Las mejores posiciones para el sexo oral

Imagen ilustrativa / web
Imagen ilustrativa / web

La comodidad juega un papel importante, pero sin dudas una pose innovadora y sexy estimula a ambos al momento de dar y recibir esta práctica que tanto se disfruta

Todo arte requiere imaginación, concentración y disciplina, entendiendo esta última como la capacidad de la constancia. Del mismo modo, adquirir destrezas amatorias implica práctica, atención a las respuestas que da el otro y, sin dudas, una buena dosis de ideas que deben renovarse constantemente, sobre todo si la pareja es estable.

El sexo oral, como tal, es un arte del que muchos hacen alarde, pero son menos los que realmente podrían considerarse expertos. Por tal motivo, abordamos nuevamente el tema pero esta vez, con algunas ideas de posturas que favorecen el placer para ambos.

Cuando él recibe sexo oral, puede hacer estas posiciones

La perezosa

Esta postura es muy buena para practicarla por las mañanas, cuando la energía brilla por su ausencia. Es muy cómoda tanto para ambos. El hombre está tumbado de forma horizontal, un poco de costado y su pareja, más abajo y también de costado, puede comenzar la felación a su compañero.

El 68

Esta postura es perfecta para dar placer en la zona de los testículos. La postura es muy sencilla, la pareja se coloca como si fuera a hacer un 69, pero la persona que está arriba se pone boca arriba, dejando los genitales a la altura de la cara de su pareja, pero con el torso recostado sobre el cuerpo de su acompañante.

La apoyada

Esta posición es muy cómoda porque reduce la tensión en el cuello y la espalda de quien está a cargo de hacer sentir placer al otro. La logística es la siguiente: él se tumba horizontalmente y la pareja se sitúa con sus piernas en cuclillas a la par de las piernas de él, de tal modo que su cabeza queda en la zona sexual masculina mientras que su torso queda apoyado en los muslos de él.

Con ayuda de las manos, la pareja puede introducir el pene en su boca sin problemas. Para facilitar el proceso, él puede colocar debajo de su coxis un par de almohadones, elevando así su altura y facilitando el acceso a ella.

La pausa

Esta postura consiste simple y llanamente en que la persona que recibe la felación esté sentada y la persona que hace la felación se arrodille entre sus piernas.

Tiene la ventaja de ser súper cómoda para ambas personas y si te sientas un poco al borde, tienes mejor acceso a los testículos.

La automática

Esta postura es genial para innovar, pues quien va a hacer la felación estará tumbado boca arriba en una superficie horizontal (puede ser la cama o una mesa) con la cabeza “colgando” en el borde. Puede colocarse almohadas para que sea más cómodo.

El hombre se encuentra de rodillas o de pie (dependiendo la altura) frente a la cara de su compañero o compañera, para que pueda llevarse el pene a la boca. Esta postura le brinda al hombre que recibe, un mayor control del movimiento.

Cuando ella recibe sexo oral

La V profunda

La mujer se acuesta boca arriba con las piernas levantadas en el aire o apoyando los pies sobre los hombros de la otra persona. Sí, requiere un poquito de flexibilidad, pero merece la pena. La vulva queda totalmente expuesta y es muy fácil alcanzar todos los puntos más eróticos de la zona.

El sillón de la reina

La persona que va a hacer el cunnilingus se tumba boca arriba y la persona que lo recibe se “sienta” sobre su boca. Con cuidado. No hay que poner todo el peso encima, ni apretar con las piernas ni bloquear la nariz. Esta posición le da todo el control a la persona que recibe el cunnilingus mientras la persona que lo da, está cómodamente tumbada.

El mayordomo

La persona que recibe se tiene que quedar de pie, con las piernas ligeramente abiertas e inclinándose ligeramente hacia delante, apoyándose en la pared o en la mesa y “sacando cola”. La persona que hace el cunnilingus se sitúa de rodillas detrás y da placer oral desde esa posición.

Es una de las posiciones más sexys porque el hecho de que no se vean, hace que también de lugar a mayor cantidad de caricias por parte del que da sexo oral.

De pie

Tanto para él como para ella, esta posición es super sexy porque da toda la visión para quien recibe, mientras que el que se encuentra de rodillas, delante, dando sexo oral puede jugar con sus manos, con su boca y arriesgarse vendándose los ojos. Lo más efectivo es que la persona que está de pie levante una pierna para exponer la vulva y o bien la mantenga en el aire (hay personas muy atléticas) o bien la apoye sobre el hombre de la persona que está arrodillada).

El sexo oral en cifras

Según el portal Enfemenino, en una publicación de 2015, la Encuesta Nacional de Salud Sexual, elaborada por el Ministerio de Sanidad español, al 38% de los hombres les habrían realizado una felación en los últimos doce meses, casi un 10% más que las mujeres que dicen haber recibido sexo oral en ese año.

Por su parte, el portal británico especializado en salud sexual Superdrug’s Online Doctor realizó una encuesta online para conocer las preferencias de sus usuarios al respecto. En el estudio preguntaron a 1.100 hombres y mujeres europeos y norteamericanos cuán importante son las felaciones en sus vidas, cuál es el tiempo ideal de una felación, y hasta qué es lo que debe ocurrir tras la eyaculación. Los resultados de lo que ellos han bautizado como “Anatomía de una mamada” aseguran que el 30% de los encuestados (hombres) dice que si sólo pudieran experimentar una forma de sexo a lo largo de su vida, optarían por el sexo oral por encima del coito. No ocurre lo mismo con las mujeres: sólo el 11% de las encuestadas consideran que el sexo oral sea “extremadamente importante” en su vida sexual. De hecho, el 26%, lo considera sólo “algo” importante.

Los investigadores también preguntaron cuánto tiempo debe durar una felación para que sea considerada como algo satisfactorio o ideal tanto para ellos como para ellas. Tradicionalmente, la duración de las relaciones sexuales siempre ha sido motivo de controversia y hay estudios que apuntan que una buena sesión de sexo debe durar al menos media hora, otros dicen que 10 minutos, y otros que hasta hora y media.

Las mujeres norteamericanas preguntadas en esta encuesta opinaron que el sexo oral debería durar de media unos 11 minutos, mientras que las europeas consideraban que debían ser algo menos largas y debían de alargarse como máximo hasta los 9 minutos y 14 segundos. En cambio, los hombres europeos consideran que el sexo oral debe durar alrededor de 8 minutos y 20 segundos, y los americanos lo sitúan alrededor de los 10 minutos.

“Uno de los aspectos más controvertidos de realizar una felación en una pareja es preguntarse qué sucede si se llega al orgasmo durante el acto”, explican en la encuesta. “Queríamos no sólo entender lo que las mujeres pensaban respecto al acto de tragar después de la eyaculación, sino también lo que pensaban los hombres”, añaden.

Y en este aspecto, más del 50% de los varones encuestados aseguran que no les importa que esto ocurra. “Incluso entre aquellos que indicaron que tragar no era un aspecto importante de la satisfacción sexual, todavía estaban extremadamente satisfechos con las felaciones que habían recibido. Tragar no es indicativo de un buen sexo oral, según los hombres”, señalan los investigadores. Así, el 30% de las mujeres estadounidenses y el 36% de las europeas aseguran que nunca se han tragado el semen tras el sexo oral.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA