de la Reducción de Pérdidas y desperdicio de Alimentos. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Sociedad

Lucha contra el hambre: Capital quiere evitar que se desperdicie la comida que sobre en los restaurantes

La Ciudad adhirió al plan nacional que promueve que locales gastronómicos indiquen que se puede pedir los alimentos sobrantes.

La Ciudad de Mendoza adhirió al Plan Nacional de la Reducción de Pérdidas y desperdicio de Alimentos. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

La Ciudad de Mendoza publicó una ordenanza para adherir al Plan Nacional de Reducción de Pérdidas y Desperdicio de Alimentos, dispuesto por la Ley Nacional 27.454. El principal objetivo es, justamente, trabajar para que no se desperdicien productos comestibles y que puedan ser aprovechados por quienes más lo necesitan, sobre todo en el contexto de pandemia en donde la pobreza y la necesidad van in crescendo.

Para ello, el Ejecutivo capitalino creó el llamado “Programa Municipal de Reducción del Desperdicio de Alimentos” y está trabajando en su reglamentación. La idea es que los locales gastronómicos, o cualquier institución donde se vendan o expendan alimentos, puedan adherir a la iniciativa para la reducir el desperdicio de productos que puedan servir para consumo humano.

Si bien todavía no cuentan con un dato local, señalan que a nivel mundial se pierden 1.300 millones de toneladas de comida en el año. “Es una ordenanza que forma parte del triple enfoque del gobierno municipal, en el que entendemos que no podemos avanzar sin el cuidado del ambiente. La distribución justa de los alimentos es un eje para lograr una ciudad sostenible y sistemas agroalimentarios más eficientes e inclusivos”, explicó Sebastián Fermani, director de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Ciudad de Mendoza.

El funcionario detalló que otro de los ejes de esta iniciativa es la trazabilidad de los productos, con la que se busca disminuir la huella ecológica. “Cuando llega a nuestras mesas, tenemos que pensar en el verdadero impacto del proceso que siguió el producto y adoptar conductas sostenibles a partir del consumo. La idea es que otras personas puedan aprovechar alimentos sin que sean desperdiciados”, remarcó Fermani.

En la misma línea, subrayó que actualmente es inconcebible que se considere como residuo algo que es de necesidad básica, como la alimentación. “El mejor residuo es el que no se genera y al evitar que un producto comestible se transforme en residuo, estamos logrando un impacto positivo”, aseguró.

Invitación a los locales gastronómicos

Además de invitar a los espacios gastronómicos a sumarse a la iniciativa, esta resolución determina que los establecimientos adherentes deberán colocar “en todas las cartas de menú y en un sitio visible para todo público, la leyenda con letra clara: ‘Si te sobró comida, es tu derecho pedirla para llevar. Reducir el desperdicio de alimentos, es tu obligación’”.

“La idea con esta obligatoriedad que establece el plan es que los locales que se suman pongan en sus cartas esa leyenda. No sólo para que el consumidor pueda exigir llevarse a su casa lo que le sobró, si no principalmente para generar conciencia en esa persona. Que los productos, en lugar de convertirse en residuos, puedan llegar a satisfacer esta necesidad”, concluyó remarcando Fermani.

Gastronómicos, a favor

Desde la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica y Afines de Mendoza (Aehga) remarcaron que les parece excelente la iniciativa y que apoyan todos los proyectos que permitan que Mendoza tenga un impacto social y ambiental positivo para la convivencia. “Nos parece buenísima la idea, estamos de acuerdo y apoyamos al intendente (por Ulpiano Suárez) en todo lo que permita que la nuestra sea una ciudad sustentable”, subrayó Beatriz Barbera, vicepresidenta del área gastronómica de Aegha.

Además, indicó que el principal objetivo de la ordenanza es que se cuide y se valore el alimento. “No tirar aquello que pueda servir, nos parece de un contenido educativo para la vida muy fuerte e importante. Respecto a incorporar la leyenda en las cartas, no hay ningún problema. Lo que sí sería bueno es que las personas lleven su propio recipiente para que los podamos colocar allí lo que les sobró y lo puedan aprovechar en sus casas”, sugirió Barbera.