En Mendoza se detecta al menos un cáncer de próstata por día

Los especialistas aconsejan controles a partir de los 50 años.
Los especialistas aconsejan controles a partir de los 50 años.

Es el de mayor incidencia en varones. Hay un incremento de patologías prostáticas los últimos años asociado al crecimiento poblacional y la mayor expectativa de vida. Hoy es el Día Mundial de la Salud Prostática: cómo cuidar esta glándula.

El aumento de la expectativa de vida ha traído aparejada una mayor incidencia de ciertas patologías. Tal es el caso de las enfermedades prostáticas en los varones, que con la edad incrementa notoriamente su impacto.

Se estima que 40% de los varones mayores de 50 años padecerá enfermedades prostáticas y este porcentaje se duplica a partir de los 80 años. Así lo refiere un informe del doctor Gonzalo Vitagliano, jefe de la Sección de Oncología del Servicio de Urología del Hospital Alemán de Buenos Aires.

“Uno de los grandes urólogos del país decía que si todos los varones vivieran 100 años todos tendrían problemas de próstata”, relató el director del Registro de Tumores de la provincia, el doctor Walter Laspada.

Los especialistas observan los últimos años una tendencia al aumento de casos de cáncer de próstata y Mendoza no es la excepción. Así lo reconoció Lapsada a partir de los registros del área que tiene a cargo. Explicó que esto está asociado al crecimiento y el envejecimiento de la población por la mayor expectativa de vida. Pero además agregó que este impacto es algo que se ve en casi todos los tipos de cáncer, especialmente, como en los varones, en las mujeres con el de mamas.

Esto se debe a que con la edad se incrementa el riesgo de desarrollarlo.

En la provincia se notifican aproximadamente 450 casos de cáncer de próstata por año, es decir, más de uno por día. Se trata de 21% de todos los cánceres en los varones y la incidencia es de 42 por cada 100 mil habitantes, según datos del mencionado registro.

Comienza a notarse un aumento a partir de los 50 años, con un pico a los 70 años y aumenta con las décadas. La letalidad por esta causa en la provincia es de 14%.

El médico urólogo Joaquín Silva, director de Uroclínica, señaló que hay que diferenciar entre la patología maligna y la benigna y remarcó la importancia fundamental de los controles médicos.

Es que otra de las patologías que pueden presentarse es la hiperplasia prostática benigna (HPB), una afección que se caracteriza principalmente por cambios estructurales a nivel de la próstata que afectan la micción.

Silva explicó que es un agrandamiento de la próstata que hace que se altere la función de vaciamiento de la vejiga alterando la calidad de vida del paciente.

Puede alterar la función de los riñones y llevar a la insuficiencia renal.

Según datos del Ministerio de Salud de la Nación, el cáncer de mayor incidencia en varones es el de próstata, con una ocurrencia de más de 11.000 casos anuales, que representan el 20% de todos los tumores malignos en varones y 9% de la totalidad de cánceres del país.

“Fue la segunda causa de muerte en los hombres mayores de 50 años luego del cáncer de pulmón hasta el final del siglo XX (...) Actualmente, gracias al diagnóstico temprano, el cáncer de próstata pasó a ser la tercera causa de muerte luego del cáncer de pulmón y del colorrectal”, detalla Vitagliano.

Cómo cuidar la próstata

Hoy es el Día Mundial de la Salud Prostática y apunta a generar conciencia sobre la necesidad de enfocarse en los cuidados preventivos.

En cuanto al cáncer, lo importante es que puede prevenirse su impacto mediante controles médicos periódicos y dieta adecuada.

“Lo que hay que hacer fundamentalmente es que el paciente se haga los controles después de los 50 años si no tuvo antecedentes familiares y desde los 40 si tuvo un abuelo, tío o padre con cáncer de próstata”, subrayó Silva.

En resumen, estos consisten en un examen general del paciente, una prueba de antígeno prostático que determina si se tiene riesgo, y un examen de la vejiga para saber si se vacía totalmente.

El urólogo enfatizó que en general los pacientes tienen muy buen pronóstico en las dos patologías, pero mientras más temprano se haga el diagnóstico mayor es el éxito de la terapéutica.

Laspada agregó que además de los antecedentes familiares, hay condiciones predisponentes como el tipo de alimentación, el estrés, la falta de ejercicio y el tabaquismo que influyen en casi todos los tipos de cáncer.

“La salud de la próstata está directamente relacionada con los factores coadyuvantes más allá del factor genético que es el más importante”, manifestó Silva.

Se ha visto que es más frecuente en pacientes que tienen alteraciones en el metabolismo de las grasas y de los hidratos de carbono como diabéticos, hipertensos, personas con colesterol alto y de raza negra, también en pacientes que no hacen ejercicio adecuado y con vida sedentaria”, detalló. Mencionó que estas patologías pueden impactar en la salud sexual.

Entre los factores de prevención se cuentan el control para la detección y se recomienda una dieta sana y equilibrada, además de ejercicio.

Por otra parte mencionó que se ha visto un impacto positivo para la prevención de la ingesta de licopeno, que se encuentra en el tomate precocido o salsas naturales de esta fruta.

Se recomienda consumir alimentos con aporte de zinc y dietas ricas en vegetales y pobres en grasas.

Qué alimentos elegir

“Una dieta adecuada es el primer aliado para prevenir el cáncer de próstata”, destaca el hospital Alemán. Recomienda seguir un plan que incluya los siguientes alimentos:

* Verduras de la familia de las crucíferas, como el brócoli, el repollo y la coliflor

* Vegetales ricos en omega-3

* Alimentos ricos en vitamina E como la margarina, los aceites vegetales, frutos secos y semillas, germen de trigo y granos enteros

* Alimentos ricos en fibra, como los cereales integrales

* Alimentos ricos en licopeno como el tomate, pomelo rosado y sandía

* Alimentos ricos en selenio como los frutos secos, mariscos, pescado, salvado de trigo, germen de trigo, la avena y el arroz integral

* Consumir soja: sus isoflavonas ayudan a reducir los niveles de dihidrotestosterona (DHT), una hormona masculina que favorece el crecimiento excesivo de tejido de la próstata

* Evitar los picantes, el alcohol, la cafeína y aquellas sustancias que irriten el tracto urinario

* Disminuir el consumo de carnes rojas y grasas saturadas

* Beber mucho para mantener la vejiga limpia

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA