La cuarentena mejoró la comunicación entre padres e hijos en Cuyo

Según un informe de Unicef, en el 64 % de los hogares argentinos hubo mejoras en los vínculos entre menores de 6 años y sus papás. El 29% de los chicos recibe ayuda de su familia en tareas escolares.

Para saber cómo está impactando la pandemia en niños, niñas y adolescentes, Unicef realizó entrevistas en hogares argentinos. Es parte del Plan de Respuesta a la emergencia que tiene la entidad y en esta ocasión presentaron los datos recabados durante julio para dimensionar el efecto de los cambios y continuidades que plantea la cuarentena en esa franja poblacional.

A nivel nacional, un dato muy alentador y vinculado específicamente a los más pequeños es que en el 64% de los hogares mejoró la manera de comunicarse entre padres y/o madres e hijos menores de 6 años. Un porcentaje menor (13%), sí grita o llora para comunicarse (algo que no hacía antes de la cuarentena); un 3% antes buscaba comunicarse y ahora lo hace con menor frecuencia y un 2% dejó de decir algunas palabras que había aprendido.

Los datos de Cuyo

Disgregadas por región, las cifras también están vinculadas al censo nacional realizado por el Indec en 2010. Para esta tarea fueron encuestadas 1.396 personas de 301 hogares de Cuyo. Lo cual, según explican desde el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, es una muestra representativa de una cantidad total de 1.831.757 personas y 396.759 hogares.

La información obtenida analiza que “si bien la niñez no es el grupo de población más afectado en términos de salud, la pandemia los afecta en su educación, los expone a mayores situaciones de violencia, impacta en su salud física y mental y genera cambios en sus hábitos y rutinas”.

Basada en los ejes educación, información, vivencias en el hogar y cuarentena, el 96% de los chicos de entre 13 y 17 años respondieron que realizaron tareas virtuales de la escuela en casa durante el aislamiento. Mientras que, del universo restante, un 3% no asiste a ningún establecimiento educativo y el 1%, no hizo ningún deber extraescolar en el hogar.

También, un 96% dijo tener tareas para realizar todos los días, un 71% asegura realizarlas solo y el 29% restante recurre a ayuda de algún miembro de su familia para llevarlas adelante.

Asimismo, la encuesta señala que el 82% de los adolescentes del rango etario indicado se ha contactado con sus docentes para hacerles distintos tipos de consultas.

Cómo se informan los más jóvenes

Respecto a la temática de preguntas vinculadas a la información, el 77% de los chicos y chicas respondieron que lo que más usan para informarse sobre Covid-19 es la televisión. En segundo espacio, con el 50%, se encuentran las redes sociales (Facebook, Instagram, Twitter, otras), en tercero las cadenas de WhatsApp (con un 14%) y el cuarto y quinto lugar lo comparten diarios papel y online y otros medios no especificados.

Siempre siguiendo con el mismo rango de edades de entre 13 y 17 años, el 46% de ellos contestó que las noticias que consumen les resultan “algunas tranquilizadoras y otras les dan sensación de amenaza”, al 21% le son indiferentes, al 18% le generan sensación de amenaza e intranquilidad y al 16% le parecen claras y tranquilizadoras.

Cuarentena y brecha digital

El 100% de los jóvenes cuyanos encuestados aseguraron respetar la cuarentena a rajatabla y no haber salido de su casa el día anterior a la encuesta de Unicef. También, el 97% está convencido de que las medidas de aislamiento decretadas por el Gobierno son necesarias. Además, más de la mitad de los chicos (el 58%) cree que en algún momento algún miembro de su familia se contagiará de Covid-19.

Para contactarse con sus amigos, en tanto, la totalidad de ellos ha utilizado el chat. Incluso, el 56% lo ha hecho desde su propio teléfono con acceso a internet vía wi-fi en su casa; el 32% accede a la web con su celular pero con datos; el 22% no tiene acceso a internet y el 5% faltante directamente no tiene celular.

Entre la incertidumbre y la angustia por el virus

El Plan de Respuesta a la emergencia de Unicef pinta un panorama respecto los sentimientos en general que han tenido los chicos desde que comenzó la pandemia. Si bien la mayoría (un 39%) dijo sentirse igual que siempre frente a la incertidumbre que genera este contexto, el 34% está asustado, el 27% angustiado, el 14% deprimido y al 7% restante le es indiferente.

No ver a los amigos es, sin dudas, lo que más les cuesta de atravesar este confinamiento, ya que hay un 65% que se ubica en esa porción. El resto se divide entre la angustia por no poder salir (44%), por no poder ir a la escuela en forma presencial (40%), no poder hacer actividades que realizaba previamente -deportes, cursos, militancia, talleres, etc.- (39%), estar encerrado (33%), no ver a otros familiares (33%), entre otros.

Un dato también interesante, es que la mayoría (62%) de los pibes eligen a su mamá para hablar respecto a cómo se sienten. Mientras que un 49% prefiere desahogarse con sus amigos, un 28% con el padre, un 25% con hermanos y nadie con sus docentes.

Lo positivo es que el 97% respondió que no vivió situaciones de violencia intrafamiliar durante el aislamiento. Pero hay un pequeño porcentaje que dijo que sí: el 2% con sus hermanos y el 1% con sus padres. El 69% dice vivir el mismo trato que antes de la pandemia, el 25% asegura que es mejor ahora y para el 6% empeoró.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA