lunes 21 de septiembre de 2020

En Salud creen que la falta de seguimiento de las mutuales deriva en que los ciudadanos acudan por su cuenta a hospitales para ser testeados. / Orlando Pelichotti
Sociedad

Covid-19: exigen a las obras sociales que no “abandonen” a sus pacientes

Desde Ampros denuncian que también las prepagas “han abandonado” a sus afiliados. El Ejecutivo les exigió que sigan la evolución y habiliten líneas 0800 de atención.

En Salud creen que la falta de seguimiento de las mutuales deriva en que los ciudadanos acudan por su cuenta a hospitales para ser testeados. / Orlando Pelichotti

Colas larguísimas en las puertas y veredas de hospitales públicos, con personas esperando ser hisopadas, muchas veces demasiado juntas entre sí, algo contraproducente si alguna de ellas llegara a ser positivo de Covid-19. Otra gran cantidad de pacientes aislados en su domicilio y esperando un llamado para que se constaten los síntomas. Y, mientras tanto, unos 2.000 llamados diarios que son atendidos en el 0800 800 26843 (Covid) del Gobierno de Mendoza, que muchas veces no da abasto.

Desde la Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud (Ampros) denuncian que la gran mayoría de las obras sociales y prepagas con presencia en Mendoza “han abandonado” a sus afiliados en lo que se refiere exclusivamente al seguimiento de pacientes con coronavirus. Y desde el Gobierno advierten esta falta de compromiso en algunos casos, por lo que durante las últimas semanas la ministra de Salud, Ana María Nadal, y el subsecretario del área, Oscar Sagás, han mantenido reuniones con los representantes de algunas obras sociales y empresas.

Concretamente, se les ha pedido que hagan su propio seguimiento a los afiliados y la posibilidad de que habiliten 0800 u otras líneas para que no sea solamente la línea estatal la que atienda consultas y deba seguir la evolución de los contagiados.

En Salud creen que esta falta de seguimiento de las mutuales o prepagas privadas lleva a que todo recaiga en el 0800 de la provincia, y que eso también deriva en que -cuando esa línea se encuentra demasiado comprimida-, los ciudadanos se dirijan por su cuenta a hospitales y clínicas con intenciones de ser testeados.

“Las obras sociales se han preocupado por avanzar e, incluso, tienen sus propios convenios con hoteles para los pacientes que no necesitan ser hospitalizados. Pero hay algunas falencias en lo que es el seguimiento periódico. Por eso es que ha habido dos reuniones con los representantes de obras sociales y prepagas, para avanzar en la posibilidad de que puedan tener sus propios 0800 también”, indicaron desde el Ministerio de Salud.

Por su parte, la titular de Ampros, Isabel del Pópolo, dijo que la situación es “límite” y que “preocupa muchísimo” en varios aspectos. “Lo principal es la desprotección y falta de atención. Las obras sociales y prepagas se han lavado las manos. No atienden, no van a la casa, no hisopan a la gente; nadie quiere controlar. ¿A dónde hemos llegado? Si seguimos así ya no sólo que la gente no se va a poder internar, sino que algunos han pagado toda su vida una obra social o prepaga y ahora no tienen respuestas”, resaltó preocupada la referente de los profesionales.

“Ante esta situación me pregunto: ¿qué es lo que pasa? ¿No está planeado atender a esta gente, o los vamos a dejar en la casa y les vamos a acercar un sacerdote? Porque pareciera ser que es lo único que nos queda”, destacó Del Pópolo con dureza.

El trabajo

Sin embargo, desde el sector señalado la situación no es uniforme. Desde una importante empresa de medicina prepaga destacaron a Los Andes que, en su caso particular, trabajan detenidamente en el seguimiento de los pacientes. En cuanto a la línea particular, detallaron que cuentan con el 0800 de urgencias generales que por estos días ha mutado casi por completo a emergencias de Covid-19.

Además, detallaron que aquellos afiliados que se comunican con la línea son derivados a una videollamada o llamada, y dos veces al día el profesional de la salud se contacta con ellos.

“En Mendoza, se hace el seguimiento con médicos de acá. Y si el médico que hace el seguimiento detecta que hay algún riesgo, envía a la ambulancia y llevan al afiliado al hospital. Desde el primer momento se está haciendo el seguimiento en las casas con videollamadas; aunque si se deriva al hospital, ya se manejan con los protocolos sanitarios de la Provincia”, resaltaron.

En primera persona

Agustín es uno de los más de 4.400 recuperados de coronavirus en Mendoza. Cuenta con una prepaga y, en sintonía con lo que denuncian desde Ampros y refuerzan desde el Gobierno, el seguimiento de su evolución no fue el mejor. O, mejor dicho, no fue tal. “Del Ministerio de Salud no me llamó nadie al principio. Lo hicieron recién 13 días después de que di positivo y habían pasado 18 días desde el primer síntoma. Yo ya me había dado de alta solo, porque me dijeron que si no tenía síntomas durante 10 días, se me consideraba como negativizado”, destacó. Y agregó: “Muy probablemente desde la prepaga que tengo ni siquiera se hayan enterado de que tuve Covid-19”.

Desde el primer momento, Agustín encaminó los trámites correspondientes por la empresa con que tiene cobertura. “Las primeras dos consultas las hice con la obra social por videollamada. La primera vez me dijeron que esperara pero al día siguiente me dijeron que tenía Covid-19 y me indicaron que llamara al Ministerio de Salud directamente. Después me enteré de que había otros caminos para tramitar el hisopado, pero nunca me lo sugirieron”, continuó con su relato. Además, detalló que nunca pudo comunicarse con el 0800 del Gobierno.

Con la preocupación a cuestas, Agustín averiguó los pasos a seguir para poder realizarse el testeo. “Una de las posibilidades era hacerme el hisopado centinela en la Clínica de Cuyo. Llamé y me dijeron que tenía que tener una derivación de la obra social. Y cuando averigüé con la obra social, me dijeron que para conseguirla tenían que mandarme un médico a mi casa que constatara que tenía síntomas y que tenían una demora de 12 horas para poder enviarme un médico. Al final me hice el hisopado en un laboratorio privado. El requisito de que sí o sí tenía que venir a verme a mi casa un médico no tiene mucho sentido ese contexto. Creo que lo hacen para minimizar los testeos y no gastar”, concluyó.

Preocupados, los profesionales realizan un “chaquetazo”

A partir de las 13 de hoy, médicos y profesionales de la salud realizarán un caravanazo en vehículos por las calles mendocinas. Lo harán llevando sus chaquetas colgadas en las ventanas de los autos, reclamando por mejoras en sus condiciones de trabajo y evidenciando la situación del sistema de salud provincial.

“Las terapias Covid tienen pocos terapistas. No se puede explicar que el Gobierno no quiere reconocer a los licenciados en Enfermería y no quiere pasarlos. Son necesarios; hay que hacer un replanteo urgente”, destacó la titular de Ampros, Isabel Del Pópolo, quien destacó que la situación “se ha desbordado”.

“El Consejo Provincial de Bioética ha dado un protocolo que es muy interesante y que va preparando el camino para cualquier problema que tengamos. Si seguimos así, va a ser inminente que nos quedemos sin camas en terapia intensiva”, alertó la médica.

La caravana partirá desde los Caballitos de Marly, en el parque San Martín, y desembocará en la Casa de Gobierno, por calle Virgen del Carmen de Cuyo.

“Son varios los puntos que pedimos. Por un lado, la apertura de la comisión negociadora para discutir el aumento salarial. Algunos profesionales de áreas críticas están trabajando precarizados y les están pagando 10.000 pesos. Además pedimos el cronograma de pases según el decreto, el reconocimiento de los licenciados en Enfermería como profesionales universitarios de la salud y la priorización de trabajadores de la salud en cuanto a los testeos”, concluyó Del Pópolo.