Los voluntarios que no se toman vacaciones para seguir trabajando con los chicos de los barrios en el verano

Voluntarios brindan apoyo escolar en el barrio Unidos por una esperanza, de Maipú
Voluntarios brindan apoyo escolar en el barrio Unidos por una esperanza, de Maipú

Se trata de “Generando Puentes”, que además de tareas escolares, ofrece merienda, clases de arte, murga y escuela de fútbol en nueve barrios populares de Mendoza. Quieren organizar campamentos a Potrerillos para que los niños puedan conocer esos lugares.

Voluntarios de Generando Puentes, una ONG que trabaja en nueve barrios populares del Gran Mendoza, decidieron no tomarse vacaciones y prolongar, entre enero y marzo, sus actividades de apoyo escolar, talleres de arte, murga y escuelas de fútbol.

“Nos movemos con un mismo objetivo: no dejar de acompañar en verano porque es cuando más nos necesitan. Si todo el año apoyamos a las comunidades, no podemos ausentarnos por el solo hecho de estar de vacaciones”, comentó Yésica Maza Méndez, estudiante de ingeniería civil y voluntaria del área de Intervenciones y Mejoramiento del Hábitat de la entidad.

“Es decir, nos tomaremos vacaciones con ellos, cada uno de nosotros tiene un barrio asignado en el Gran Mendoza y llevaremos a los chicos de paseo, además del apoyo habitual que brindamos”, aclaró.

Voluntarios brindaron apoyo escolar en Maipú
Voluntarios brindaron apoyo escolar en Maipú

“En mi caso, como en el de todos mis compañeros, me llena el alma, no me cambia permanecer haciendo esta tarea tan hermosa y, además, serán mis propias vacaciones. Nosotros trabajamos los 365 días del año”, agregó la joven estudiante.

Se trata de alrededor de 23 personas que se desempeñan a voluntad en distintos merenderos de los barrios Luz de Vida, Castro y El Vertedero, de Guaymallén; Valle Encantado, de Luján de Cuyo; Tres Estrellas, de Godoy Cruz; Unidos por una Esperanza y San Francisco, ambos de Maipú y el barrio Junín de Las Heras.

Este grupo trabaja en red con referentes barriales. Así, en estos días están realizando, por ejemplo, una colecta solidaria de cara al verano. Juntan materiales para la construcción que serán destinados al merendero Un Sol para los Chicos, situado en Rodeo del Medio (Maipú) y que recibe a 60 niños a la intemperie.

El terreno donde se llevará a cabo el trabajo está situado en el barrio popular Unidos por una Esperanza y, para mejorar las condiciones, los organizadores necesitan cuatro membranas; 35 metros cuadrados de machimbre y 25 palos rollizos. Quienes puedan colaborar deben contactarse al 261 4194665.

El objetivo es evitar que los niños realicen las actividades al rayo del sol, explicó Yésica Maza Méndez.

Junto con el arquitecto Daniel Manson, también voluntario de la ONG, se enfocaron en la necesidad de contar en este merendero con un espacio adecuado durante las clases de apoyo escolar que seguirán desarrollándose durante el verano junto con la merienda.

“Esta actividad la realizamos en el terreno de Silvia Córdoba, una vecina que generosamente cede su espacio. En el invierno trabajamos al aire libre con todo lo que eso implicó, frío, viento, además de la falta de luz y agua cuando las inclemencias climáticas generaron caídas de postes”, recordó Maza Méndez.

“No nos tomaremos vacaciones, continuaremos apoyando a los chicos en sus trayectorias débiles completando tareas, desarrollando manualidades, juegos y escuelita de fútbol. Nuestro proyecto es organizar un campamento a Potrerillos, algo que nunca han hecho estos niños”, reiteró y dando a entender que esas serán las vacaciones de todo el grupo.

Actualmente, en este caso puntual, el merendero y la actividad escolar funciona lunes y jueves en distintos turnos para que ningún niño quede afuera. “Solo hay un contrapiso y es difícil el día a día por falta de techo y reparo. Con el frío los chicos estuvieron abrigados y pudimos sortearlo, sin embargo, ahora queremos que el verano no nos tome por sorpresa”, insistió.

Yesica comenzó a formar parte de esta tarea solidaria en 2019, cuando voluntarios de la citada ONG visitaron su facultad en busca de jóvenes que desearan sumarse a la propuesta.

“Es una tarea maravillosa que tiene como fin mejorar la calidad de vida de las personas que viven en los barrios populares, villas y asentamientos”, definió.

“Generando Puentes” apoya y colabora a través de donaciones o de dispositivos como talleres de arte, clases de apoyo, murgas, intervenciones y mejoramiento de hábitat y elaboración y venta de productos caseros.

Estas actividades se desarrollan merced a una organización y cronograma establecidos y con la participación de coordinadores, profesores y talleristas, todas personas de buena voluntad que no persiguen fines de lucro, sino colaborar con los que tienen más necesidades.

A través de un convenio, trabajan en conjunto con el Equipo Técnico Interdisciplinario de Desarrollo Social del Gobierno (ex DINAF) y con la Escuela Newton, que entregan becas para que las personas de los barrios humildes desarrollen cursos laborales. Los dispositivos de fútbol, murga y apoyo escolar funcionan bajo el convenio de “Puentes de Cultura y Deporte”. Además, entre sus muchas acciones figuran capacitaciones a referentes, acompañamiento, desarrollo de proyectos y realizaciones de unidades productivas y sustentables.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA