miércoles 20 de enero de 2021

Sólo suscriptores
Objetivo. Desde el municipio sostienen que la medida apunta a la inclusión social.
Sociedad

Embarazadas, personas con discapacidad y mayores de 60, con prioridad en la Ciudad

Carteles informativos. A fin de mes comienza a regir la norma que garantiza la atención sin turnos para este grupo, en sitios privados y públicos.

Objetivo. Desde el municipio sostienen que la medida apunta a la inclusión social.
Sólo suscriptores

La Ciudad de Mendoza avanza en el cumplimiento de una normativa que busca garantizar la prioridad de atención para personas con discapacidad, adultos mayores de 60 años y embarazadas.

Se trata de la ordenanza 4010, mediante la cual se incorpora el artículo 12º bis al Código de Convivencia Ciudadana que exige tal prioridad y cartelería respectiva para informar a los usuarios.

Rodrigo Olmedo, secretario de Gobierno de la Ciudad de Mendoza, se refirió a la medida que busca cumplir con la inclusión que fue, justamente, uno de los ejes de campaña del intendente, Ulpiano Suárez.

“Por ahí se sigue un solo modelo vinculado a la inclusión social, nosotros lo pensamos desde lo universal”, señaló y agregó que la idea es tener en cuenta a “las poblaciones que requieren un tipo de acompañamiento sobre la atención prioritaria, como se da en este caso”.

En el inciso 1 del mencionado artículo que la normativa es obligatoria en “A) Todo establecimiento público dependiente de la Municipalidad de la Ciudad de Mendoza, B) Todo establecimiento privado que brinde atención al público a través de cualquier forma y/o modalidad”.

La señalética debe empezar a exhibirse, a más tardar, en los últimos días de enero. La misma comuna ya tiene listos los carteles que destinados a organismos públicos y dependencias municipales. “Tenemos que dar el ejemplo. Calculo que esta semana ya quedarán colocados”, indicó Olmedo.

En cuanto a los comercios e instituciones privadas, la cartelería correrá por su cuenta. Las cámaras que agrupan a los diferentes sectores, por medio de reuniones previas, solicitaron un mes para poder cumplir con la disposición, plazo que comenzó a regir a fines de diciembre.

Más allá de la ordenanza, las autoridades entienden que el mayor desafío va a ser que la ciudadanía acompañe la iniciativa, que en líneas generales tiene una gran aceptación por parte de comercios e instituciones privadas. “Se trata de cambios de formas y actitudes: embarazadas, personas con discapacidad y mayores de 60 años tienen un derecho adquirido”, remarcó el Secretario de Gobierno, aunque aceptó que “el cambio, más allá de la cartelería, debe darse en lo cultural”.

“A efectos de la constatación de dichas condiciones personales, servirá el certificado médico de embarazo para las mujeres embarazadas cuando éste no sea evidente; presentación del Certificado Único de Discapacidad (CUD) para toda persona con discapacidad, y documento de identidad para las personas mayores de 60 años”, reza la normativa. La disposición aclara que “dicha enumeración no es taxativa, sirviendo cualquier otro documento que acredite las condiciones establecidas”.

Olmedo precisó que la intención es “capacitar y formar mecanismos para generar conciencia”, tanto en los usuarios como en los comerciantes.

En este sentido, el funcionario reconoció que van a realizar campañas publicitarias con el objetivo informar y promocionar la normativa para que la población esté al tanto “sobre quién tiene prioridad y por qué razón”. No obstante, el inciso 4 del mencionado artículo precisa que, tato las reparticiones públicas como los establecimientos privados “deben arbitrar los medios necesarios a fin de propiciar una adecuada difusión de esta norma y exhibir la cartelería”. El Secretario de Gobierno confirmó que los inspectores supervisarán que se respete la ordenanza, pero que el objetivo no es multar ni recaudar. Aseguró que el municipio va a “garantizar a los usuarios los canales de denuncia y consulta para informar” si no se está cumpliendo la ordenanza.


Por las redes