miércoles 20 de enero de 2021

Sólo suscriptores
El extenso terreno tiene palestras naturales para entrenamiento avanzado y picos de más de 5.000 metros de altura. En 1945 los campos fueron vendidos al Estado. Orlando Pelichotti / Los Andes
Sociedad

El campo de instrucción del Ejército en Uspallata será una reserva natural

Funcionarios nacionales anunciaron la iniciativa, que permitirá usos militares y turístico-recreativos. Primero deben contar con un plan de manejo de las 229.000 hectáreas

El extenso terreno tiene palestras naturales para entrenamiento avanzado y picos de más de 5.000 metros de altura. En 1945 los campos fueron vendidos al Estado. Orlando Pelichotti / Los Andes
Sólo suscriptores

Mendocinos, y especialmente los pobladores de Uspallata, se ilusionan con convertir el valle en un centro de actividades turísticas y recreativas a partir del anuncio del Gobierno nacional de la creación de una Reserva Natural de la Defensa. Mediante esta figura, que fue informada por los ministros de Defensa y Ambiente, Agustín Rossi y Juan Cabandié respectivamente, se dispondrá de 229.000 hectáreas que actualmente están en manos del Ejército Argentino.

Se destinará a la protección y preservación del medio ambiente y el desarrollo sostenible de esta zona de Alta Montaña, ubicada a unos 100 kilómetros de la Ciudad de Mendoza y a similar distancia del paso internacional Cristo Redentor.

La parte urbanizada o “civil” de Uspallata está delimitada por los árboles. Fuera de esas marcas, pasa a ser de dominio militar y por eso este anuncio abre un abanico de posibilidades de crecimiento en el valle.

“Estamos de acuerdo con esta primera iniciativa y la apoyamos porque lo que se pretende es lograr la preservación y manejo de todos estos territorios, aunque preferimos la figura de Parque Nacional, que era el otro proyecto. Pero la reserva es un gran paso en el camino a preservar la zona y para que puedan convivir los usos: el militar y el turístico”, aseguró Germán Lisandrina, presidente de la Asociación de Turismo de Uspallata.

Resaltó que a partir de ahora “habrá una mayor interacción con la comunidad civil, que podrá disponer de gran parte del territorio de Uspallata”. Lisandrina hace 15 años dejó su Santa Fe natal y ahora es un uspallatino más. “Elegí este lugar por el contacto íntimo con la naturaleza extrema de esta zona, tan árida y con montañas increíbles”, sentenció Germán, quien en su foto de contacto aparece en la cumbre del Aconcagua.

“Este sitio bajo protección tiene una ubicación estratégica, junto al Parque Aconcagua y Tupungato; y el qhapaq ñan (Camino del Inca) con un enorme potencial de desarrollo turístico”, resaltó.

El ex legislador y funcionario provincial, Guillermo Carmona, que actualmente se desempeña en el Ministerio de Defensa, explicó que además de la reserva de la Estancia Uspallata, se crearán también la de Manantiales, en San Juan, y del Faro Querandí en Villa Gesell. Estas se suman a las nueve que fueron creadas entre 2007 y 2014 .

“Lo que se pretende es la preservación de la biodiversidad en estos sitios, que no son utilizados actualmente para maniobras militares”, apuntó Carmona. Resaltó que lo más importante ahora es contar con el plan de manejo de la reserva y articular las distintas iniciativas que tiene la comunidad.

El comandante de la Octava Brigada de Montaña, Marcelo Támer Yapur, durante el anuncio de la creación de la reserva explicó que el valle, enclavado entre la alta cordillera y la precordillera, cuenta con uno de los campos de instrucción de montaña más importantes. “La gran extensión y características del relieve permiten el adiestramiento de montaña de hasta 35.000 hombres y mujeres. Pueden intervenir otras fuerzas militares, como la aérea y operaciones especiales”, resaltó el militar. Y agregó: “Tiene palestras naturales para el entrenamiento avanzado y remotas travesías en esquí, con picos de más de 5.000 metros de altura”.

Los límites

El comandante de brigada Támer Yapur informó que el campo de instrucción militar limita al Norte con la estancia Los tambillos, que pertenece a un particular; al Sur con el río Mendoza y ruta internacional 7. Al Oeste, el límite está a 30 kilómetros del límite internacional con Chile y al Este con el Cordón del Bonilla, en la precordillera.

Hasta 1942, este territorio estuvo en manos de particulares pero el Ejército lo empleaba para fines militares. En diciembre de 1945 el Banco Hipotecario Nacional le vendió al Estado Nacional 227.000 hectáras y al año siguiente el resto. En 1952 se sancionó la ley que estableció el plan regulador para desarrollo y urbanización de una villa. Se cedieron 315 hectáreas a la provincia en 1988 y luego otras 822.000 para ampliar ese plan reguador.


Por las redes