La pelota siempre al Diez, y Rey Mago: el día en que Maradona fue Baltasar y “se le plantó” al racismo

Diego Maradona y Claudia Villafañe en la Cabalgata de los Reyes Magos de Sevilla, el 5 de enero de 1993. Foto: Twitter @Diego10Querido
Diego Maradona y Claudia Villafañe en la Cabalgata de los Reyes Magos de Sevilla, el 5 de enero de 1993. Foto: Twitter @Diego10Querido

La noche del 5 de enero de 1993, Diego Maradona (quien había llegado al Sevilla meses antes) se disfrazó de Baltasar y repartió juguetes y alegría a los niños junto a otros dos futbolistas, entre ellos Simeone. en esa ciudad de Andalucía. “Me he vestido de Baltasar porque todos los negros son mal mirados por culpa de una ola de racismo”, declaró. Y sostuvo que fue el mejor día de su vida.

Entre millones de cosas que se pueden decir al respecto de Diego Armando Maradona, es que -en vida- hizo de todo. Además de haber sido el mejor jugador de fútbol de todos los tiempos y el artífice de la última Copa del Mundo que ganó Argentina en 1986, el Diego siempre se caracterizó por esa capacidad para convertirse en noticia con cualquiera de sus acciones o apariciones. Porque, seamos sinceros. Maradona siempre tenía una cámara que estaba al salto de cualquier paso que diera, o palabra que emitiera. Primero, de los medios de comunicación de todo el mundo; luego, de los celulares y las omnipresentes redes sociales.

La noche del 5 de enero de 1993, Maradona fue el Rey Mago Baltasar, y llevó felicidad a todos los niños sevillanos.
La noche del 5 de enero de 1993, Maradona fue el Rey Mago Baltasar, y llevó felicidad a todos los niños sevillanos.

Sin embargo, entre tantas veces en que fue noticia “el Genio del Fútbol Mundial”, muchas de ellas demostraron el fuerte compromiso social de Maradona con las causas de los más desprotegidos y vulnerables; porque el Diego siempre fue aquel pibe que salió de Villa Fiorito; aquel legendario barrio privado... Privado de agua, privado de luz. Y hace 28 años, el Diez protagonizó una de esas acciones de las que -generalmente- poco se hablan cuando se repasa la exposición mediática de Maradona. Fue en 1993, cuando el futbolista se desempeñaba en el Sevilla y se puso en la piel de uno de los Reyes Magos para visitar y llevar regalos a los niños más necesitados. Y fue acompañado de otro futbolista argentino.

D10S y Rey Mago

Al poco tiempo de haber llegado al Sevilla y de haber revolucionado esas tierras andaluzas, la noche del 5 de enero de 1993, Diego Armando Maradona (¡Fuaa, el Diego!) fue uno de los tres jugadores que se disfrazó de Rey Mago y visitó el Sanatorio del Gran Poder, en Sevilla, para llevarles alegría y emoción a los niños necesitados que allí permanecían internados. En el lugar, los futbolistas convertidos en Melchor, Gaspar y Baltasar, entregaron juguetes a los niños; y se fotografiaron con ellos. Además de Maradona (quien se puso en la piel de Baltasar), entre los jugadores se encontraba otro futbolista argentino, un tal Diego Pablo Simeone; conocido por el mundo entero como Cholo y quien interpretó a Melchor. En tanto, Diego Rodríguez ocupó el traje de Gaspar. Además de ser magos y futbolistas, en 1993, todos los reyes de Sevilla llevaron por nombre “Diego”.

Luego de repartir juguetes y despertar sonrisas y alegrías en el lugar, D10S y los otros dos Reyes Magos se dirigieron al estadio sevillano, el Sánchez Pizjuán; donde entregaron más regalos e hicieron desbordar de alegría a más niños de la ciudad.

Negro de alma

Fue el propio Maradona quien, con el rostro pintado, decidió ponerse en la piel de Baltasar, y lo hizo con un objetivo claro: hacerle frente al racismo, una problemática siempre presente.

“Me ha encantado ser Rey Mago y, sobre todo, Baltasar. Me he vestido de Baltasar porque en este momento todos los negros son mal mirados por culpa de una ola de racismo. Soy un defensor del antiracismo, ya que el color del corazón es el que cuenta, el color de la piel no tiene nada que ver. Todos los hombres somos iguales”, sintetizó Maradona, el auténtico Diego, en declaraciones a la prensa española aquella inolvidable jornada de Noche de Reyes de 1993.

“No les he pedido nada porque yo ya soy demasiado grande para pedir algo a los Reyes Magos. Eso sí, me gustaría una victoria ante el Barcelona, que es nuestro rival inmediato. También he pedido salud para todos”, se explayó Diego, quien -con su inocencia y empatía- concluyó: “Ha sido el día más lindo de toda mi vida”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA