domingo 7 de marzo de 2021

Sólo suscriptores
Precioso. Las montañas del Valle de Uco, y de Tupungato, han movilizado a los mendocinos a reencontrarse con la naturaleza.
Sociedad

El turismo interno vuelve a enamorar a los mendocinos

El Sur provincial, Valle de Uco y Potrerillos son los lugares preferidos. Se está llegando al 77% de ocupación, del 75% permitido. Poca gente en centros urbanos.

Precioso. Las montañas del Valle de Uco, y de Tupungato, han movilizado a los mendocinos a reencontrarse con la naturaleza.
Sólo suscriptores

A pesar de todas las medidas tomadas por las autoridades provinciales para activar el turismo a nivel local, la llegada de visitantes nacionales ha sido mucho menor de la esperada cuando se anunció la apertura de Mendoza, pero los números no terminan de ser tan malos si tenemos en cuenta el cierre absoluto que se vivió cuando arrancó la cuarentena. A pesar de las habilitaciones, se sabía que este verano iba a ser muy diferente.

Si bien las cifras en cuestión fueron confirmadas por la Asociación Empresaria, Hotelero Gastronómica y Afines de Mendoza (AEHGA) consideran que se trata más bien de un éxito moderado.

Su vicepresidente, Andrés Muratti, señaló que “el número real de ocupación sería el 77 por ciento, aproximadamente”, porque los establecimientos sólo están habilitados a recibir el 75 por ciento de su capacidad.

Asimismo, el empresario reconoció que la actual es “una temporada extremadamente rara en todo el país”, porque “las personas no quieren salir de sus provincias por temor a después no poder volver si se endurecen las medidas”.

Tampoco contribuye a la llegada de visitantes nacionales el elevado precio de los vuelos que, sumados a la poca oferta de pasajes, desalientan a viajar.

Desde que se volvió a autorizar el turismo en Mendoza, que en primera instancia fue interno, se observó una tendencia importante hacia los espacios naturales, por lo que el Sur, el Valle de Uco y Potrerillos han tenido gran demanda.

“La proyección en enero es muy mala. En los centros urbanos la ocupación es muy baja, del 12 por ciento. Es igual en San Rafael centro donde hay una diferencia grande con la demanda en Los Reyunos y Valle Grande”, comparó Muratti.

Básicamente, lo que sucede es que quienes habitan en centros urbanos buscan descansar alejándose de estos puntos. Y pocas personas hacen el camino inverso para vacacionar.

Además, según el relevamiento de AEHGA por a través de las diferentes cámaras que la nuclean, las reservas para este mes son del 60 por ciento en Potrerillos, 32 por ciento, promedio, en San Rafael y del 16 por ciento en Malargüe.

La última cifra dista mucho del 80 por ciento para enero que maneja Mercelo Rivarola, de la muncipalidad de Malargüe. Siguiendo la mirada optimista, el funcionario sureño se mostró esperanzado de cara a los próximos meses, indicando que buscan hacer foco en los fines de semana de Carnaval y Semana Santa, que serán del 13 al 16 de febrero y del 1 al 4 de abril, respectivamente.

Con referencia al éxodo de mendocinos, Muratti reconoció que muchos “prefieren ir a San Luis porque queda cerca y es más fácil volver” que desde otras provincias, aunque no al un relevamiento que confirme cifras.

Uno de los departamentos en los que el turimso ha sido un boom es Malargüe.

“Del 31 de diciembre al 3 de enero, hemos estado casi al 90 del 75 por ciento al que estamos funcionando por la pandemia”, precisó Marcelo Rivarola, director de Promoción y Políticas Turísticas de esa comuna.

En total, cerca de 3 mil personas visitaron el departamento sureño, impulsadas por la diversidad de sitios naturales y que pueden disfrutarse sin aglomeraciones.

Y, según Rivarola, las perspectivas son buenas para lo que resta del mes, ya que las reservas están en “un 80 por ciento parejo todo enero”, pero aún no hay números respecto a febrero. Años anteriores, para esta misma temporada, la ocupación rondaba entre un 60 y un 70 por ciento, aunque con la totalidad de las plazas que en Malargüe es de 6 mil, incluyendo Las Leñas.

Para el funcionario el buen nivel de reserva se debe, en parte, a que “la mayoría de los prestadores que se anotaron para el PreViaje y que las tarifas son muy competitivas”, aunque también destacó el trabajo que hizo el municipio durante 2020.

En principio, se buscó cumplir con los protocolos, capacitando a los prestadores turísticos, lo que ayudó a Malargüe a conseguir el sello de calidad sanitaria y, posteriormente, el de Safe Travel, que también obtuvo Luján de Cuyo. “Nos ha llamado la atención la gran solicitud de campings, en Catillos de Pincheira, Poti Malal, Valle Hermoso y Cajón Grande, estuvieron colmados con más de mil personas”, detalló Rivarola.

El origen de los visitantes es principalmente de Mendoza, del Sur provincial, pero también llegaron visitantes desde Buenos Aires. “Con el nuevo tramo de la Ruta 40 ahora estamos a 3 horas de la Ciudad Mendoza. Gracias a esto muchos están conociendo Malargüe”, dijo Rivarola.

Tupungato es otro de los departametnos favorecios por el turismo interno.