miércoles 21 de octubre de 2020

LOVA, la primera fábrica de cerveza donde sólo trabajan mujeres / Gentiliza
Sociedad

Emprendedoras: así es la primera fábrica de cerveza mendocina donde solo trabajan mujeres

El emprendimiento se llama LOVÂ Craft Beer y busca irrumpir en un rubro en el que predominan los varones.

LOVA, la primera fábrica de cerveza donde sólo trabajan mujeres / Gentiliza

Luisina Castro (30) y su esposa Vanina Pietrowski (34) cumplieron el sueño de muchos elaboradores de cerveza artesanal: pasar del consumo personal a tener su propia fábrica para comercializar. Pero como diferencial decidieron que todas las personas que allí trabajen tanto directa como indirectamente serían mujeres, como una forma de irrumpir en un rubro en el que predominan los hombres y demostrar que ellas tienen igual capacidad para elaborar este producto. Así hace un año crearon la marca LOVÂ Craft Beer, fábrica 100% de mujeres donde producen aproximadamente entre 300 y 400 litros al mes.

Las emprendedoras nacieron en Buenos Aires pero en una búsqueda de un lugar más tranquilo para vivir, hace 10 años se instalaron en Mendoza. Las dos se encargan de la elaboración y trabajan en conjunto con dos amigas, que las ayudan con el embotellado y etiquetado de los productos, así como con algunas familiares que también les brindan su apoyo.

LOVA, la primera fábrica de cerveza donde sólo trabajan mujeres.gentileza

Curiosidad cervecera

La pareja empezó a elaborar cerveza de forma casera y para consumo personal hace unos cinco años atrás. “Vani es fanática de la cerveza y en un momento decidí regalarle un equipo para hacer en casa y desde ese momento cada vez nos entusiasmamos más con el proceso de elaboración”, empezó a relatar Luisina. Por esa razón con el pasar de los años fueron aprendiendo, estudiando y capacitándose al respecto. “De hecho a la fecha, estoy terminando de cursar la carrera de Sommelier de Cerveza, en Wine Institute”, deslizó la joven.

Hace un año decidieron dar un paso adelante, profesionalizar sus equipos y los procesos para salir al mercado pero con una característica diferencial. “En el primer curso que hicimos, que duraba dos días, éramos unas 30 personas y en su mayoría hombres. Nosotras éramos las únicas mujeres, lo que nos hizo un poco de ruido”, recordó.

Al tiempo conocieron al grupo llamado Birreras de Argentina, una asociación civil conformada por mujeres relacionadas con la cervecería en todos sus aspectos. “Nos llamó mucho la atención que tuviese que haber un colectivo para visibilizar a la mujer en el rubro cervecero, que se la respete y que se entienda que somos iguales de capaces para la fabricación de una cerveza artesanal”, reconoció.

Esa fue parte de la motivación para armar una fábrica 100% de mujeres. “En Mendoza hay cervezas artesanales muy buenas, excelentes, así como vinos y queríamos tener una distinción y algo que tenga una misión un poco más profunda”, aseguró la emprendedora. En el camino también conocieron a otro colectivo llamado “Comunicad de mujeres cerveceras” que no solo nuclea a las argentinas relacionadas con el rubro sino de toda Latinoamérica.

Con el acompañamiento de ambas organizaciones las jóvenes se sienten apoyadas en su decisión: “Nuestra idea principal a medida que el proyecto vaya creciendo es poder dar empleo y contratar a más mujeres que quieran interiorizarse en el mundo de la cervecería que es fantástico y darles la oportunidad que quizás en otros lados no tendrían”, compartió Luisina. Además relató que ha tenido muy buena aceptación en el rubro a nivel local. “Entiendo que debe haber unos cuantos que no estén tan de acuerdo, pero lo que recibimos a diario es mucho cariño y apoyo. Lo consumidores también nos hacen una muy buena devolución”, describió. A su vez señaló que LOVÂ es un producto, que viene a romper estereotipos. “No solo por ser todas mujeres; sino en su estética, la imagen que decidimos darle, lo divertido de sus colores”, consideró.

Ellas actualmente cuentan con una fábrica ubicada en Chacras de Coria, Luján en la que producen aproximadamente entre 300 y 400 litros al mes. Como a todos lo mendocinos y argentinos a ellas las afectó la pandemia pero prefirieron verle el punto de vista positivo. “La realidad es que nos dio el tiempo que necesitábamos para destinarle más atención a LOVÂ, ya que nuestro principal ingreso viene por otro lado, tenemos hace 8 años una empresa de Comunicación visual y publicidad gráfica que se llama Planimix”, contó.

Cervecerías en tiempo de pandemia

Por la cuarentena estricta impuesta durante los primeros meses del año, la situación en general de las cervecerías artesanales de Mendoza fue bastante complicada. “Con la apertura de los bares el rubro ha ido mejorando de a poco, lejos de lo que quisiéramos pero bastante mejor de lo que esperábamos”, comentó Martín Bessega, presidente de la Cámara Mendocina de Cerveceros Artesanales (CAMCA). Según su observación, la atención en los bares está funcionado correctamente en cuanto a las medidas de seguridad, lo que es clave en el contexto actual. “La gente está yendo bastante confiada porque hay mucho control”, remarcó. En tanto reconoció que los que venden lo están haciendo en un 50% de la producción habitual. “Esperamos que no haya un retroceso, porque ya venimos muy golpeados y con cierres de fábricas”, deseó el titular de la Cámara. En tanto comentó que hay expectativa por la semana del Día del Amigo. “Si no hay cierre va a ser una semana de mucho consumo porque ir a los bares es la única opción segura y legal”, apuntó.