El Control de Estabilidad en autos será obligatorio desde 2022: qué es y qué problemas traerá

El control de estabilidad es importante en una maniobra bruscas o en condiciones de baja adherencia. / Imagen ilustrativa (Autocity)
El control de estabilidad es importante en una maniobra bruscas o en condiciones de baja adherencia. / Imagen ilustrativa (Autocity)

Por ley, todos los vehículos que salgan al mercado a partir del año próximo en el país deberán contar con este sistema que permite frenar automáticamente los rodados. La idea en un principio era que la exigencia comenzara en simultáneo con Brasil, aunque en el país vecino se prorrogó hasta 2024. Esta diferencia traerá dolores de cabeza en el intercambio comercial entre ambos países.

Mientras en Mendoza se aguarda por confirmaciones y precisiones para saber qué ocurrirá con la exigencia de la RTO a partir del año que viene -o sea, dentro de un mes y medio-, a nivel nacional el mercado automotriz también entró en una cuenta regresiva clave y que podría significar un verdadero dolor de cabeza para las grandes automotrices que fabrican modelos en y para Argentina. Y es que a partir del 1 de enero de 2022 -y de acuerdo a los plazos originales de la ley- entrará en vigencia la obligatoriedad para que todos los modelos 0 km cuenten de fábrica con lo que se conoce como Control de Estabilidad.

Varios modelos que se comercializan en el país ya incorporaron la ESP o anunciaron que lo harán a partir del año que viene. Foto: Imagen ilustrativa.
Varios modelos que se comercializan en el país ya incorporaron la ESP o anunciaron que lo harán a partir del año que viene. Foto: Imagen ilustrativa.

El Control de Estabilidad -ESP o ESC, según su sigla en inglés- es un elemento clave de seguridad activa en los vehículos. Su función es frenar selectiva, individualmente y automáticamente algunas de las ruedas del vehículo (el base a información obtenida gracias al sistema de frenos ABS), además de restringir la fuerza del motor. De esta manera, le permite corregir el vehículo en caso de pérdida de trayectoria, ya sea por error de manejo o bien por las condiciones de adherencia del camino. Según las estadísticas especializadas, la ESP puede evitar hasta 80% de los accidentes producidos por la pérdida de control del vehículo.

En un principio, en Argentina estaba previsto que la obligatoriedad para que los nuevos modelos incluyan este sistema como equipamiento de serie entrara en vigencia en 2018. No obstante, durante la gestión anterior a nivel nacional, se dispuso prorrogar la entrada en vigencia para el 2022 y la explicación tenía un sentido en el contexto macro y regional: Brasil anunció que a partir de ese mismo año -2022- lo comenzaría a exigir en sus nuevos modelos.

El detalle es que en los últimos meses, Brasil autorizó una nueva prórroga y la entrada en vigencia será a partir de 2024 en el país vecino. Pero del lado argentino no se ha conocido todavía ninguna medida referida a una posible postergación, por lo que todo parece indicar que la ESP será obligatoria en los 0 Km que salgan a la calle a partir del 1 de enero próximo.

Preocupación

En el rubro automotriz, la exigencia del lado argentino y la ruptura de la sintonía con la exigencia en Brasil en cuanto al momento de la implementación ha generado una fuerte preocupación. Por un lado, porque -según detalla Clarín en un completo artículo de este miércoles- todavía son varios los modelos que no cuentan con este sistema, y son aquellos autos más populares y económicos. Pero, además, porque algunas marcas deberán reconfigurar sus gamas de vehículos a raíz de la diferencia entre ambos países, lo que -indefectiblemente- alterará los intercambios comerciales.

Es muy probable que el VW Gol deje de venderse en  Argentina a partir del año que viene. Foto: Imagen ilustrativa (Mundo Maipú)
Es muy probable que el VW Gol deje de venderse en Argentina a partir del año que viene. Foto: Imagen ilustrativa (Mundo Maipú)

“Por ejemplo, si en Brasil no están obligados a implementar el control de estabilidad, el Volkswagen Gol tiene sus días contados en el mercado argentino”, detalla Clarín para ejemplificar la situación. En tal sentido, el presidente y CEO de VW en la región, Pablo Di Si, anunció que el Gol que se fabrica en Brasil “será fabricado durante todo 2022″. Pero si en Argentina finalmente se exige la ESP, esto derivará en que ese vehículo ni siquiera llegue a Argentina.

Qué ocurrirá con los modelos que no tienen ESP

El mencionado informe de Clarín hace hincapié en las principales empresas automotrices que todavía tienen en el mercado modelos sin ESP. De las más comunes, solamente Ford y Toyota ya lo han incluido para todas sus unidades.

El en caso de Chevrolet, los compactos Joy y el Joy Plus son los únicos modelos que se ofrecen sin control de estabilidad de serie. Son fabricados en Brasil y están entre las opciones más económicas de la marca. Ambos modelos tienen motor naftero, caja manual de 5 marchas y sus precios van desde 1,9 millones de pesos hasta casi 2,1 millones de pesos.

La marca china Chery también tiene varios modelos que no cuentan con ESP hasta el momento y cuyo futuro es una intriga en el mercado argentino. El modelo QQ de esta marca es el más económico del mercado y sus valores parten desde 1,1 millones de pesos.

También de Chery y sin ESP -lo que llevará a que se deje de vender este modelo a partir de 2022-, sobresale el Tiggo 3 (se venderá hasta que termine el año y se agote el stock) y su continuación -Tiggo 4-. En cuanto al Tiggo 2, solamente la gama Comfort no cuenta con Control de Estabilidad, aunque la firma aseguró a Clarín que la incorporará a partir del año próximo.

La marca francesa Citroën, por su parte, incluirá el sistema ESP en el nuevo C3 que saldrá al mercado en 2022. Lo mismo hará con el modelo Berlingo, que se fabrica desde la década del 90 en la planta de El Palomar.

Los Fiat Mobi y Fiorino no cuentan, hasta el momento, con el sistema de Control de Estabilidad, aunque desde la marca anunciaron que lo incluirán a partir del año que viene, más precisamente a partir de fines de enero.

Honda también ha incorporado de a poco el ESP a sus modelos. El único que no cuenta con este sistema de base por el momento es el WR-V, que se fabrica en Brasil. Aunque desde la fábrica anunciaron que “se está trabajando para poder incorporarlo en una próxima versión

Peugeot tiene dos modelos que no tienen todavía el ESP y que lo incorporarán el año próximo: Partner (fabricado en El Palomar) y 2008 (hecho en Brasil). Mientras que Renault mantiene al Sandero, Logan y Stepway sin esta tecnología. No obstante, también anunciaron que lo incorporarán a partir del año que viene.

En el caso de Volkswagen, y como ya dio a entender su CEO, está casi confirmado que el Gol dejará de venderse en Argentina a partir de 2022,

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA