viernes 25 de septiembre de 2020

La Corte rechazó un pedido extraordinario federal y continúa firme la reestatización de Obras Sanitarias Mendoza.
Sociedad

La Corte rechazó pedido de ex concesionarias de OSM

Continúa el proceso de reestatización de Obras Sanitarias. Ahora, las socias solamente pueden recurrir a la Corte de la Nación.

La Corte rechazó un pedido extraordinario federal y continúa firme la reestatización de Obras Sanitarias Mendoza.

La Corte rechazó un pedido extraordinario federal y continúa firme la reestatización de Obras Sanitarias Mendoza. Es que en enero, cuando los supremos no admitieron un pedido de nulidad de la intervención y la caducidad de la concesión de OSM, las sociedades Saur Internacional SAS, Aguas de Mendoza, Inversora del Aconcagua SA , Aguasur Mendoza SA e Inversora de Mendoza SA solicitaron a la Justicia que se revocara el fallo por “arbitrario y de gravedad institucional”.

Ante este cuestionamiento, los ministros de la Sala I Teresa Day y Julio Gómez (Pedro Llorente no firmó porque estaba de licencia) resolvieron no dar a lugar al recurso extraordinario federal y dieron por cerrado el proceso judicial en la provincia. Ahora, a los socios de OSM solamente les queda recurrir a la Corte Suprema de Justicia de la Nación con un recurso de queja. Como consecuencia de esta resolución, se levantó la suspensión del proceso de concurso y ahora el proceso seguirá su curso normal. Por lo tanto, los accionistas de OSM deberán salir a buscar la conformidad de todos los acreedores y proponerles un plan de pago viable para que acepten y no se tengan que declarar en quiebra. La mayoría de los acreedores son de Mendoza, la mayor parte de la deuda la tienen con las municipalidades e Irrigación -unos 12 millones de dólares- y el resto es con particulares, unos U$S 5 millones .

En el fallo de la Corte solo salen las cifras de los honorarios de los abogados de ambas partes, pero para la Provincia -tanto la sentencia de enero como la de ahora- significa un ahorro millonario porque si se declara la nulidad de la reestatización, las empresas no buscarían volver a tomar el control de Aysam sino que presentarían otra demanda por las inversiones que no amortizaron, el lucro cesante, daños y perjuicios y las ganancias que no percibieron durante todos estos años. Con esa ventaja legal, podrían pedir una indemnización millonaria para negociar la deuda que tienen que con los acreedores.