Gabriel Jarmolczuk y la partida de Mario Pereyra: “Después de la muerte de mi vieja, fue el día más duro desde que hago radio”

Gaby Jarmolczuk compartió 7 meses de trabajo con Pereyra.
Gaby Jarmolczuk compartió 7 meses de trabajo con Pereyra.

El “Alambre” se sumó este año a la mesa de “juntos” el programa que lideraba el sanjuanino y contó como fue convivir con uno de los íconos más grandes de la radiofonía argentina.

El fallecimiento de Mario Pereyra, el ícono de Cadena 3 Argentina, a causa del coronavirus se sigue llorando a nivel nacional y acá en Mendoza también, ya que en la mesa de “Juntos” está un menduco que se metió a Mario en el bolsillo: Gabriel Jarmolczuk.

El “Alambre” se sumó este año a la mesa más famosa de la radiofonía argentina, pero sólo pudo compartir un programa con Pereyra, ya que luego quedó aislado y haciendo el programa desde su casa.

Todavía acongojado por la sorpresiva desaparición de Mario, el oriundo de Bowen habló con Los Andes y contó su experiencia al lado del número uno de la radio.

“Es muy loco lo que a mí me pasó con Mario, ya que sólo compartí un programa con él. El 3 de marzo yo recién había llegado a Córdoba desde México y como estaba cerca de la radio decidí pasar a saludar y cuando se abrió el ascensor estaba Mario y me dijo ‘vamos al aire’, me senté, me presentó y charlamos 10 minutos", contó Gaby.

La puertas de Cadena 3 se llenó de mensajes.
La puertas de Cadena 3 se llenó de mensajes.

“El 16 de marzo arranqué oficialmente, pero Mario ya se había aislado en su casa porque era del grupo de riesgo, pero seguimos haciendo el programa de la misma manera: Mario desde su casa y nosotros desde el estudio. Desde ese momento sólo tuvimos contacto telefónico, al punto que después que le confirmaron que dio positivo de coronavirus lo sacamos al aire y salió perfecto”.

Este lunes “Juntos” no fue un programa más, toda Cadena 3 estaba consternada por la pérdida de su líder y eso se notó al aire y en las muestras de cariño que se vieron en la puerta de la radio donde los oyentes dejaron carteles en honor a Pereyra: “Hoy fue un programa muy especial, los oyentes salieron al aire llorando a un tipo que cambió la radio. Los corresponsales hablaban de la persona detrás del que salía de aire. Contaron anécdotas de esas que no salen al aire, fue muy emotivo”.

También grandes figuras del mundo del espectáculo se hicieron presentes: “Hoy salió Susana Giménez hablando de Mario, Guillermo Francella, Alejandro Sanz, ahí te das cuenta de la persona que fue Mario. Ahí me di cuenta que estaba al lado de un tipo que es muchísimo más grande del que salía al aire”.

El “Alambre” es un animal de radio como lo era Mario Pereyra y encontró muchas similitudes en su manera de ver y vivir la radio, por eso le dolió tanto esta partida: “Estoy llorando a una persona que vi dos veces en mi vida, eso te dimensiona lo que era Mario. La noticia me la dio Javier Pozo y te puedo asegurar que después de la muerte de me vieja, fue el día más duro desde que hago radio”, contó.

También confió que aprendió mucho en estos siete meses junto a Pereyra: “Aprendí mucho de Mario, nunca hubiera elegido este formato de radio (estilo AM), pero con Mario fue diferente. Todo el tiempo planteaba desafíos y subía la vara y aprendés de gente con otra cabeza. Se reinventaba a cada momento. Mario es uno en un millón”.

La admiración por Mario Pereyra era grande y eso fue lo que Jarmolczuk conoció, ya que el maldito coronavirus no le permitió compartir más tiempo de aire: “Yo conocí primero la leyenda y después la persona. Estos siete meses junto a Mario están en el top five de mis momentos radiales en mi historia”.

La relación de Gabriel con Mario comenzó cuando el sanjuanino trataba de convencerlo para que se vaya con él a Cadena 3: “Cuando hablamos me decía ‘dejate de joder con México, venite para acá conmigo’ y me insistía diciendo que era es el momento porque yo tenía la misma edad que él tenía cuando se vino a Córdoba desde San Juan”.

En estos meses Gabriel aprendió una cosa de Mario: “Su religión eran los oyentes, todo lo demás podía esperar. El tipo se desvivía por los oyentes, por ejemplo para el Día de la Madre regaló 250 mil pesos porque consideró que la gente la estaba pasando mal por la pandemia y que con esa plata en efectivo podía disfrutar ese día mucho más”.

En el momento de la despedida una frase quedó en el tintero y fue ideal para terminar la nota: “La partida de Mario es una gran pena, no tendría que haber ocurrido así. Se fue antes de lo que se tendría que haber ido”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA