lunes 3 de agosto de 2020

Movimiento. Comerciantes aseguran que los artículos preferidos son los televisores, tablets, notebooks y celulares / Nicolás Rios
Economía

En junio, cayeron 61% las ventas de electrodomésticos

El rubro también se ve afectado por las dificultades para conseguir algunos artículos, la escasa oferta por parte de los proveedores, los incrementos del valor de productos y las complicaciones logísticas

Movimiento. Comerciantes aseguran que los artículos preferidos son los televisores, tablets, notebooks y celulares / Nicolás Rios

El mes pasado, las ventas minoristas en la provincia tuvieron un caída promedio de 38% con respecto a junio de 2019. Esto, sin embargo, significó una recuperación importante con respecto a mayo, cuando el descenso se ubicó en torno al 50%. Uno de los rubros más afectados fue el de Electrodomésticos y Artículos Electrónicos, que mostró una media de desplome del 61,78%.

El rubro también se ve afectado por las dificultades para conseguir ciertos artículos, la escasa oferta por parte de los proveedores, los incrementos periódicos del valor de las mercaderías -en particular las importadas- y las complicaciones logísticas (que provocan demoras de varios días en el transporte).

Marcelo Marra, de la tienda de electrodomésticos y artículos para el hogar Azcárate y Marra, señaló que en junio la facturación alcanzó un 60% de la que tenían antes del inicio de la pandemia, lo que significa un marcado repunte con respecto al 20% de mayo, cuando pudieron volver a abrir las puertas. De todos modos, indicó que aún están teniendo que ponerse al día con los cheques y los pagos del mes y medio que estuvieron con facturación prácticamente nula.

Marra resaltó que en junio hubo mucho movimiento y que los ayudó no sólo la mayor apertura –durante gran parte del mes no hubo restricciones por DNI- sino también el Día del Padre, que es una fecha importante para el comercio. “La gente salió a la calle. Consumió”, planteó, aunque también consideró que en este contexto adquieren particular relevancia las acciones de promoción que desarrolla cada comerciante.

Asimismo, manifestó que nota que hay dinero en circulación y que los compradores se manejan con efectivo y con tarjetas. A diferencia de lo que ocurría antes del aislamiento, ahora percibe que cuando les toca el día para salir por su terminación del DNI, las personas van y compran, pero con bastante consulta previa, en muchos casos por Internet, para después terminar de definirse en el salón.

En cuanto a los productos más elegidos, Marra comentó que se mantiene la “fiebre de la tecnología” y son muchos los que buscan televisores, celulares, notebooks y tablets. Pero también se sigue la lógica de la temporada: para el Día del Padre se vendieron artículos de cuidado personal y electrónica, y en julio han ganado relevancia los artefactos de calefacción, agua caliente (termotanques y calefones) y cocinas.

El inconveniente, sin embargo, es la reposición. En primer lugar, porque la mayoría de las empresas proveedoras ha dejado de aceptar el pago a plazos, sino que, por el contrario, exige el contado anticipado. Pero además, porque al momento del envío comienzan las dificultades del tipo “el transporte sale una vez por semana” o “la base logística está en una zona de las más comprometidas por el Covid-19”. Esto se traduce en demoras de varios días.

En ciertos rubros, como celulares y computadoras, hay poca mercadería y si bien los proveedores aseguran que llega menos, hay quienes estiman que en realidad cuentan con stock suficiente pero lo van liberando de a poco porque especulan con la subida del dólar. La misma situación viene afectando a los comercios que venden sólo teléfonos y elementos de electrónica o juegos de video.

Marcelo Marra indicó que reciben personas que han preguntado en las grandes tiendas y no encuentran lo que están buscando. O que inician el proceso de compra por Internet y, cuando verifican las opciones de envío a domicilio o de retiro en tienda, deben esperar entre 10 y 15 días para que llegue el producto.

De hecho, en la página web de una de las principales cadenas apenas se puede elegir entre 16 televisores disponibles, 11 lavarropas (ninguno de la tradicional marca Drean), casi 40 heladeras (pero ni una Gafa), 11 cocinas, 3 termotanques y 1 microondas.

Los precios, por otra parte, se van ajustando permanentemente. Marra reconoció que reciben listas nuevas todos los meses, con variaciones de entre el 5 y el 15%, dependiendo de la marca, el producto y otras características. En algunos casos, detalló, deciden no trasladar ese aumento al consumidor pero en otros, no pueden evitar hacerlo. Y en cuanto el dólar tiene una subida importante, se refleja en un “retoque” inmediato por parte de los proveedores.

Caída del 38%

El informe mensual de las ventas minoristas, que realiza la Federación Económica de Mendoza, mostró que estas cayeron en junio, en promedio, 38% con respecto a igual mes del año pasado. Como todos los negocios abrieron –a diferencia de mayo, cuando sólo pudieron hacerlo por 18 días- el consumo de bienes esenciales y no esenciales se empezó a equilibrar, en lo que también influyó el Día del Padre.

La mayoría de los rubros mejoró con respecto a mayo, pero las compras se ven limitadas por la persistente restricción de ingresos y el alto endeudamiento por parte de las familias. Además, el retorno de las salidas por terminación de DNI impactó en esta tendencia ascendente; como también la falta de mercaderías y/o el aumento de precios, motivados por la restricción de importaciones o problemas de transporte desde Buenos Aires.

Los rubros no esenciales pasaron de una caída en las ventas promedio de 50% en mayo a 40% en junio, pero los bienes esenciales pasaron del -13% al -20 %.

Los ramos con menos caídas interanuales en junio fueron: Alimentos y Bebidas (-12,78%), Farmacias (-18%), Bazar y Regalos (-19,34 %), Ferreterías, Materiales Eléctricos y para la Construcción (-22,23 %), y Mueblerías, Decoración y Artículos para el hogar (-22,56 %).

En tanto, los rubros de mayor desplome fueron: Relojerías, Joyerías y Bijouterie (-68,89%), Electrodomésticos y Artículos Electrónicos (-61,78 %), Calzados y Marroquinería (-55,34 %), y Ropa y Artículos de Deportivos (-51,65 %).