Estación Paso de los Andes: un hito de Luján recuperado tras 16 años

Pese al abandono y el vandalismo, la estación, ubicada al fondo de calle Mitre, conserva el estilo tradicional. Se destaca su clásica solera de madera. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Pese al abandono y el vandalismo, la estación, ubicada al fondo de calle Mitre, conserva el estilo tradicional. Se destaca su clásica solera de madera. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

El complejo ferroviario de Chacras de Coria, hito del ramal de El Trasandino, será un lugar de cultura y esparcimiento por gestión vecinal y municipal. Las historias que lo rodean.

La estación Paso de los Andes, de Chacras de Coria, antiguo eslabón del Tren Trasandino que llegaba a Chile, ha sido recuperada tras 16 años de haber estado usurpada como vivienda y vuelve a recuperar el viejo esplendor de sus años de servicio activo.

El operativo lo llevó a cabo la Municipalidad de Luján de Cuyo, en armonía con la asociación civil El Andén, compuesta por vecinos, algunos hijos de ex ferroviarios, como su presidente Elizabeth Acosta, cuyo padre fue maquinista de la línea. Las familias que allí residían fueron relocalizadas por el municipio.

“Esta estación es emblemática e histórica. Estuvimos en negociaciones permanentes para destrabar su ocupación y hoy podemos decir que (el lugar) vuelve a ser de la municipalidad y para todos los lujaninos”, comentó el intendente Sebastián Bragagnolo. Alguien que se ocupó mucho en este caso fue el concejal Andrés Sconfienza.

El recobrado complejo se ubica al fondo de la calle Mitre. Aunque ahora el entorno luce limpio y ordenado, hay trabajo a realizar para reparar deterioros en las instalaciones. En ese menester se empeñan ya equipos municipales, supervisados por los arquitectos Adolfo Mallea y Miguel Liendo, quienes se encargarán de la puesta en valor del bien. El primero, entre muchas otras obras, remodeló la plaza de Chacras de Coria.

Un síntoma de un nuevo “clima” en el lugar se pudo comprobar cuando Los Andes visitó y comprobó que familias con niños chicos se acercaban al sitio para recorrer el lugar. Antes, dice la gente de El Andén, esa aproximación no era recomendable.

¿Qué pasará en la antigua estación a futuro? Tanto la citada presidenta Acosta como el secretario, Antonio Duplancic, interpretando el sentir general, quieren que se genere un ámbito para la comunidad, que no haya negocios gastronómicos ni inmobiliarios de por medio, y que se promueva un espacio temático sustentable a través de la gestión de El Andén, con la lógica supervisión del municipio.

La estación está amparada por el decreto 1063/82 que protege a todos los bienes del Estado nacional, y seguirá con esa protección en manos del municipio.

El pasado

La estación fue construida por los hermanos e ingenieros Mateo y Juan Clarck, dueños de la empresa constructora Ferrocarril Trasandino (FCT). Fue inaugurada en 1889 y en su primera etapa (de 1904 y 1925) cumplió el servicio local de pasajeros entre Chacras de Coria y la Estación Mendoza (en Belgrano y Las Heras), según cuenta Julio César Del Monte, integrante del Foro Mendocino del Desarrollo Ferroviario, en la autorizada Guía de bienes patrimoniales de Chacras de Coria (Matías Esteves, Verónica Cremaschi y Paula Martedí, directores).

Cuando el Trasandino llegó a Las Cuevas, en 1905, la Paso de los Andes era la última estación de arribo urbano para viajar a la Alta Montaña.

En 1950 se registró un incendio en el lugar, que ocasionó severos daños en la estructura pero pudo ser reconstruida. En 1886 se registró el último tren turístico de pasajeros, que iba de la estación San José (Guaymallén) hasta Puente del Inca. En 1994 se cerró oficialmente todo el ramal.

En atención a que hay otros lugares ferroviarios ocupados, el jefe comunal aclaró: “Desde el municipio no permitiremos más usurpaciones y seguiremos recuperando los espacios que son de todos los lujaninos”.

“Esta estación es emblemática e histórica. Por eso, durante más de un año y medio estuvimos en negociaciones permanentes para destrabar esta situación y hoy podemos decir que la estación de Chacras de Coria vuelve a ser de la municipalidad y para todos los lujaninos”, indicó Bragagnolo.

Los “fans” del lugar

La estación es uno de los lugares más queridos del pueblo chacrense, junto con la parroquia Nuestra Señora del Perpetuo Socorro y la plaza.

Para la antigua docente de primaria, María Elina “Chela” Cocucci (88), es como la extensión de su casa, ubicada frente al valorado lugar. Ella quiso ser entrevistada en el andén para estar más a tono con las circunstancias. “Siempre he venido a este lugar, en distintas etapas de mi vida. Cuando tenía 12 años, llegábamos con otros chicos, escolares, para recorrer las oficinas y ver la hora en un precioso reloj. De joven tomaba el tren para ir a Potrerillos a pasear, junto con mi amiga Fiona Fleming. Luego, cuando era docente de la escuela Teresa 0′Connor, traía a mis alumnitos en ocasión de los homenajes al general San Martín. Parece mentira que se haya recuperado”, comentó.

“Chela” Cocucci (88) vive frente a la estación, que marcó su vida desde niña. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
“Chela” Cocucci (88) vive frente a la estación, que marcó su vida desde niña. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

Con la misma adhesión se pronunciaron Roberto Coria (76) y el dibujante y escultor Mario Delhez. Este último recordó que su papá, el renombrado grabador Víctor Delhez, solía concurrir a charlar con los empleados y el jefe de estación, pero no cree que en la amplia producción del artista belga se haya plasmado la estructura ferroviaria. Fanny Dora “Dolly” Frites (77) confió que, de chica, uno de sus gustos era ir a la estación, a la nochecita, cuando pasaba El Trasandino con destino a Chile.

El arquitecto Alfredo Méndez (92) sostiene que “este resurgimiento patrimonial es de especial interés, para que vecinos y turistas vayan caminando o en bicicleta a visitar la Paso de los Andes” pero recomendó el mejoramiento de las veredas, “una obra muy necesaria para todo tipo de desplazamientos en la localidad”.

Películas populares y un documental

Además del valor histórico, el sitio sirvió como locación para filmar películas. Allí se rodaron pasajes de la película “El cartero” (1954), dirigida por Homero Cárpena y con la actuación de Tito Lusiardo y una joven Beatriz Taibo.

Otro trabajo fue el documental “Techo, pan y vino” sobre Mauricio López, primer rector de la Universidad Nacional de San Luis, que dirigió Dámaris Rendón. No se pudo confirmar si algún pasaje de “Tren internacional” (1954), de Daniel Tinayre, con Mirtha Legrand y elenco, también se rodó allí.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA