Laguna del Viborón, un humedal clave que está al borde de la sequía absoluta y la desaparición

La Laguna del Viborón, un humedal clave que está al borde de la sequía absoluta y desaparición. Así se ve la imagen aérea con un dron. Foto: Claudio Gutiérrez / Los Andes.
La Laguna del Viborón, un humedal clave que está al borde de la sequía absoluta y desaparición. Así se ve la imagen aérea con un dron. Foto: Claudio Gutiérrez / Los Andes.

Ubicada en la zona rural de Maipú y parte de un sistema integrado por otros ecosistemas de Guaymallén y Lavalle, fue cuna de un impactante ecosistema con más de 140 tipos de aves. Desde hace tres años se redujo su extensión y murieron una gran cantidad de peces.

La Laguna del Viborón (Maipú) es uno de los tantos humedales comprendidos por el Sistema Leyes-Tulumaya, que incluye distintos espejos de agua y ecosistemas que se extienden entre las zonas rurales de Maipú y hasta Lavalle, pasando por Guaymallén también. Se trata de uno de los reservorios de biodiversidad y refugio de aves –permanentes y migratorias- más importantes del oasis norte de Mendoza y que, desde hace ya varios años, atraviesa un riesgo crítico de desaparición impulsado por la sequía y la crisis hídrica.

Pobladores del lugar, referentes de la Asamblea Maipucina por el Agua y de la Fundación Cullunche denunciaron en las últimas horas que la emblemática laguna maipucina (que, además, supo ser un gran atractivo turístico en sus años de esplendor) está prácticamente desaparecida y seca. En ese sentido, advierten no solo por la desaparición de especies fundamentales en el lugar (en especial peces y aves) sino por el efecto dominó que ya se evidencia en las otras lagunas contiguas y que dan vida a este importante sistema de humedales, que fue declarado de interés para su conservación por la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial en 2020.

La Laguna del Viborón, un humedal clave que está al borde de la sequía absoluta y desaparición. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.
La Laguna del Viborón, un humedal clave que está al borde de la sequía absoluta y desaparición. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.

Sin embargo, según acusan, ni el Gobierno de Mendoza, ni el Departamento General de Irrigación ni la Municipalidad de Maipú han tomado cartas en el asunto suficientes para intentar contrarrestar efectivamente esta crítica situación. “Es muy triste para nosotros toda esta situación, sobre todo si se compara con lo que era hace 30 años. No pudimos sostener lo que era el lugar y es más triste todavía por lo que le vamos a dejar a las nuevas generaciones”, destacó María Cristina De Huin a Los Andes. La mujer es una histórica pobladora de la zona, encargada del Club de Pesca Cristóbal Colón y nieta de quien fundó el lugar.

“Hace más de 100 años se mantenía la laguna y toda la biodiversidad del humedal. Pero hoy hay toda una alteración a los sistemas naturales -más allá de la crisis hídrica- que ha llevado a que el año pasado ya tengamos una mortandad importante de carpas (NdA: peces), mientras que los coipos (NdA: un tipo de roedor) también han empezado a mermar y no se los ve. Incluso, las aves que siempre veíamos han desaparecido y no están viniendo a la laguna”, destacó la mujer de 49 años y que es parte de una familia que nació y se crió en el lugar. “No queda nada de agua, hay apenas un pocito a la altura del centro que no nos significa ni siquiera para que haya peces”, graficó.

María Marengo es integrante de la Asamblea Maipucina por el Agua y el sábado por la mañana estuvieron en el lugar recorriendo la zona. Fue allí que se encontraron con la preocupante y desoladora postal. “Queda realmente muy poca agua. En el sector del centro se ve muy, muy poquita agua. Prácticamente está seca la laguna”, destacó la ambientalista.

“Los humedales son reservorios de biodiversidad y refugio de aves, permanentes y migratorias. Son generadores, además, del ciclo del agua y todo ese ciclo del agua es importante desde lo turístico y lo económico. Porque todo este sistema está dentro del oasis productivo norte de la provincia. Todo lo que comemos viene de aquí, por lo que la persistencia depende de los humedales. Si esto sigue así, dentro de un tiempo se va a ver resentido lo que comemos también”, advirtió a su turno la presidenta de la Fundación Cullunche, Jennifer Ibarra.

Desde la Municipalidad de Maipú, en tanto, confirmaron que están en vías de iniciar un plan de erradicación de tamarindos. “Es una especie invasora, que tiene mucha presencia en el lugar y consume mucha agua. Estamos viendo que solución se puede dar con esto, sumado a un pedido de autorización que vamos a hacerle a Irrigación para autorice a un vecino que ofreció su pozo de agua para riego con la idea de que allí se pueda verter agua de allí en la laguna allí. La verdad es que estamos un poco atados de manos. Cuando le pedimos a Irrigación un cupo de agua para la laguna, se rechazó ya que por ley la prioridad es para regantes y consumo humano. No tenemos el manejo del agua nosotros, sumado a la crisis hídrica de más de 10 años”, destacó al respecto el subdirector de Medio Ambiente de Maipú, Daniel Peña.

En tanto, desde el Gobierno de Mendoza confirmaron que están trabajando en el tema y que la semana que viene se convocará a una reunión de la que participarán los municipios involucrados y organismo científico técnicos.

La Laguna del Viborón, un humedal clave que está al borde de la sequía absoluta y desaparición. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.
La Laguna del Viborón, un humedal clave que está al borde de la sequía absoluta y desaparición. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.

“Estamos empezando a convocar para una reunión multisectorial a municipios, Ianigla, Iadiza, Irrigación y otras fundaciones civiles, asociaciones de riego, especialistas y asambleas enfocada a trabajar en el abordaje de todo el Sistema Leyes - Tulumaya, para el escenario actual y futuro. La necesidad de ese abordaje es poder encontrar soluciones integrales o mecanismos para comprender cómo gestionar la escasez del recurso hídrico en la zona. La idea central es poder entender y comprender qué está sucediendo en este sistema lo que, a primera vista, genera el cambio climático y la escasez de recursos hídrico ante la falta de nevadas. Necesitamos empezar a adaptarnos a comprender lo que significa el cambio climático. Cada una de las soluciones que se han planteado serán estudiadas para responder a este problema que es global”, destacó el director de Recursos Naturales y renovables, Sebastián Melchor.

Respecto a la propuesta de la comuna maipucina de verter agua de un pozo de riego a la laguna, Melchor destacó que se va a analizar la propuesta para comprender la situación. “A priori, sacar agua del subsuelo y que es un bajo caudal de agua buena e inyectarla a superficie sin alcanzar a recuperar los caudales, merece un análisis integral. Para que no sea tapar el sol con el dedo”, indicó Melchor.

La Laguna del Viborón, en estado crítico

Junto a las lagunas Bombal, La Paloma, Los Álamos y Soria –permanentes- y otras que se forman temporalmente (como son la Montenegro y la Lauriente), la Laguna del Viborón conforma el Sistema de humedales Leyes – Tulumaya. “Antiguamente, en la época de la colonia, era todo un gran humedal donde entraba el sistema Lagunas de Guanacache. Pero con los años se fue secando, un poco por los distintos desvíos de agua que se fueron haciendo y que empezó con lo que es el Río Mendoza”, explicó María Marengo, de la Asamblea Maipucina por el Agua. Desde sus orígenes, este sistema de humedales encontraba su principal vía de mantenimiento en las lluvias. Por esto mismo es que la principal causa para su reducción -y casi desaparición- tiene que ver con el marcado descenso de las precipitaciones.

La Laguna del Viborón, un humedal clave que está al borde de la sequía absoluta y desaparición. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.
La Laguna del Viborón, un humedal clave que está al borde de la sequía absoluta y desaparición. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.

Ya en octubre del 2020, desde ese grupo autoconvocado se presentó un proyecto para que se cree área natural protegida todo el sistema, algo que tuvo su correlato con la declaración de interés de parte de Ambiente. Sin embargo, la situación se fue agravando con el paso de los años y el avance y la proliferación de la sequía. “Todo se agravó a partir de febrero del 2021, cuando apareció una gran cantidad de peces muertos en la Laguna del Viborón. En ese momento arrancamos con las asambleas de Guaymallén, de Lavalle y de Uspallata con una serie de presentaciones, denuncias y pedidos de informe al Departamento General de Irrigación, a la Municipalidad de Maipú y a la Secretaría de Ambiente. Con todas tuvimos reuniones a lo largo del 2021, pero no hemos tenido soluciones. ¡Al contrario!”, destaca la activista maipucina. “Si falta agua en una laguna, va a faltar en todas, es un efecto dominó. De hecho, la Laguna Bombal está prácticamente seca, no existe. Ahora la Laguna del Viborón, está al borde de la desaparición, mientras que en La Paloma, el nivel de retracción y la calidad del agua son tremendos. Hemos encontrado hasta mojarritas muertas, que son de los peces más resistentes. Eso tiene que ver con la falta de agua, que genera falta de oxígeno al no renovarse”, destacó Marengo.

La Laguna del Viborón, un humedal clave que está al borde de la sequía absoluta y desaparición. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.
La Laguna del Viborón, un humedal clave que está al borde de la sequía absoluta y desaparición. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.

Luego de las primeras denuncias y del hallazgo de peces muertos, Irrigación tomó algunas muestras de agua de la laguna con la intención de determinar si había algún agrotóxico o sustancia que hubiese incidido en la situación. Sin embargo, la conclusión fue que no había nada extraño o atípico. Esto significa que es la sequía propiamente dicha la agravó –y sigue agravando- la situación. “El agua de la laguna viene del arroyo Leyes y es muy salina. Al no tener ingreso de otro tipo de aguas, se va afectando en la cantidad y la calidad del agua”, explicó Marengo.

La Laguna del Viborón, un humedal clave que está al borde de la sequía absoluta y desaparición. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.
La Laguna del Viborón, un humedal clave que está al borde de la sequía absoluta y desaparición. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.

“En los últimos años cambió hasta el olor del agua, la calidad, el musgo. Antes de la mortandad de las carpas, yo llegaba a ver de 28 a 35 tipos de aves diferentes cada vez que venían. En un relevamiento que hicieron hace ya varios años atrás, se contabilizaron 140 especies de aves que podían fotografiarse en todo el año. Algunas de ellas anidaban en el lugar, otras pasaban y seguían hasta Llancanelo. Había cisnes bebés y hasta flamencos llegaron a verse. Pero si me paro en la laguna ahora, solo se ve teritos reales. Las otras directamente ni están”, destaca con nostalgia y preocupación María Cristina De Huin, quien lleva 30 años viviendo en el lugar.

La presidenta de la Fundación Cullunche, Jennifer Ibarra, por su parte también se mostró preocupada por la casi extinción de la Laguna del Viborón. Según destacó la referente, el nivel del agua comenzó a bajar de forma muy marcada hace ya 3 años. “El cambio climático es el principal responsable. Pero Irrigación tenía la potestad de enviar cursos de agua y mandó una sola vez, y después no lo repitió. En estos 3 años se llenó muy poquito con las lluvias, pero después no recibió más agua”, lamentó la activista, quien destacó que el espejo de agua podría ser utilizada hasta como un reservorio.

De acuerdo a los registros con que cuenta Cullunche, en los años de mayor esplendor de la Laguna del Viborón abundaron las aves (fijas y migratorias), entre ellas teros reales, cisne de cuello negro y hasta flamencos. “Hubo una biodiversidad tremenda. Pero todo se perdió, no hay nada. Todos los pececitos se murieron, incluso. Contrarrestar esta situación va a estar complicado. Nosotros vamos a pedir una remediación del humedal, pero es todo una decisión política”, destacó Ibarra.

La Laguna del Viborón, un humedal clave que está al borde de la sequía absoluta y desaparición. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.
La Laguna del Viborón, un humedal clave que está al borde de la sequía absoluta y desaparición. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.

La importancia y el atractivo turístico del lugar han sido tan importantes que el año pasado se filmaron en la Laguna del Viborón algunas escenas de una película con gente que había viajado de Buenos Aires y encontró en el paisaje y el humedal un pintoresco escenario. “Es una laguna semi artificial y que llevaba más de 100 años. No existe ningún criterio para no mantenerla”, lamentó la presidenta de Cullunche.

“Pedimos agua para el sistema Leyes – Tulumaya, entendiendo que hay una crisis muy grande. Sabemos que no hay tanta agua y hay que saber hacia dónde destinarla. Maipú es un departamento en el que los barrios están creciendo en las zonas de producción, entonces el agua se desvía para otros usos”, advirtió a su forma María Marengo, de la Asamblea Maipucina por el Agua.

La Laguna del Viborón, un humedal clave que está al borde de la sequía absoluta y desaparición. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.
La Laguna del Viborón, un humedal clave que está al borde de la sequía absoluta y desaparición. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.

Erradicarán tamarindos y pedirán que se autorice un pozo de riego para paliar la emergencia

Uno de los actores involucrados en esta crítica situación de la Laguna del Viborón es la Municipalidad de Maipú. El año pasado, a raíz de la gran cantidad de carpas que aparecieron muertas en las áreas secas de la laguna, la comuna participó del análisis de muestras de agua también.

“Tomamos una muestra para ver la calidad del agua, si había agroquímicos o algo extraño. Pero no se observó nada ajeno. Simplemente se evidenciaba que había aumentado la salinidad y había bajado el oxígeno por la reducción de la masa de agua”, explicó el subdirector de Medio Ambiente de Maipú, Daniel Peña.

La Laguna del Viborón, un humedal clave que está al borde de la sequía absoluta y desaparición. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.
La Laguna del Viborón, un humedal clave que está al borde de la sequía absoluta y desaparición. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.

El funcionario municipal resaltó que oportunamente solicitaron un cupo de agua al Departamento General de Irrigación, pero que no prosperó el pedido. “Desde Irrigación no aceptaron porque la prioridad es para regantes y el consumo humano, algo que se establece por ley. Eso no quita que hayamos seguido trabajando en otros aspectos. Con dos fundaciones estamos trabajando en la erradicación del tamarindo, una especie invasora y que consume mucha agua”, resaltó Peña.

Además, el funcionario maipucino destacó que ha surgido la posibilidad de que un vecino de la zona –quien dispone de un pozo de agua para riego agrícola- ponga este reservorio como alternativa para alimentar con su agua de riego a la laguna. “Sería una forma de paliar la situación por un tiempo y para que no se pierda definitivamente la laguna”, concluyó Peña. No obstante, y aunque habrá que aguardar a la reunión de la semana próxima -que convocará la Dirección de Recursos Naturales para abordar el tema con todos los actores involucrados (municipios de Maipú, Guaymallén y Lavalle)- es casi un hecho que no se dará curso a este pedido, ya que no cambiaría ni mejoraría la situación de forma significativa.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA