La mendocina que es guía turística entre barcos vikingos y la cuna de la historia de Dinamarca

Carolina Fantozzi (izq.), la mendocina que es guía turística entre barcos vikingos y la cuna de la historia de Dinamarca. / Gentileza: Carolina Fantozzi.
Carolina Fantozzi (izq.), la mendocina que es guía turística entre barcos vikingos y la cuna de la historia de Dinamarca. / Gentileza: Carolina Fantozzi.

Carolina Fantozzi (34) es artista y vive desde hace 6 años en Dinamarca. En su día a día se dedica a trabajar como guía turística en la ciudad de Roskilde, cuna de la civilización danesa, del cristianismo en ese país. Y también uno de los principales asentamientos vikingos entre los años 800 y 1.000.

La mendocina Carolina Fantozzi tiene 34 años, es artista (especializada en la técnica de collage digital) y vive en Dinamarca hace 6 años. Con su obra y bajo su nombre artístico, Peperina Magenta, logró fascinar -entre otras personas- a la actriz Hailee Steinfeld (Kate Bishop en las distintas producciones de Marvel), quien no solo quedó maravillada con uno de los trabajos de Peperina Magenta, sino que también recibió como regalo una de las obras originales de la mendocina y quien se la envió por correo postal al descubrir vía Instagram que la actriz admiraba sus creaciones.

Pero en su alter ego de Carolina, la mendocina tiene otro trabajo que le permite combinar el día a día (cuando está fuera de su universo creativo) con su siempre presente pasión por el arte: es guía turística en la ciudad de Roskilde, una ciudad danesa ubicada a 25 minutos en tren de la capital (Copenhague) y cuna de gran parte de la civilización danesa hasta el siglo XV, del cristianismo en ese país nórdico y de los primeros asentamientos vikingos en el país.

La mendocina que es guía turística entre barcos vikingos y la cuna de la historia de Dinamarca. Gentileza: Carolina Fantozzi.
La mendocina que es guía turística entre barcos vikingos y la cuna de la historia de Dinamarca. Gentileza: Carolina Fantozzi.

“Necesitaba un complemento para mi trabajo con el arte y, al principio, como no hablaba bien danés, eso limitó mucho la búsqueda. De hecho, todavía no me animo a decir que lo hablo bien y la gente me mira como con miedo cuando lo hablo”, recuerda –sonriente- Carolina sobre su llegada a Dinamarca, en marzo de 2016 y proveniente de Italia. “A eso se suma que mi trabajo (como artista) es bastante solitario, por lo que me vino bárbaro encontrar un trabajo de guía turística en español y en italiano”, rememora la mendocina, quien transita el octavo mes de embarazo. Es el mismo Miguel, quien será su segundo hijo, quien decide mantener despierta a la mendocina prácticamente durante toda la noche, moviéndose y “pateando” en su interior. Por esto mismo es que atesora esos momentos de calma –cerca de las 21 en Dinamarca- para poder dormir algo. Y son los otros momentos libres de su día a día –pocos- los que aprovecha para repasar su día a día en Dinamarca en diálogo con Los Andes.

“Desde que encontré la posibilidad de trabajar como guía turística, fui creciendo y con una amiga empezamos a viajar a distintos lugares de Copenhague y alrededores para aprender de distintas cosas. En ese momento me di cuenta de que me gustaba mucho aprender de construcción de barcos vikingos en particular, pero no tanto de vikingos en sí”, resume Carolina sobre el momento en que supo que la fascinante e histórica ciudad de Roskilde se convertiría en uno de los epicentros de su vida.

La mendocina que es guía turística entre barcos vikingos y la cuna de la historia de Dinamarca. Gentileza: Carolina Fantozzi.
La mendocina que es guía turística entre barcos vikingos y la cuna de la historia de Dinamarca. Gentileza: Carolina Fantozzi.

Desde entonces, la joven ha dedicado su vida a aprender (y transmitir ese conocimiento) sobre esta ciudad danesa y también sobre los primitivos habitantes que estuvieron en esa zona de Dinamarca entre finales de los 800 y el 1.000. “En los últimos años se ha dado un fenómeno muy marcado y ha crecido muchísimo el interés –principalmente de los turistas- por los vikingos, gracias a las series. En todos los tours siempre hay alguien que pregunta ‘¿dónde está la estatua de Ragnar?’ o ‘¿dónde queda la ciudad de Kategat?’ (NdA: protagonista central de la primera parte de ‘Vikingos’ y ciudad donde transcurre la historia, respectivamente). Y yo les tengo que explicar que no hay una estatua ni tampoco es claro dónde está la ciudad de Kategat, ya que es un estrecho el que lleva ese nombre. Pero no quedan dudas de que la gente ha relacionado lo que ve en las series”, reconoce la mendocina, aunque aclara –y también lo hace durante las visitas guiadas- que los principales protagonistas que se ven en la serie son vikingos noruegos.

“Recién al final de la serie hay referencias a la parte de los daneses en estos pueblos y cómo se enfrentan con la entrada del catolicismo. También hay mucha gente que pregunta por las diferencias entre la historia y la serie. Y yo reconozco que la terminé viendo por eso, para poder contrastar. Pero por lo menos no fue un gran problema, ya que disfruté de ver la serie”, explica Carolina con simpleza.

La mendocina que es guía turística entre barcos vikingos y la cuna de la historia de Dinamarca. Gentileza: Carolina Fantozzi.
La mendocina que es guía turística entre barcos vikingos y la cuna de la historia de Dinamarca. Gentileza: Carolina Fantozzi.

Gracias a la serie ‘Vikingos’, la gente pudo entender muchas cosas de historia, por lo que fue muy bueno el fenómeno que se dio. En los últimos años se puso muy de moda el tema de vikingos en el turismo y ha crecido muchísimo desde 2016″, agrega.

Una turista que llegó para quedarse

Luego de algunos años viviendo en Italia, Carolina Fantozzi llegó a Dinamarca en marzo de 2016. “Mi idea era estudiar acá y estar como turista (tenía un primo viviendo en Dinamarca). Pero me enamoré del lugar, me encantó. Es un país muy lindo, rico, tranquilo, seguro. Obviamente le encuentro algunas cosas que no me gustan, pero son más las cosas buenas que las malas”, resume la joven, quien no solo se instaló en las inmediaciones de la capital (Copenhague) sino que conformó su familia en el lugar también.

Aunque vive en las inmediaciones de Copenhague, diariamente viaja hacia Roskilde, donde está enfocado su trabajo como guía turística (e histórica). “Ahora estoy un poco –bastante- limitada con el tema del embarazo, pero intento seguir activa. Yo trabajo de forma particular para empresas y para una agencia, haciendo tours. He llegado a llevar desde 2 personas por excursión hasta 30 en un solo grupo, y eso ya es mucho. Todo depende de la empresa y el tour que contratan los turistas”, resume Carolina.

La mendocina que es guía turística entre barcos vikingos y la cuna de la historia de Dinamarca. Gentileza: Carolina Fantozzi.
La mendocina que es guía turística entre barcos vikingos y la cuna de la historia de Dinamarca. Gentileza: Carolina Fantozzi.

Su trabajo consiste en trasladar al contingente desde Copenhague hasta la ciudad de Roskilde –generalmente en tren, que es la manera más directa, aunque también suele hacerlo en Van o en auto- y allí el recorrido incluye el Museo de Barcos Vikingos y la Catedral, que es la iglesia más importante de Dinamarca. “Allí están enterrados la mayoría de los reyes y reinas de Dinamarca, y desde 1413 se los entierra en el lugar, es una tradición”, explica la mendocina, quien aclara que las visitas que ella organiza son en español y en italiano.

Roskilde, una ciudad impactante

En total, Dinamarca está conformada por 444 islas y Selandia es la más importante de ellas, además de la más grande. Allí se encuentra la capital (Copenhague) y allí es donde viven Carolina y su familia. Pero Roskilde, el lugar donde trabaja la mendocina, fue en algún momento la ciudad más importante de este país nórdico (incluso fue la capital danesa hasta 1444) y una de las cunas de los vikingos daneses.

“Entre los años 800 y 1.000 fue la ciudad vikinga, mientras que a partir de ese momento se convirtió en la ciudad más importante de Dinamarca. Y aunque actualmente viven allí 48.000 personas y es la décima ciudad más importante del país, es una de las más antiguas”, explica Fantozzi.

A nivel arquitectónico, Roskilde es considerada una especie de joya en Dinamarca. “La Catedral representa una cronología de la arquitectura en Dinamarca, ya que cada familia y cada rey ha ido diseñando su tumba y alterando esta catedral para poder descansar en el lugar. La verdad es que es una maravilla, cada tumba y rey tiene su historia y su novela, vale la pena conocerlo”, resume la artista y guía.

La mendocina que es guía turística entre barcos vikingos y la cuna de la historia de Dinamarca. Gentileza: Carolina Fantozzi.
La mendocina que es guía turística entre barcos vikingos y la cuna de la historia de Dinamarca. Gentileza: Carolina Fantozzi.

Más allá de que los museos del lugar cuentan con su personal propio, para los visitantes de habla hispana –o italiana-, el aporte de Carolina es fundamental. “La visita en el Museo Nacional suele ser bastante completa y con mucha información. Pero en el Museo de Barcos Vikingos, mucha gente va y no se entera de la mayoría de la información. Y es que, por lo general, espera llegar y encontrar los barcos, gente vestida de vikingo y toda una explicación. Pero la verdad es que es una casa, los barcos están adentro y hay gente que se viste y disfraza de vikingos, tenés esa experiencia”, resume.

Este detalle convierte no solo al museo, sino a la ciudad también en un atractivo de por sí. Y es que la gente puede llevar su propio traje, su espada y “trabajar de vikingo”. “La verdad es que en el Museo de Barcos no están muy bien distribuidas las explicaciones, ¡toda la info está en la parte del museo y al lado de una puerta! Yo trato de explicarle a la gente todo para que no se queden sin información”, se sincera la joven. De hecho, desde hace algunos meses está trabajando en la elaboración de un documento escrito sobre la historia y los aspectos más importantes de Roskilde, en español.

Apasionada de las aventuras épicas

Carolina –también conocida como Peperina Magenta- siempre se sintió atraída por las historias épicas, aquellas que combinan también elementos de fantasía. Y, según cuenta, desde aquellos años de adolescencia mantiene esa fascinación por los barcos (la misma que hoy puede hacer realidad con sus cotidianas visitas a los barcos vikingos).

La mendocina que es guía turística entre barcos vikingos y la cuna de la historia de Dinamarca. Gentileza: Carolina Fantozzi.
La mendocina que es guía turística entre barcos vikingos y la cuna de la historia de Dinamarca. Gentileza: Carolina Fantozzi.

“Siempre fui fan de El Señor de los Anillos (la obra de Tolkien), ¡incluso cuando estaba en el secundario escribía en élfico! Todo lo relacionado a ello me ha gustado siempre; las espadas, todo lo relacionado con la edad media y lo anterior. Creo que por eso me llamaron la atención especialmente las costumbres y los barcos vikingos”, confiesa.

Ý aunque el éxito de “Vikingos” y su secuela, “Vikingos: Valhalla” en Netflix han llevado a que muchas personas descubran y se sumerjan en esa época histórica, las creencias y mitología y las costumbres de estos pueblos, Carolina reconoce que es un “boom” que impacta más en los turistas que en la gente que vive en el lugar.

La mendocina que es guía turística entre barcos vikingos y la cuna de la historia de Dinamarca. Gentileza: Carolina Fantozzi.
La mendocina que es guía turística entre barcos vikingos y la cuna de la historia de Dinamarca. Gentileza: Carolina Fantozzi.

“Para los daneses no es tan representativo el tema de los vikingos. Quizás es porque están acostumbrados de que todos los días aparezcan cosas nuevas, hallazgos, sobre todo en la Península de Jutlandia. Es muy común que aparezcan pertenencias y objetos de la era vikinga, como joyas enterradas. La mayor cantidad de cosas que encuentran están debajo del agua y son las que mejor se conservan. Así han encontrado la mayoría de los barcos. Pero los hallazgos no son solo de la edad vikinga. Por ejemplo, cuando hacían las líneas del metro, se encontraron pertenencias de entre 1300 y 1700. Eso tuvo que frenar un poco las obras y tuvo su costo económico”, repasa.

Pero en Roskilde el mayor atractivo son los barcos vikingos, es lo que más le llama la atención a los visitantes. Cada verano hay una exposición al aire libre donde se los exhiben. Además, constantemente se los está reparando y poniendo en condiciones, por lo que los exponen mientras flotan en el agua. “La gente puede subir a conocerlos. Hay hasta clases y recorridos de navegación vikinga de una o dos horas, y hasta algunos años se han dictado clases o workshops de construcción de barcos vikingos. También hay actividades como cursos para tallar y pintar espadas, pintar escudos, tallar en piedras tu nombre con runas. Incluso, hay un taller donde se hacen los remaches. Y, al aire libre, ves cómo arman los barcos. ¡Es realmente increíble, verlos con el hacha y un montón de herramientas!”, resume.

La mendocina que es guía turística entre barcos vikingos y la cuna de la historia de Dinamarca. Gentileza: Carolina Fantozzi.
La mendocina que es guía turística entre barcos vikingos y la cuna de la historia de Dinamarca. Gentileza: Carolina Fantozzi.

Además de aquellas personas que disfrutan de vestirse como vikingos para ir a animar el ambiente de Roskilde y las inmediaciones del Museo de Barcos, quienes trabajan en la reparación de los barcos usan las mismas herramientas a las que recurrían los pobladores de hace 1.000 años en el lugar. “Es como viajar en el tiempo, venís acá, los ves y parecieran ser vikingos los que está trabajando en el lugar”, acota Carolina, y confiesa que a más de una visitante se le escapó un suspiro al toparse con esta escena.

Cómo es vivir en Dinamarca

En estos 6 años viviendo en Dinamarca, Carolina Fantozzi se ha adaptado a las costumbres nórdicas. Y tiene en claro que el principal termómetro, aquel que condiciona cualquier otra actividad (grupal o individual) es el clima.

La vida se adapta mucho al momento del año y el clima que haya. Hasta hace unas semanas, hacía mucho frío y la sensación térmica cambia todo. Por ahí hacen , pero el viento fuerte lleva a que se sienta más frío. Después, dependiendo de si sale el sol o no es cómo va a seguir el día. Esta semana ha estado súper soleado, han llegado a hacer 15° y tenés ganas de estar afuera. La gente sale a hacer un picnic, a tomar sol, a charlar, a tomar una cerveza. Te cambia mucho la percepción”, describe Carolina Fantozzi.

La mendocina que es guía turística entre barcos vikingos y la cuna de la historia de Dinamarca. Gentileza: Carolina Fantozzi.
La mendocina que es guía turística entre barcos vikingos y la cuna de la historia de Dinamarca. Gentileza: Carolina Fantozzi.

El estilo de vida también es muy tranquilo. La rutina de quehaceres comienza muy temprano, y eso tiene que ver con que también el día hábil termina muy temprano (se cena entre las 18 y las 18:30, mientras que difícilmente los niños se van a acostar después de las 19:30. Los adultos, en tanto, suelen estirarse hasta las 21, 21:30 (si de vida familiar se trata). “Se hace de noche a las 15 en invierno; mientras que en verano anochece recién a las 23. Con esta situación es muy difícil encontrar un término medio”, sigue.

Además, el bienestar y la armonía familiar son una de las prioridades en la estructura danesa, a tal punto de que las rutinas laborales quedan supeditadas a las necesidades, horarios y urgencias –por ejemplo- de los hijos. “Se prioriza mucho a la familia. Pero también hay que reconocer que el estándar de vida es alto y nivel de vida es caro si se compara con otros países. En ese sentido, los sueldos también están acordes. Pero los ciudadanos de clase media no se pueden dar el lujo de salir a comer todos los días”, concluye.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA