miércoles 20 de enero de 2021

Sólo suscriptores
Mucha gente pasea por el puente ubicado en Cacheuta aprovechando las flexibilizaciones dispuestas la semana pasada.
Sociedad

Los datos de la provincia que enfrentan a Suárez y Fernández

La cantidad de casos se mantiene estable y la situación transita por un amesetamiento, pero para la Nación, el sistema de salud mendocino está con elevada tensión en el Gran Mendoza.

Mucha gente pasea por el puente ubicado en Cacheuta aprovechando las flexibilizaciones dispuestas la semana pasada.
Sólo suscriptores

Desde los 823 casos diarios de Covid-19 que se reportaron en Mendoza el 10 de setiembre, pasaron 35 días. Y desde entonces, a excepción del 11 y sus 724 contagiados confirmados en 24 horas, ninguno de los reportes posteriores hasta el martes último incluyó más de 675 confirmados. De hecho, desde entonces el promedio diario se mantiene en 569 casos diarios.

Si el registro de casos diarios se traslada a un gráfico lineal; el amesetamiento queda claramente graficado: la línea se mantiene estable día tras día, y ya no hay grandes y notorios picos que sobresalgan por encima de otros. Sin embargo, los casos no han disminuido tampoco. Mientras que durante los primeros 13 días de setiembre Mendoza reportó 7.547 casos acumulados en ese mes, hasta el martes pasado octubre había acumulado ya 7.500 casos; un número apenas inferior.

La infografía muestra los casos positivos de las últimas cuatro semanas. Infografía: Gustavo Guevara / Los Andes.Gustavo Guevara

“Se da la tendencia, se ve que se mantienen los casos diarios y podrían hasta disminuir, pero siempre que esté atado a otras acciones. Para ello es fundamental seguir atendiendo las medidas que se están llevando adelante. En esta etapa de mitigación se ha seguido conteniendo con los equipos de seguimiento, los hospitales hacen sus seguimientos también y bloqueo de los contactos estrechos; y eso lleva a que en ese lugar o barrio se corte la transmisión del virus. Otra de las estrategias es ir sumando recursos en el sistema de salud, salidas a territorios para poder testear, detectar a los pacientes sintomáticos y aislarlos de sus familias. De esa manera logramos los aislamientos oportunos y anticipatorios”, destacó la subsecretaria de Planificación y Cobertura Sanitaria, Mariana Álvarez.

Además, destacó que durante los últimos días la ocupación de camas de terapia intensiva (UTI) se ha mantenido estable a nivel provincial (80% ocupadas) y en el Gran Mendoza (cercana a 90%). “Desde lo sanitario, la situación se ha mantenido estable. No ha empeorado, y es algo destacable. Eso lleva a que algunos días el sistema se vaya fortaleciendo con la incorporación de más camas. Es una tendencia que se tiene que mantener gracias al esfuerzo de lo que ya se ha logrado”, sintetizó Álvarez.

Dos visiones

En el más reciente DNU, la Nación estableció el regreso del Gran Mendoza, Tunuyán y Tupungato al Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO). Además de confirmar que se mantiene la transmisión comunitaria en Ciudad, Las Heras, Guaymallén, Godoy Cruz, Maipú y Luján; agregaron los dos departamentos del Valle de Uco en esta categoría. “El sistema de salud está con elevada tensión, principalmente en Capital, presentando una ocupación de camas de UTI, en toda la provincia, del 81%; alcanzando al 92% en el Gran Mendoza”, destaca la normativa nacional. Además, agregan que la situación de transmisión comunitaria sostenida, el aumento brusco de casos o la tensión en el sistema de salud “requieren de un especial abordaje para controlar el crecimiento del número de casos, y allí deben dirigirse los mayores esfuerzos”.

Asimismo, aclara que el resto de los departamentos mendocinos -los no incluidos en ASPO- se mantienen en etapa de distanciamiento.

También hay algunas diferencias -no considerables- entre Nación y Provincia en cuanto a la cantidad de casos acumulados en Mendoza desde el inicio de la pandemia; así como también sobre la cantidad de decesos. Mientras que la Nación informaba hasta ayer por la tarde 33.052 infectados y 489 fallecidos en la provincia, Mendoza contabilizaba en sus registros y hasta el mismo momento 32.055 contagiados y 421 personas que perdieron la vida. Según se ha explicado desde el inicio de la pandemia desde el Ejecutivo provincial, la explicación a esta diferencia (el Ministerio de Salud de la Nación incluye 997 infectados y 68 fallecidos más que para Mendoza) es que Mendoza registra como propios los confirmados por la Red de Laboratorios Públicos de la provincia; mientras que la Nación los computa según el domicilio que figura en el DNI.

“Las cifras en este contexto son dinámicas y están constantemente modificándose. En lo referido a ocupación de camas UTI, la diferencia es bastante corta entre lo que reporta Nación y lo que reporta Provincia, y varía día a día. En el reporte que sale todos los viernes, el de la semana pasada da una ocupación de 80% a nivel provincial y más cercano al 90% en el Gran Mendoza”, resumió Álvarez.

Estables

Si se tiene en cuenta que durante los primeros 13 días de septiembre se registraron apenas 47 casos más de los registrados durante los primeros 13 de octubre, la primera lectura no demuestra que haya una baja considerable en la cantidad de casos. Mientras que el promedio diario de los 13 días de octubre llegó a 577 casos; el de los primeros 13 días de septiembre -ya pasados los picos de 823 y 724 contagiados- marcó 581 casos en 24 horas.

De esta manera, se observa que el fenómeno que se ha dado en esta primera mitad de octubre es de amesetamiento (más equitativa la distribución de casos diarios), mas no aún de aplanamiento (reducción marcada de contagios).

“La responsabilidad individual y la responsabilidad colectiva son otro de los motivos que pueden haber influido en esta situación de estabilidad. Cumplir las normas, incorporar hábitos de la nueva normalidad (como son el lavado de manos, el distanciamiento y el uso tapabocas) han tenido que ver”, agregó la Subsecretaria de Planificación y Cobertura Sanitaria.

El ritmo de contagio se mantiene en 1

Entre los factores que se tienen en consideración al realizar un análisis de situación sanitaria de una determinada región, uno de ellos es el ritmo de contagio (identificado como Índice R). En pocas palabras, es la relación entre la cantidad de personas que se contagian -en este caso de coronavirus- en el tiempo que demora otro paciente en recuperarse. Lo recomendable es que el R sea igual o inferior a 1; es decir, un contagiado por cada recuperado, o ni siquiera un contagiado nuevo.

“Entre la semana epidemiológica 38, que fue 13 al 19 de setiembre, y la semana 41 -del 4 al 10 de octubre- los indicadores se han mantenido bastante estables. El R se ha mantenido estable, 0,96 o 0,97 1 o 1,07. Lo importante es que está cerca de 1, que es la estabilidad y el equilibrio total”, concluyó la subsecretaria de Planificación y Cobertura Sanitaria, Mariana Álvarez.


Por las redes