Historias del Zoo mendocino: el trágico final de los tres hipopótamos y la pelota de tenis “asesina”

Historias del Zoo mendocino: el trágico final de los 3 hipopótamos y la pelotita de tenis “asesina”. Foto: Archivo / Los Andes.
Historias del Zoo mendocino: el trágico final de los 3 hipopótamos y la pelotita de tenis “asesina”. Foto: Archivo / Los Andes.

Fallecieron entre 2015 y 2021. El primero, Kayi, falleció tras tragarse una pelotita. Las otras dos hembras murieron en 2019 y 2021 mientras aguardaban el permiso para ser trasladadas a un santuario en Sudáfrica.

Las elefantas asiáticas Pocha y Guillermina –que el jueves pasado llegaron al Santuario de Brasil-, la chimpancé Cecilia –que en 2017 fue trasladada a otro santuario en ese país- y los diez osos pardos –que en 2019 llegaron a una reserva en Estados Unidos- son 3 de los casos más emblemáticos en que animales del ex Zoológico de Mendoza lograron ser trasladados a hábitats más cercanos a su libertad. Estos 3 operativos exitosos fueron parte de la tan esperada reconversión de este paseo a Ecoparque, proceso que comenzó a ejecutarse en 2016.

Sin embargo, hasta que esto logró concretarse –o, al menos se comenzó a trabajar en ello, ya que está en plena ejecución el proyecto- hubo una serie de fatalidades que marcaron a fuego el destino del lugar, una especie de “crónica de una muerte anunciada” para un paseo que había marcado la infancia y la vida de muchos mendocinos desde 1903 (año en que se inauguró el Zoo mendocini). Pero en donde animales -exóticos y no- encontraron trágicas muertes y que siempre fueron parte de las noticias.

Historias del Zoo mendocino: el trágico final de los 3 hipopótamos y la pelotita de tenis “asesina”. Foto: Archivo / Los Andes.
Historias del Zoo mendocino: el trágico final de los 3 hipopótamos y la pelotita de tenis “asesina”. Foto: Archivo / Los Andes.

A las 6 jirafas que murieron entre 1990 y 2004 –seguidilla que popularmente le valió el rótulo de lugar “maldito” para estos animales al paseo mendocino- y a la triste muerte del oso polar Arturo –falleció en 2016 y aceleró la reconversión a Ecoparque- se suman las trágicas muertes de 3 hipopótamos, un rinoceronte y una pantera. Todo esto entre los años 2007 y 2021.

En el caso de los hipopótamos, el caso más recordado es el de Kayi, quien falleció tras tragarse una pelotita de tenis. Mientras que el agregado en el caso de “La Chiquita” y la otra hembra –registradas en 2019 y 2021, respectivamente-, ambos ejemplares estaban a la espera de la autorización para ser trasladadas a un santuario en Sudáfrica.

El hipopótamo Kayi y la pelotita de tenis “asesina”

El jueves 5 de noviembre de 2015, el único hipopótamo macho que había en el entonces Zoológico de Mendoza fue encontrado muerto en el piletón de su recinto. Se trataba de Kayi, quien llevaba 22 años en el paseo ubicado al costado del Cerro de la Gloria y quien pesaba más de 2.000 kilos. Tres días después se conoció que el causante de la muerte había sido un insignificante objeto que no llegaba a pesar ni 60 gramos, cuyo diámetro no superaba los 7 centímetros y que nada tenía que hacer en la pileta de los hipopótamos.

El 8 de noviembre de 2015 la necropsia reveló que el hipopótamo Kayi había muerto tras comerse una pelotita de tenis que, se cree, algún visitante arrojó al recinto. Siete meses antes de este triste final, el hipopótamo había ingerido una bolsa de plástico que había caído en su estanque, episodio que ya había afectado seriamente su salud.

De hecho, más allá de que la pelotita de tenis le obstruyó el sistema digestivo y ello desencadenó en su muerte, Kayi ya presentaba síntomas de anorexia y una constante falta de apetito. Los hipopótamos eran por entonces uno de los principales “atractivos” para quienes visitaban el zoológico, además de protagonistas de los folletos con que se promocionaba el paseo.

Las dos hembras que murieron aguardando el traslado

La muerte del hipopótamo Kayi y una seguidilla de tragedias que tuvieron como protagonistas a varios animales del entonces Zoo mendocino (entre ellas, la muerte de Arturo, el único oso polar que quedaba en Argentina), aceleraron la reconversión del Zoo a Ecoparque. La medida había sido impulsada por distintas ONG y grupos ambientalistas, y fue acompañada por la entonces gestión que asumió en la Provincia y lo convirtió en proyecto de ley para tratar en la Legislatura.

Historias del Zoo mendocino: el trágico final de los 3 hipopótamos y la pelotita de tenis “asesina”. Foto: Archivo / Los Andes.
Historias del Zoo mendocino: el trágico final de los 3 hipopótamos y la pelotita de tenis “asesina”. Foto: Archivo / Los Andes.

En mayo de 2016, y en un contexto en que varios animales murieron en el ya reconvertido Ecoparque, el paseo cerró sus puertas al público. Y el 26 de mayo de ese año, durante una revisación, encontraron varias lesiones en una de las dos hipopótamas que habían quedado en el lugar. Incluso, en una revisión a cargo de los veterinarios Jennifer Ibarra y Federico Correa, se encontró una lesión “compatible” con la de un proyectil de arma de fuego, aunque nunca se constató que hubiese sido efectivamente un balazo el causante de la lesión. Además, se encontraron varios raspones y grietas en el cuerpo de la misma hembra de hipopótamo (que era la más anciana de las que habían quedado). El episodio fue judicializado y tomado por la fiscal especial Claudia Ríos.

Poco más de tres años después de este extraño hallazgo, el 11 de agosto de 2019 falleció la primera de las dos hembras que había quedado en el recinto de los hipopótamos del Ecoparque mendocino. No fue la ejemplar que había sido atacada en 2016, sino que quien falleció era la más joven de las que quedaban: “La Chiquita”.

Se trataba de la hija de quien había fallecido en 2015 tras ingerir la pelotita de tenis. “La Chiquita” llevaba varias semanas prácticamente sin comer y estaba siendo tratada y monitoreada a diario. La necropsia mostró que la hipo había sufrido una falla grave en el hígado, con evidente degeneración del tejido. “Esto condujo a una falla multisistémica que lleva a un cuadro neumónico que desencadena la muerte”, comunicaron en aquel momento desde el Ecoparque. “La Chiquitita” había llegado al entonces Zoológico de Mendoza en 1992.

Atento a los padecimientos que “La Chiquitita” y su compañera atravesaban en el Ecoparque, en 2018 la dirección del lugar había iniciado las gestiones para el traslado de las dos hembras al SanWild Wildlife Sanctuary & Rehabilitation Center (Sudáfrica). Cuando “La Chiquita” falleció, este viaje se estaba coordinando en conjunto con Ecoparque Buenos Aires, desde donde habían decidido enviar a otro ejemplar (se aguardaba que llegaran desde Sudáfrica los requisitos para avanzar con este paso).

Denuncian que balearon a un hipopótamo en el Zoo de Mendoza
Denuncian que balearon a un hipopótamo en el Zoo de Mendoza

Con “La Chiquita” ya fallecida, se intentó agilizar el traslado de la única hipopótama que quedaba en el Ecoparque. Pero no logró concretarse tampoco. Porque casi dos años después de la muerte de “La Chiquitita”, el 21 de agosto de 2021, falleció la única ejemplar que quedaba en Mendoza. Tenía cerca de 40 años, era la más longeva que había vivido en el lugar y falleció como consecuencia de su avanzada edad avanzada (el promedio de edad de los hipopótamos ronda entre los 40 y 50 años). En sus días finales ya había perdido el apetito y sufría artrosis.

“La Chiquita” y esta otra hembra de hipopótamo fallecieron aguardando que finalmente se pudiera concretar el traslado a Sudáfrica, gestiones que ya habían sido comenzadas.

El rinoceronte Chicho y la pantera negra

Las muertes de los 3 hipopótamos –ocurridas entre 2015 y 2021 y por distintos motivos- recordaron a otra trágica muerte registrada en el lugar y cuando todavía era Zoológico. Se trata del fallecimiento del rinoceronte “Chicho”, el único de su especie que había llegado al zoológico.

En 2016 falleció una pantera negra en el Ecoparque de Mendoza. Foto: Imagen Ilustrativa.
En 2016 falleció una pantera negra en el Ecoparque de Mendoza. Foto: Imagen Ilustrativa.

Para remontarse a ese caso hay que retroceder hasta septiembre de 2007, cuando el imponente ejemplar que pesaba más de 2.000 kilos y había llegado al lugar en 1994 falleció como consecuencia de varias enfermedades y una grave lesión. Chicho tenía 37 años y muchos problemas gastrointestinales. Llevaba más de tres meses enfermo (gastroenteritis aguda con compromiso hepático) y, además, se había caído y lastimado en una pata, por lo que había quedado postrado y no comía ni se hidrataba por sus medios.

Más cercano en el tiempo, en mayo de 2016 y en plena disputa interna entre quienes se oponían al cierre y conversión del Zoo en Ecoparque y quienes defendían el proyecto, falleció la única pantera negra que había en el lugar. Fue el 18 de mayo de 2016 cuando se confirmó la muerte del felino, pero ya en ese verano habían fallecido 20 animales, a los que se sumaron 15 más que fueron encontrados muertos a mediados de mayo.

La pantera falleció por “por problemas de salud relacionados con su edad”, según el parte oficial. Tenía 20 años y había nacido y vivido toda su vida en cautiverio, en el ex Zoo y actual Ecoparque.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA