viernes 5 de marzo de 2021

Amplios espacios. Quienes se animaron ayer a subir a la montaña para llegar a la playa de Luján tuvieron la suerte de disfrutar sin aglomeración de las instalaciones. Foto: Nicolás Ríos / Los Andes.
Sociedad

Fin de semana con tranquilidad y distanciamiento social en la playita de Luján

Tras varios días con tormentas o alertas, muchos no se animaron a disfrutar del fin de semana en este atractivo de la montaña. Ayer, los que fueron, acertaron y tuvieron una jornada ideal para el disfrute.

  • domingo, 10 de enero de 2021
Amplios espacios. Quienes se animaron ayer a subir a la montaña para llegar a la playa de Luján tuvieron la suerte de disfrutar sin aglomeración de las instalaciones. Foto: Nicolás Ríos / Los Andes.

El tiempo acompañaba, pero luego de varios fines de semana con tormentas (o amenaza de ellas), los turistas locales no se animaron a lanzarse a disfrutar del todo de la playa de Luján ni de las bellezas cercanas en este primer fin de semana propicio para hacerlo.

Camino por la Ruta Provincial 82, al observar la Playa Bajada del Río (Playita de Luján), se podía corroborar que era muy poca la gente que se encontraba pasando el día en el complejo lujanino. Un panorama muy tranquilo, con grupos dispersos, mayormente familiares.

Ayer ingresaron alrededor de 300 personas a la playita, según informó a Los Andes Julio Jofré, supervisor del lugar. “Por cómo está el día, se trata de una buena concurrencia”, dijo. En tanto, uno de los bañistas, comentó que cerca de las 17, había entre 150 y 200 personas.

La poca concurrencia posibilitó el cumplimiento del distanciamiento social. Cada grupo familiar o de amigos pudo elegir tranquilamente dónde ubicarse y desplegar sus pertenencias, infaltables para escena veraniega: heladeritas, reposeras, toallones y hasta carpas. Algunos optaron por resguardarse del sol bajo las nuevas estructuras con mediasombra, junto al río, mientras que otros se exponían a los rayos solares. Un picadito entre amigos, y niños en la orilla del río, con baldecitos y palitas, emulaban escenas de las playas con mar. Quizás alertados por lo ocurrido durante la semana en cuanto a las tormentas y sus consecuencias, durante el segundo fin de semana del 2021, mendocinos y turistas optaron por otras opciones para el día.

Quienes se encontraban allí en la playita pudieron entretenerse al aire libre en un día cálido, con una temperatura máxima de 27°, que permitió que muchos jugaran en el agua. “A mí me gusta la playita, tiene el agua fría”, comentó Simón, envuelto en una toalla, tiritando y sentado en una reposera. Él es uno de los niños de la familia Rojas Perasi, turistas que llegaron de Villa Mercedes (San Luis) y de La Plata (Provincia de Buenos Aires). Gloria, la abuela, comentó que era la primera vez que visitaban el lugar: “Es muy lindo, está todo muy limpio”. “Mi marido es mendocino, ya ha estado acá hace tiempo, pero cuando llegamos me discutía que no era el lugar al que él había ido. Hasta que vio la zona de los asadores y se dio cuenta que era”, dijo entre risas la mamá de Simón, dando cuenta del cambio radical en la infraestructura del lugar.

“Nos fuimos a caminar hacia arriba, costeando el río, para sacar fotos, y hay una vista increíble”, comentó Sebastián Pericas, mendocino de 27 años, quien visitaba el lugar por primera vez junto a su pareja Jennie Rodríguez (25 años), de Río Cuarto, Córdoba. “Me encanta el lugar. Cuando vuelva a Córdoba lo voy a recomendar”, prometió.

El sistema de compra de entradas vía online está siendo adoptado de manera positiva por los visitantes. “Cuesta acostumbrarse, pero lo están utilizando bien”, comentó Julio. Generalmente la compra se realiza el mismo día de asistencia, y quienes desconocen la nueva modalidad, son informados en la entrada y realizan el trámite en el momento.

Los dueños de los food trucks comentaron que la cantidad de gente permite que el ambiente sea tranquilo y que durante la semana se alcanza entre un 40% y un 60% de la capacidad permitida actual: 1.500 personas.

Unos kilometros más arriba, en el dique Potrerillos, la situación ayer no era muy diferente: poca concurrencia. Escasos autos y grupos muy dispersos a la orilla del agua. Si bien, las condiciones climáticas no eran las óptimas, algunos navegaron en kayaks, windsur y kitesurf.

Un grupo de poco más de 30 personas se encontraba festejando un cumpleaños familiar bajo dos gazebos y un móvil policial se acercó al lugar a informales que no debían separarse en grupos para respetar la distancia social.


Da la nota


Por las redes