Huayquerías, un paisaje de otro planeta, entre grandes paredones tallados por el agua

Huayquerías, el Cañón del Valle de Uco, ubicado unos pocos kilómetros al este de la villa de San Carlos.
Huayquerías, el Cañón del Valle de Uco, ubicado unos pocos kilómetros al este de la villa de San Carlos.

Al este de la villa de San Carlos, el paisaje semidesértico invita a caminar entre senderos, ríos secos y cañadones de más de 50 metros de alto.

En medio de la zona semidesértica o secano de San Carlos emergen grandes paredones de hasta 50 metros de alto que, por millones de año, el tiempo y el agua (principalmente) se han encargado de tallar. Son las llamadas Huayquerías, un sitio no muy alejado de la villa cabecera del departamento que genera curiosidad y atracción a los propios sancarlinos, visitantes mendocinos y también de otros lugares.

Huayquerías, belleza natural e íntima en San Carlos
Huayquerías, belleza natural e íntima en San Carlos

Se trata de un espacio dominado por la piedra, arenas arcillosas, vegetación agreste, propia de los ambientes semidesérticos. Y la marca que deja el agua tras su demoledor paso, cada vez que se desata una tormenta.

Lugares similares se pueden observar en el piedemonte del Gran Mendoza, por ejemplo. Grandes paredes marcadas por cauces aluvionales o ríos secos se pueden ver en las cuencas del Papagayos, Frías o Maure, al oeste de Ciudad y Godoy Cruz. Son zonas aluvionales, que cuentan con sus respectivos diques de contención. En el caso sancarlino, esta zona aluvional está alejada de los cerros, aunque sus paredes son bastante más altas.

Caminar unas tres horas entre dos grandes paredones, sobre el lecho del cauce, sorteando inmensas rocas, hilos de agua de vertientes y con los sonidos naturales de los pájaros y el viento que sopla en ese “Cañón del Valle de Uco”, es uno de los principales atractivos de un lugar tal vez poco difundido.

“Hasta hace 40 o 45 años, aquí estaban los llamados Baños de La Salada, se formaban estanques de agua de lluvia y los lugareños venían a pasar el fin de semana en esta zona. Es un agua salitrosa, un sulfato de magnesio que deja una característica marca blanca en el suelo”, explica Gustavo Lucero, quien tiene la concesión del lugar y se encarga de organizar y guiar los paseos por la zona.

Lucero comenta que el nombre Huayco es un derivado del quechua, y significa “lanza de agua, corte o acequia formada por el agua”. “Su término identifica el agua, por recibirla de distintas partes. En su parte superior existen muchos huaycos que desembocan y forman el cañadón, que tiene 3 km de largo con paredes de hasta 50 m de alto. El lugar se encuentra atravesado por “huaycos”, surcos creados por el agua, los que le dan el nombre de “Huayquerías”, indica. Vale recordar que este tipo de formaciones se encuentran en la zona de Barrancas, en Maipú, junto al río Mendoza, donde hace unos años hallaron un enterratorio.

Una caminata entre paredones y ríos secos.
Una caminata entre paredones y ríos secos.

Las huayquerías sancarlinas se han formado al recibir el agua de varias partes. “Es una zona arcillosa, cuando hay lluvias, especialmente grandes tormentas, baja agua con mucha fuerza, continúa por el río seco El Barrancón y se infiltra a lo largo de 10 kilómetros”, afirma Lucero, y recomienda siempre visitar el sitio acompañado de una persona experimentada, que conozca el lugar.

A modo de ejemplo, explica que –especialmente en verano– hay que estar muy atento, porque a este lugar viene agua de distintos sitios. “Si llueve en la parte de El Divisadero, en San Rafael, tenemos que saber que el agua llegará aquí, donde tal vez no esté lloviendo. Además, hay que reconocer el terreno porque se modifica después de cada lluvia”.

Los visitantes, a medida que siguen el camino inverso al del agua, tienen el placer de observar distintas formaciones, huecos, pequeñas lagunitas y laberintos de arcilla. El paisaje parece de otro planeta, o más bien, de otro lugar, pero es de San Carlos, a menos de 100 kilómetros de la ciudad de Mendoza. Hace unos años, el lugar sirvió para grabar canciones de reconocidos músicos porque estos huecos y el lugar en general cuenta con muy buena acústica. Por otra parte, Huayquerías es Parque Municipal de San Carlos desde 2015. A esa zona vienen los jinetes a buscar los claveles del aire, en cabalgata, para la Fiesta de la Tradición.

“Huayquerías es sin dudas un viaje al interior de cada uno, que invita a conectar con lo más profundo y a dar valor al patrimonio local invitándonos a sumergirnos en lo más recóndito de un destino, a pocos kilómetros de casa”, señala Gabriela García Kisner, en su sitio entornoturístico.com

Sobre las visitas, Lucero dice que reciben a la gente en la Terminal de Eugenio Bustos. En total, el paseo dura unas cuatro horas y se recomienda recorrerlo en pequeños grupos. Se puede hacer entre amigos, compañeros o en familia.

Los grupos salen en transporte desde la Terminal hasta el sitio, ubicado a unos 10 km de la villa cabecera, a la mañana o a la tarde. Además hay actividades relacionadas, como salidas por senderos de mountain bike (es una salida de 11 km), también a caballo y rapel en los paredones. Según Lucero, para esta última actividad se debe hacer una reserva previa y se cuenta con guías de montaña profesionales y, básicamente, consiste en caminar por la parte superior del cañadón hasta una de las paredes acondicionadas para hacer rapel. Una vez abajo, los deportistas regresan por el lecho del río. La visita puede incluir almuerzo o media tarde en el lugar. Y también se organizan visitas nocturnas de Luna Llena.

Info: Terminal de Ómnibus local 8, San Carlos. Andrea: 2622564742 Gustavo Lucero: 2622408609

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA