lunes 21 de septiembre de 2020

La decisión referida a Mendoza la tomará la Provincia, una vez que esté el decreto nacional. Foto: José Gutierrez / Los Andes
Sociedad

La Nación no recomendó que Mendoza vuelva a Fase 1 pero la decisión final será del gobernador Suárez

Aunque advirtió con preocupación el aumento de casos en la provincia, el presidente Alberto Fernández no la incluyó entre los puntos que "recomienda" que retrocedan o restrinjan más las actividades. La Provincia aguardará el decreto nacional para tomar la decisión final.

La decisión referida a Mendoza la tomará la Provincia, una vez que esté el decreto nacional. Foto: José Gutierrez / Los Andes

Los 192 casos confirmados en coronavirus durante la noche del jueves marcaron el récord de positivos en un único día en la provincia. A esta situación se suma que Mendoza ya se acerca a los 3.000 pacientes confirmados desde el inicio de la pandemia; y que agosto ya cuenta con varias jornadas en que los registros superan el centenar diario. Teniendo en cuenta esta suma de factores, los ojos de todos los mendocinos estaban posados en el anuncio que el presidente concretó este mediodía desde la Quinta de Olivos.

Si bien Alberto Fernández resaltó la situación de Mendoza en particular -junto a otros sitios- y el marcado crecimiento del impacto de la pandemia en el último mes; no incluyó a nuestra provincia entre los puntos que deberán regresar a fase uno del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio -ASPO- (cierran todos los comercios, a excepción de supermercados y farmacias); o retroceder de fase.

Fernández anunció que el ASPO se extenderá hasta el 30 de agosto; al tiempo que aclaró que el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), Río Gallegos (Santa Cruz), Río Grande (Tierra del Fuego), y cuatro departamentos de Jujuy continuarán con las mismas condiciones estrictas que mantenían hasta el momento. En tanto, definió que la ciudad de Tartagal (Salta), las ciudades de La Rioja y Chamical (La Rioja), y las ciudades de Santiago del Estero y La Banda (Santiago del Estero) retrocedan a un aislamiento más restrictivo incluso.

La situación en Mendoza

Aunque el mandatario nacional no incluyó a Mendoza entre las zonas que deberán restringir sus actividades, la palabra final la tendrá el gobernador, Rodolfo Suarez. En este sentido, es facultad del conductor de cada provincia definir los pasos a seguir y la fase epidemiológica.

El gobernador Suárez tomará la decisión final sobre cómo seguirá el aislamiento en Mendoza.

Aunque desde hace tiempo el Gobierno de Mendoza dejó de trabajar y manejarse con el concepto de fases -prefieren hablar de un modelo “on-off”, que permite autorizar y restringir actividades determinadas y puntuales de acuerdo a la evolución de la situación-; los últimos números han encendido las alarmas. Principalmente en lo que hace el sistema de atención sanitaria y las camas hospitalarias disponibles.

Ante este panorama, la posibilidad de restringir ciertas actividades volvió a la escena. De hecho -y al igual que en todo el país-; hace unas semanas quedaron prohibidas las reuniones familiares en casas particulares (algo que en Mendoza estaba permitido con anterioridad). Mientras que la actividad comercial y la circulación está condicionada a la terminación del número de documento.

Luego del anuncio del presidente, desde el Ejecutivo indicaron que no se adoptará ninguna medida ni se formulará ningún anuncio concreto hasta tanto no se formalicen en el Boletín Oficial de la Nación los anuncios de Fernández de hoy referidos a la prórroga del ASPO y la recomendación de retroceder de fase en ciertos puntos.

Como ocurre desde hace ya varios meses -y lo ha aclarado el propio gobernador y la ministra de Salud, Ana María Nadal-; la decisión de Suarez sobre restringir más actividades en Mendoza estará vinculada a dos variables: el aumento de casos diarios y la capacidad de respuesta de los hospitales, clínicas y sanatorios en cuanto a sus camas (sala común y terapia intensiva).