Enfermedades virales en niños: manejo inicial de estos casos en casa

El manejo inicial de los síntomas de las enfermedades respiratorias y gastrointestinales en niños y niñas es clave para su pronta recuperación y para evitar complicaciones mayores.

El Hospital Fleming, y en general los centros de atención de la provincia, han registrado un aumento importante de consultas por gripe, cuadros respiratorios y gastroenteritis. En su mayoría estas consultas son diagnosticadas como casos leves. La gran cantidad de casos ha provocado una alta demanda de atención pediátrica, demoras significativas y un mayor estrés del sistema de salud que se dedica a los más pequeños.

Por ello es importante destacar que las mamás y los papás analicen el estado general del niño para evaluar la necesidad de acudir a una guardia, a sabiendas de que las salas de espera están saturadas y que pueden exponerse a gérmenes intrahospitalarios que son más agresivos que el virus en sí por el cual asisten a la guardia.

Enfermedades autolimitadas: ¿qué significan y cómo abordarlas desde casa?

Los padres deben tener en cuenta que los cuadros respiratorios y gastrointestinales son provocados por virus que en esta oportunidad, se han adelantado en el tiempo ya que en general ocurren en los meses de invierno.

Lo padres tienen que saber que estos cuadros son leves, generalmente provocados por virus por lo que no requieren antibióticos en la mayorìa de los casos. Estas características hace que sean enfermedades autolimitadas: el virus ingresa al cuerpo, el sistema inmunológico se activa formando anticuerpos y en un período que va entre 5 a 7 días el niño/a se va a curar de ese cuadro.. Por eso el manejo inicial de los síntomas por parte de los papás y mamás es fundamental para no desesperarse por hacer una consulta inmediatamente que aparecen los primeros síntomas.

Es importante estar muy atentos durante el transcurso de la enfermedad ante la presencia de signos de alarma para buscar atención médica rápidamente.

A continuación brindamos una serie de recomendaciones generales a tener en cuenta antes de tomar la decisión de acudir a una guardia por estos casos:

  • Reposo inicial, apenas comienza con los síntomas
  • Si el niño/a presenta fiebre o dolores musculares tratarlos con el antitérmico indicado oportunamente por su médico de cabecera.
  • Hidratación abundante
  • Alimentación saludable
  • Tratar de despejar la nariz de secreciones nasales, sobre todo en los más pequeños

Generalmente con estas indicaciones en 48-72 horas los padres podrán notar si hay mejoría del estado general de hijo/a.

Si aparecen los siguientes signos de alerta acudir al médico de cabecera o guardia

  • Cuando la fiebre persiste más de tres días
  • Si se trata de un niño menor de un año, principalmente en los menores de 3 meses
  • Si es un niño o niña con enfermedades de base o inmunodeprimidos
  • Si hay decaimiento marcado
  • Cambios en la coloración de la piel
  • Si el estado general va empeorando
  • Si presenta rechazo marcado del alimento, o dificultad para alimentarse o dormir

En el caso de la gastroenteritis tratarla inicialmente con una buena hidratación.

  • En bebés se sugiere continuar la lactancia a demanda.
  • Las bebidas deportivas (tipo Gatorade o Powerade) no son adecuadas para los menores con gastroenteritis.
  • Respecto a la comida, incorporar lo antes posible la alimentación saludable a la que habitualmente esté acostumbrado.
  • Evitar la automedicación.

Si aparecen los siguientes signos de alerta acudir al médico de cabecera o guardia

  • Fiebre continua de más de tres días
  • Deshidratación
  • Decaimiento
  • Poca frecuencia para orinar
  • Llanto sin lágrimas
  • Boca seca, pastosa
  • Diarrea con sangre
  • Vómitos frecuentes

En el caso de la gripe y cuadros respiratorios es habitual ver en estos días niños con tos, fiebre y mocos. Se debe procurar que el niño o niña haga reposo, se hidrate y manejar la fiebre según las indicaciones que le ha enseñado su pediatra de cabecera.

Acudir al médico de cabecera o guardia antes los siguientes signos de alerta:

  • Fiebre persistente
  • Decaimiento marcado
  • Dificultad para respirar: agitado, silbidos en el pecho, si se marcan las costillas al respirar
  • Rechazo del alimento
  • Cambios de coloración en la piel.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA