miércoles 21 de octubre de 2020

Un enfermero debió montar una unidad de terapia intensiva en su casa para atender a un familiar. Foto: gentileza
Sociedad

Es enfermero, un familiar se enfermó y al no conseguir cama en hospitales montó una Unidad de Terapia Intensiva en su casa

Un trabajador de la salud relató la dramática situación de un ser querido que derivó hasta en denuncia policial por abandono de persona.

Un enfermero debió montar una unidad de terapia intensiva en su casa para atender a un familiar. Foto: gentileza

Un enfermero que debió afrontar la penosa situación de falta de respuesta para la internación de un familiar decidió montar en su propia casa una Unidad de Terapia Intensiva (UTI) y dar la atención necesaria a su ser querido.

El creador de dicho ‘hospital en casa’ se llama Ariel López y es un profesional de la salud que trabaja en el hospital Castro Rendón, de Neuquén. Su situación dramática comenzó cuando un tío suyo empezó con un cuadro de amigdalitis a mediados de septiembre, el cual derivó en un problema respiratorio e hizo necesaria la utilización de oxígeno.

En diálogo con Radio Seis, López contó que a partir del momento en que necesitaron el tubo de oxígeno empezó un periplo con PAMI que tuvo en jaque a su familiar hasta último momento: criticó con dureza la “la pasividad, ignorancia y falta de humanidad de los entes políticos”. Además fustigó contra la “negligencia del sistema, nunca fui atendido, llamé a PAMI me dijeron que tenía que llenar unas planillas, me dieron un 0800, mail y WhatsApp, nunca pudimos”.

El drama de la emergencia y la desidia llegaron a su punto máximo cuando el servicio de ambulancias contratado por PAMI tampoco respondió a la emergencia. “Le dije que la pena de muerte en Argentina no existe, pero me dijeron que es la realidad que no lo iban a llevar”.

Los paramédicos llamaron en su presencia a dos clínicas para pedir una cama, pero al detallar que era para un paciente de PAMI le negaron la atención que les fue negada cuando informaban que la cobertura era PAMI.

En esa situación debió improvisar la terapia intensiva en su casa, sin embargo el anciano finalmente falleció. Para colmo el 24 de septiembre el enfermero recibió una comunicación telefónica de PAMI en la que le pedían datos de su tío para iniciar los trámites administrativos. “No se imaginan la bronca y el odio que sentí”, expresó Ariel.